Esposa de Assange: “La extradición significa la muerte para Julian”

Stella Morris, mujer de Julian Assange y abogada sudafricana, explicó a Pablo Iglesias cómo es el día a día de Assange en prisión y cómo comparte sus preocupaciones ante la cercanía de una extradición a Estados Unidos después de que el Gobierno británico diera luz verde a la misma hace unos días. 

Morris, quien se casó el pasado 24 de marzo en la cárcel con el fundador de Wikileaks, destacó:

“Julian está sufriendo cada día. Lleva más de tres años en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, la cárcel más dura de Reino Unido. La llaman el Guantánamo de Inglaterra. Su salud se está deteriorando. Cada día es una lucha”.

Morris también señaló que tanto Assange como ella temen la extradición a Estados Unidos, que ahora parece más cerca que nunca. “La extradición significa la muerte para Julian. Se enfrenta a 175 años de cárcel por las publicaciones de Wikileaks, por hacer periodismo, en unas condiciones que lo matarían”, advirtió esta abogada que conoció a Assange cuando pasó a formar parte de su equipo de defensa unos años atrás.

“El arbitrario e injusto proceso”

La mujer de Assange denunció “el arbitrario e injusto proceso” al que se enfrenta su marido.

“Le acusan bajo la ley de espionaje, pero no se le acusa de eso. De lo que se le acusa es de recibir información, de poseer esa información y de hacerla pública. Entonces, está siendo acusado de una labor periodística”.
Morris y Assange tienen dos hijos, de cinco y tres años. Al ser preguntada por ellos en relación a la situación de su padre, Morris confesó que intenta que haya “cierta normalidad”. “Intento que los recuerdos que tengan con su padre sean normales, de amor y alegría. Eso es lo que hasta ahora hemos hecho”, añadió. Sin embargo, los hijos de Assange “entienden que Julian está en un lugar del que no puede salir. Pero más allá de eso, no explico que quizás se lo llevarán para siempre”.

Respecto a la estrategia judicial de Assange, ahora que la extradición a Estados Unidos parece más cercana, Morris fue muy elocuente: “Los tribunales ingleses ahora pueden revisar la decisión de la Corte de Distrito; o sea, ahora que ha firmado la ministra de interior, eso lo podemos recurrir ante el High Court, que es el segundo nivel de tribunales, y más allá llegar al Supreme Court, que es la Corte Suprema o Tribunal Supremo.

Esa es la última instancia judicial en Inglaterra. No sabemos si el Tribunal Supremo de Inglaterra querrá escuchar más apelaciones, pero desde ahí podemos recurrir también al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Nosotros creemos que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no dejaría que Julian fuera extraditado, pero ahora tenemos el problema de que el Gobierno de Boris Johnson quiere salirse más o menos del sistema europeo”.

Morris denunció que este es “un caso político” y apuntó directamente a Donald Trump: “Este es un caso que se llevó bajo la administración de Trump porque el expresidente de Estados Unidos tenía una agenda antagónica con la prensa. Así que por primera vez en Estados Unidos se ha imputado a alguien por publicar información bajo esta ley de espionaje, que es una ley de 1917 que se debería haber eliminado hace mucho tiempo. Ahora sea instrumentalizado para poder meter a periodistas en prisión”.

Tomado de Publico / Foto de portada: Daniel Leal / AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: