Informe de gobierno uruguayo compendia sus promesas incumplidas, denuncia Frente Amplio

Por Liset García* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La Rendición de Cuentas y el balance de la ejecución del presupuesto, presentados por el gobierno de Uruguay no da respuestas a las necesidades de los uruguayos, cuyo salario no les llega a fin de mes, sufren inseguridad alimentaria, desempleo, y sus necesidades sanitarias y educativas se quedan a medias Lo peor es que lo previsto hacia futuro tampoco aporta las respuestas necesarias.

Así lo refiere en un análisis presentado por la bancada del Frente Amplio (FA), la fuerza opositora más potente del país, y que publica en su sitio web: https://frenteamplio.uy/noticias/12-noticias/2351-informe-en-minoria-de-la-rendicion-de-cuentas-de-la-bancada-de-diputados-y-diputadas-frenteamplistas, en el que también asegura que votará NO cuando ese informe sea sometido próximamente al Senado de la nación.

El FA llama la atención acerca de que en la rendición de cuenta gubernamental de sus primeros dos años, la mitad de su gestión, “prepara los recursos para gastarlos en el 2024”, como si los problemas acumulados en estos 24 meses no urgiera resolverlos ahora mismo. Lo peor es que “no se han cumplido, ni se van a cumplir, los compromisos electorales asumidos ante la ciudadanía”.

El análisis presentado por el FA remarca y detalla todos los renglones en los que se ha hecho evidente el incumplimiento del Ejecutivo frente al pueblo. “En el ‘país de las maravillas’ que nos pinta el gobierno, hay menores oportunidades para las mayorías, menor integración social, menor inversión en educación, ciencia y tecnología, se deterioran las capacidades del sector público para proteger a aquellos que tienen más vulnerados sus derechos”.

El gobierno que estableció en su llamado Compromiso por el País que no bajaría los salarios, ha hecho lo contrario. “Se consolida un ajuste social a costa de las grandes mayorías, beneficiando aún más a los sectores más poderosos”. El escenario es de caída de salarios, aumento de la precariedad, la pobreza y la desigualdad, por encima de lo registrado en 2019.

Esta realidad, acuciante para muchas familias, contrasta con una economía que se ubica por encima de los niveles pre-pandemia, con exportaciones a niveles récord y con un aumento millonario de los depósitos en el exterior”, apuntan los frenteamplistas.

Mientras se acrecienta la pobreza en muchos hogares donde sufrieron más la crisis sanitaria y hoy mantienen un panorama complejo, “un grupo mínimo y muy poderoso de la población se ve beneficiado por niveles de exportaciones récord… y el gobierno los premia con reducciones impositivas”.

Un dato corrobora lo expuesto por el FA. En los primeros seis meses de este año el salario acumula una caída de 4.9% respecto al promedio de 2019. “Cuando el PIB ha recuperado los niveles previos a la pandemia, no es posible atribuir la caída en el poder de compra de los salarios a la crisis sanitaria ni, ahora, a la guerra entre Rusia y Ucrania. Esto es reflejo y consecuencia directa de la política salarial impulsada tanto en el sector privado como en el público”.

Otros datos reflejados en el detenido análisis de los frenteamplistas, añaden más complejidad a la gravedad económica que se vive: en los hogares del interior del país hay hoy un nivel de ingreso similar al que tenían en 2012. “En tan solo dos años de gobierno, la mayoría de estos hogares retrocedieron diez años en sus niveles de ingresos”, refiere el informe.

En otro acápite del resumen presentado por el Frente asevera que estamos ante un gobierno que “necesita del discurso político para justificar la ausencia de políticas públicas; que incumple promesas; que asigna recursos con discrecionalidad, y que carece de una agenda de desarrollo hacia el futuro”. Y se pregunta: “¿cómo se explica que en esta rendición cuenta se estén asignando partidas fuertemente crecientes para alimentación en el año 2024? ¿Acaso hoy se está previendo que la pobreza va a aumentar en el año electoral?”

Luego detalla que no aparecen las 50.000 viviendas anunciadas, y en su lugar a ese ministerio se le recortaron 50 millones de dólares en dos años. A renglón seguido ironiza con que pese a los anuncios de que darán atención a ese grave problema, “seguramente algún resultado veremos en 2024”.

En general, en la rendición de cuenta del gobierno abundan las promesas incumplidas y los “anuncios de anuncios”, tanto en materia de protección social como en otros servicios públicos, educación y salud incluidos, con creciente deterioro. Lo real es que se ha dejado “a un lado la atención a las personas que más la requerían.

El panorama ennegrecido que resume el FA en su análisis llega a la conclusión de que son los niños, las niñas y los adolescentes los más afectados, pues la pobreza alcanza al 18,7% de las personas menores de 12 años y al 19,4% de las personas entre 12 y 17 años. “Los recursos destinados a los hogares vulnerables con niños menores de 4 años han sido completamente insuficientes

Otros “grandes olvidados” son los sectores devastados durante la pandemia como el turismo, y también las producciones familiares, al no prever recursos para esos renglones, bajo la lógica de privilegiar los espacios de actuación privados a partir de criterios de rentabilidad, en cuyo fondo está la idea de que “lo público” y “lo colectivo”, se consideran obstáculos.

Un claro ejemplo de discurso engañoso es lo anunciado con respecto a la ciencia, la tecnología, la innovación y la educación superior, sectores que ven deprimirse sus presupuestos, cuando deberían impulsarse por la vitalidad que aportan al desarrollo nacional.

Reseña el informe de análisis de la rendición de cuenta del gobierno, que este plantea conceder 26 millones de dólares a la ciencia. “En realidad, solamente se asignan 4 millones y la promesa de poder destinar hasta 10 millones de dólares adicionales en proyectos de innovación… Sin embargo, para llegar a los 26 millones, suman otros 12 millones para el desarrollo audiovisual, que nada tiene que ver con ciencia e investigación”.

Por su parte, en Educación, el recorte presupuestal lo sienten en sus bolsillos docentes y trabajadores universitarios, disminución que también impacta en sus condiciones de trabajo y en el deterioro de la calidad educativa.

La universidad pública más importante del país (la Udelar), recibe hoy 4 mil nuevos estudiantes, y el Ejecutivo lejos de asignar más recursos lo que hace es suprimir 14 millones de dólares adicionales del Fondo de Solidaridad. La disyuntiva es clara: se cerrarán carreras o quedará en un limbo incierto el aumento de la matrícula universitaria. Es decir que restando recursos a la educación, “o frenando el proceso de democratización y universalización de la enseñanza superior, no hay desarrollo posible”, denuncia el FA.

Finalmente, para preservar caminos de esperanza para uruguayos y uruguayas, la bancada del Frente presenta propuestas que intentarán revertir el panorama de deterioro que describen en su informe, consecuencia de la errática y desajustada política neoliberal del gobierno de Lacalle Pou.

“Es notorio el contraste con el proyecto de país impulsado por nuestra fuerza política, de profundización democrática y desarrollo productivo con justicia social y soberanía, y con el Estado como herramienta para la construcción de igualdad”, enfatiza el informe del FA, conceptos que sostienen la negativa de su bancada a la hora de votar en el Senado por la Rendición de Cuenta del Poder Ejecutivo a dos años del inicio de su mandato.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: FA.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: