Conversan telefónicamente líderes de Palestina e Israel

El primer ministro sionista llamó a su par palestino para tratar asuntos de seguridad, previo a la visita del mandatario estadounidense Joe Biden.

Una conversación telefónica tuvieron el primer ministro israelí, Yair Lapid, ayer viernes y el presidente de Palestina, Mahmud Abbás, para discutir asuntos de seguridad de cara a la visita del presidente estadounidense, Joe Biden, a «Israel» y Cisjordania la próxima semana.

Lapid, que fue quien llamó a Abbás y que en la actualidad se desempeña como interino hasta que vuelvan a votar por un nuevo gobierno en noviembre próximo, habló con el líder palestino sobre «la continuación de la cooperación y la necesidad de garantizar la tranquilidad y la calma», según un comunicado de su oficina. Un ayudante de Abbás confirmó que ambos habían «discutido brevemente la situación actual».

Esta es la primera conversación entre Abbás y un líder israelí en varios años, a falta de avances hacia una solución del conflicto palestino-israelí.

El día anterior, Abbás se reunió en Ramala con el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, un encuentro que se llevó a cabo en «un ambiente positivo y de buen espíritu» y que terminó con el acuerdo de ambos de «evitar cualquier paso que socave la estabilidad», según comentó Gantz e informan medios locales.

El Ministro «deseó al presidente de la Autoridad Palestina y a toda la población un bendito Eid al-Adha», importante festividad musulmana que comenzó el viernes.

Abbás y Gantz se han reunido más de una vez desde que se formó el último gobierno israelí, y el año pasado anunciaron un programa para mejorar las condiciones económicas en Cisjordania, aunque no está claro hasta qué punto esto se ha concretado.

El líder palestino también habría hablado por teléfono con el presidente israelí, Isaac Herzog, según informes.

La visita de Biden

Biden visitará «Israel» y Palestina la próxima semana y espera reunirse con ambos líderes. Un asesor de Abbás declaró a medios de comunicación israelíes que el líder palestino pretende aprovechar la visita del mandatario estadounidense para intentar un cambio en la situación diplomática entre «Israel» y su país, una tarea ardua, dado que el proceso oficial de paz fracasó hace más de una década.

Los planes de Abbás representan un giro importante para Palestina, si se considera el deterioro de las relaciones con Washington durante la administración Trump, después que el entonces presidente trasladara la Embajada estadounidense en «Israel» a Jerusalén, que el sionismo considera como su legítima capital.

Sin embargo, nada indica que el gobierno de Biden pretenda volver al status quo anterior a Trump, ya que ni siquiera se ha hablado de abrir un consulado palestino en Jerusalén.

Tomado de Al Mayadeen.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: