El té como eje de desarrollo rural en China

 

Una de las primeras referencias del té la encontramos en China, cuenta la leyenda que una hoja de un árbol silvestre cayó en un recipiente con agua hirviendo mientras el emperador Shen-Nung 2.737 a.C dormía, al despertar el hombre probó el agua y la encontró reconfortante, por lo que ordenó sembrar la semilla del árbol silvestre.

Más allá de esta historia, la planta se cultiva en el país y constituye una industria promovida por el Gobierno de Beijing para combatir la pobreza y mejorar la calidad de vida del pueblo.

Un ejemplo de esto es Jiangjiaping, una aldea de poco más de mil habitantes ubicada en la central provincia de Shaanxi. De un total de 377 viviendas, 195 eran económicamente vulnerable, mientras 537 lugareños vivían con escasos recursos.

Con el respaldo de las autoridades y el Partido Comunista de China, los residentes fundaron el parque municipal de demostración de la industria del té, constituido por un sembradío montañoso de 183 hectáreas, tres empresas dedicadas a la producción de bebidas de té, cuatro cooperativas profesionales y dos plantas de procesamiento de té.

El complejo que sacó a la aldea de la pobreza en 2019, es la principal fuente de ingreso de Jiangjiaping, que en 2.020 registró una renta neta per cápita cercana a los 10.000 yuanes, equivalentes a los 1.400 dólares necesarios para que una familia china viva con dignidad.

Con la entrada de estos recursos se construyeron carreteras y se dieron respuesta a necesidades básicas de la población para mejorar la calidad de vida en la localidad.

Las autoridades estiman que 80.000 ciudadanos del distrito de Pingli, al que pertenece la aldea de Jiangjiaping, trabajan en actividades vinculadas a la industria del té.

Tomado de TeleSUR.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: