«La gran lección que Cuba está dando al mundo»: Entrevista a Luciano Vasapollo, al finalizar visita de delegación italiana

Por Santa Cavalleri.

“Cuba es la isla que existe, es decir, un país donde existe el socialismo, se puede ver y oír”. De regreso de La Habana, el profesor Luciano Vasapollo, decano de economía de la Universidad La Sapienza, relata a FarodiRoma su visita con una delegación, encabezada por él junto a Rita Martufi, expresión de diversas realidades y movimientos italianos, muchos de los cuales adheridos a la Red de artistas e intelectuales en defensa de la humanidad, fundado por Fidel Castro y que Vasapollo y Martufi coordinaron en Italia. Una galaxia de siglas que incluye CESTES, el Centro de Estudios USB, el movimiento Ruta Cambiamo, el sitio en línea Contropiano y también la Asociación Rotondi de Periodismo de Paz que promueve este diario en línea en cuatro idiomas.

Profesor Vasapollo, ¿qué mensaje trajo a Cuba en los distintos encuentros?

Seguimos una agenda muy apretada: ya en el primer día conocimos a los 5 Héroes de Cuba, injustamente detenidos durante dieciséis años en Estados Unidos, donde se habían infiltrado los grupos terroristas con base en Miami, responsables de atentados y en particular de la cadena de 637 intentos de asesinato de Fidel Castro, costando la vida a miles de personas (incluidos 108 niños). Conversamos con ellos sobre el tema de la lucha por la liberación de los pueblos oprimidos, que en Cuba se materializó en la Revolución castrista y en Italia en la lucha de clases cuya historia relatamos Luigi Rosati y yo en el libro “Centocellaros. Las cien flores y la Rosa de Jericó. Una Historia necesaria y posible de la Revolución”.

¿La aventura de ese grupo de jóvenes de la periferia romana, del que usted mismo formaba parte, despertó interés en Cuba?

En realidad, el libro ha tenido una acogida muy positiva, me atrevería a decir un enorme éxito, ya que a pesar de los muy diferentes contextos en los que han actuado los revolucionarios italianos y cubanos, existen muchos puntos de contacto entre estas dos experiencias, empezando por la misma visión, un ideal que rechaza la discriminación y la violencia, perpetradas, aunque en diferentes contextos, en perjuicio de los débiles e indefensos, delitos que continúan, además, a través del bloqueo decidido por el imperialismo norteamericano para derrocar a la Cuba socialista, y una persecución judicial que ha golpeado de nuevo a los compañeros de Italia y sobre todo a los exiliados acogidos hace más de 40 años en Francia. Contando el paso de una generación en prisiones especiales y la audaz huida de algunos, decidimos hablar de nuestra historia, de la que Roma fue el teatro principal. En este caso, el del distrito Centocelle, ubicado en los suburbios del Sudeste, y sus muchachos combatientes, los Centocellaros, reunidos primero en la célula territorial de Potere Operaio, luego, después de la disolución de esta organización, en el Comité Comunista de Centocelle, el CO.CO.CE., y finalmente también en diversas organizaciones de la lucha armada. En definitiva, decidimos revisitar los hechos de los que fuimos protagonistas, ponerlos en el debido orden y sobre todo, tomar la libertad de expresión imprescindible para su exposición, sin autocensura. CO.CE., y finalmente también en diversas organizaciones de la lucha armada. En definitiva, decidimos revisitar los hechos de los que fuimos protagonistas, ponerlos en el debido orden y sobre todo, tomar la libertad de expresión imprescindible para su exposición, sin autocensura. CO.CE., y finalmente también en diversas organizaciones de la lucha armada.

En definitiva, decidimos revisitar los hechos de los que fuimos protagonistas, ponerlos en el debido orden y sobre todo, tomar la libertad de expresión imprescindible para su exposición, sin autocensura.

Entonces, ¿hay algún mensaje que una a los compañeros de Fidel Castro y el Che Guevara con los “Centocellaros”?

Me parece que sí, y es la lucha de clases que se concreta hoy en día en el papel de un sindicato como la USB, que tiene sus raíces en las reivindicaciones de una clase obrera que ya no se siente protegida por la CGIL y las dos otros sindicatos confederales, la CISL y la UIL, que han aceptado, por ejemplo, la liberación de los despidos. En el libro reivindicamos la historia de lucha de uno de nuestros miembros proveniente de Potere Operaio, y por tanto muy diferente a la de las Brigadas Rojas o Primera Línea, siempre ligada a los movimientos de masas y a las necesidades de las clases subalternas, según las indicaciones de Gramsci y precisamente también del Che.

De hecho, el libro cuenta la historia de la lucha de clases en Italia, desde la posguerra hasta nuestros días, pasando por los años 70, la traición del PC y luego la del DS y finalmente del PD, que encuentran una precisa confirmación en las relaciones con el Partido Comunista Cubano hasta el viraje de hace unos meses, tras el sacrificio de la vida de algunos médicos de la Brigada Henry Reeve, que llegaron a Lombardía y Piamonte para ayudar a salvarnos de la Covid, cuando en el nivel de la Comunidad Internacional Italia dejó sola a Cuba, víctima de un nuevo furioso ataque económico, con el endurecimiento de las sanciones buscado por Trump y sustancialmente confirmado por Biden, incluido el bloqueo de las remesas extranjeras, que habían contribuido a lo largo de los años a la supervivencia de muchas familias cubanas.

También hemos visto que el embajador de Venezuela en Cuba, Adán Chávez, hermano del Comandante Eterno, quiso contribuir a la difusión de esta particular experiencia que finalmente ganó en un barrio de Roma.

A Adán Chávez le debemos un gran agradecimiento, quien supo captar los puntos de contacto entre nuestra experiencia y la Revolución Bolivariana, subrayando la continuidad de la lucha política, social y sindical en países y contextos muy diferentes, como Venezuela e Italia, pero con el ideal de una redención de los desfavorecidos.

Con el embajador y vicepresidente del PSUV conversamos sobre el bloqueo que sufre también Venezuela y el choque entre unipolarismo y multipolarismo, que es el verdadero sentido de la guerra en Ucrania, pero también la cuestión de la guerra monetaria, comercial y financiera librada también contra China. Y también la defensa del medio ambiente, preocupación que une a cualquiera que tenga en el corazón el futuro de la humanidad, como repitió el Papa Francisco, obispo de Roma pero también expresión del cristianismo latinoamericano y de los ideales bolivarianos, al igual que Hugo Chávez.

¿Cuáles son las impresiones más fuertes que ha traído como delegación?

Evidentemente no podremos olvidar el largo encuentro de gran amistad y gran calado político que tuvimos con el presidente Díaz-Canel, un hombre llamado a gestionar el exigente legado de Fidel y Raúl Castro. Una amistad de décadas me une al nuevo presidente, y su fuerte aliento se ha extendido desde el compromiso político y académico hasta situaciones privadas y familiares, tal como sucede entre amigos.

Así como nos llamaron la atención las muestras de aprecio recibidas en el Comité Central del PCCh. También visitamos escuelas y universidades, así como las oficinas de ANEC, la asociación de economistas cubanos que es una expresión inmediata de los ciudadanos. Y hemos experimentado que a pesar del bloqueo reforzado por Trump y confirmado hasta ahora por Biden, y a pesar del Covid combatido por Cuba en los últimos dos años con mucha creatividad y fuerza moral, Cuba ha sabido resistir y seguir invirtiendo en su futuro. que está representado sobre todo por jóvenes de universidades y escuelas con los niños que hemos visto. Siempre aprovechando esos pocos recursos que había por el bloqueo, esa poca moneda que sobraba por la falta de turismo. Este es el orgullo de la gran isla socialista: no hubo despidos,

Como nos dijo Díaz-Canel en la entrevista final del viaje, lo que marca la diferencia es la propiedad pública de los medios de producción y la cuestión de la justicia social: sabemos que en Cuba obviamente hay problemas, como la inflación galopante y la aún existe un mercado negro, pero no es culpa de los cubanos y este viaje nos hizo conocer aún mejor la gran creatividad y capacidad del gobierno que, bajo la dirección del gran amigo y camarada Díaz-Canel, está garantizando desarrollo importante. Y seguramente será decisiva la reanudación del turismo y también lo serán las alianzas con Venezuela y esta nueva ola progresista en América Latina y la relación decisiva que hay con China, con Rusia, con Irán, con Turquía, con India.

Hablando de Asia, nuestra delegación también incluía a la bailarina Dumaina Jasmine, que es el nombre artístico de mi hija Viviana Vasapollo, antropóloga y arqueóloga especializada en Oriente Próximo. La atención que ha recibido en todos nuestros escenarios con sus numerosas y muy aplaudidas representaciones da testimonio de una gran apertura del pueblo cubano y de sus instituciones culturales. Viviana también recibió un reconocimiento formal de este reconocimiento a través de un codiciado reconocimiento de la Academia Cubana de Cultura Popular.

Tomado de FarodiRoma.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.