Brasil: En masacre de Guapoy las víctimas son guaraníes y kaiowá

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) repudia la masacre en Guapoy, municipio de Amambai, en el estado de Mato Grosso do Sul, ocurrida el 24 de junio.

Por la mañana, soldados y campesinos sin orden de desalojo invadieron la zona, disparando contra mujeres, ancianos, niños, jóvenes e indígenas, con el objetivo de aterrorizar y disparar sin piedad. Hasta el momento se ha confirmado la muerte de dos indígenas, y esa cifra podría aumentar en cualquier momento, pues hay más de 15 heridos, hospitalizados y decenas de desaparecidos.

Además de disparos con balas de goma y balas reales, realizadas desde un helicóptero que sobrevolaba Guapoy, los videos dan fe de este acto ilegal. Los indígenas están siendo amenazados sin poder salir de la región, por temor a estar dentro de los hospitales.

El territorio Guapoy siembra soja/maíz. Este territorio ya había sido retomado antes tras la muerte del joven indígena Alex en Jopara, en el municipio de Coronel Sapucaia. En respuesta, los indígenas recuperan sus tierras. La zona de Guapoy fue recuperada por la PM y fue retomada nuevamente en la tarde del 23 de junio, por los indígenas que habitan en la aldea Amambay. El municipio tiene la segunda reserva más grande del estado de Mato Grosso do Sul, con cerca de 10.000 indígenas.

El estado de Mato do Grosso do Sul es escenario de continuas masacres. En 2016, la Masacre de Caarapó conmovió al mundo, con el asesinato del agente de salud Clodiodi. Y tantos otros asesinatos, a balazos de verdad, atropellos en las carreteras, hambre, enfermedades, etc.

Y ahora, más sangre indígena se derrama en el sur del estado, por parte de los ruralistas y la policía militar, seguidores vocales de las más altas esferas de los poderes decisorios. ¿Hasta cuando? ¿A cambio de qué? Sangre indígena derramada a cambio de más ganancias, más dinero para algunas empresas transnacionales del agronegocio. Más dinero para los bancos, más dinero para los agricultores. En las tierras de Guapoy hay sangre, lágrimas, dolor, desnutrición y mucha voluntad de seguir en la lucha por la tierra.

Es necesario construir una campaña internacional en los organismos de Derechos Humanos para denunciar e investigar todos los asesinatos de indígenas. Es fundamental que se sancione a todos los principales que están dentro del Gobierno del Estado. Los hombres que dieron la voz de mando en la Masacre de Guapoy deben rendir cuentas con urgencia.

Exigimos a las autoridades que se movilicen y tomen acciones para resolver los conflictos por la tierra.

Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra
Mato Grosso do Sul, 25 de junio de 2022

Tomado de Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.