Reinicio del curso escolar, la aventura de un país

 Por Iriana Pupo Serrano / Fotos y Video: Syara Salado Massip / Víctor Villalba Gutiérrez / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 5 de septiembre.- Con la población infantil y adulta inmunizada con vacunas propias ante la pandemia provocada por el COVID-19, el recrudecimiento del bloqueo impuesto por EEUU hacia Cuba y los rigores de una economía que se reinventa para dar respuesta a las necesidades del pueblo cubano, continúa el curso 2021-2022. Vuelve a ser una fiesta para maestros y educandos el reencuentro entre compañeritos, la aparición de un nuevo amigo.

Mauro Licea estudiante de 4to grado, dice que es un día muy alegre porque está otra vez con sus compañeros y su maestra, «comenzamos las clases y estamos activos otra vez con la profesora Patricia -Carracedo Mesa- que nos enseña mucho, nos imparte mucho contenido. La escuela me pareció linda, la pintaron y la arreglaron desde hace ya unos días, estuvo muy lindo el matutino de bienvenida».

«Nuestra escuela cuenta con una matrícula de 456 estudiantes desde preescolar hasta 6to grado. Cada grupo tiene su maestro, los 25 grupos tienen sus maestros. Frente a las aulas tenemos 100% de profesionales, las especialidades que forman parte del personal docente también las tenemos completas: los 3 profesores de computación, 4 profesores de educación física, logopedas, psicopedagogos, bibliotecas, instructores de artes, asistentes educativas, es el personal que conforma esta escuela. Son importantes también el personal de servicio, el personal de apoyo a la docencia que es lo que nos permite tener la escuela higienizada, con toda la alimentación adecuada para este reinicio de curso escolar. Tenemos garantizada la alimentación de los estudiantes, es una prioridad en este curso escolar mantener las medidas higiénicas», expresó Wilder Ladrón de Guevara, director de la escuela Nicolás Estévanez, del municipio Plaza de la Revolución, en la capital. 

«Fue un reinicio de alegría, hoy iniciamos con todos nuestros niños uniformados porque la familia se ocupa para que vengan así a la escuela, los recibimos con su base material de estudio porque esto es continuidad del curso anterior, ellos tienen sus libros de textos, ahora les dimos libretas (cuadernos) y lápices», dijo el director.

Nuestros niños están contentos, están en nuestras aulas, haremos todo por terminar este curso de manera exitosa y hacer que los estudiantes estén preparados para adquirir nuevos conocimientos.

Kelly Andrea Dueñas García nos dice que estaba muy emocionada, desesperada por venir a la escuela, hablar nuevamente con sus amiguitos, encontrarse con la maestra, «hoy ha sido un día hermoso, participé en la actividad de inicio de curso y abracé a mis amigas».

Padres, madres y familiares confían en el abordaje psicopedagógico que harán los especialistas de las escuelas para lograr que cada niño y niña aprenda y se vaya convirtiendo en los ciudadanos que necesitamos, dijo Guillermo Dávila padre de un estudiante.

Cuando se asiste al inicio de un curso escolar en Cuba se asiste también al encuentro con la vocación de instruir, educar y cuidar. Así lo expresan los padres cuando se refieren a la plena confianza con la que dejan a sus hijos en la escuela cada día porque serán protegidos.

«Para mí ser maestro es todo, siempre soñé con ser maestro, por eso creo que esta actividad que desempeño, que es dirigir esta institución educativa, me sirve de mucho con mi vocación por enseñar, también para preparar a los más jóvenes docentes que se incorporan. Disfruto el trabajo metodológico, estar en constante preparación con los docentes y exigir la calidad, esto luego se va a revertir en el aprendizaje de nuestros estudiantes».

Para maestros y profesores, el inicio de cada periodo lectivo entraña retos que implican buscar y encontrar las vías más adecuadas para llevar al alumno los saberes y conocimientos, así nacen alternativas, medios didácticos que enriquecen el proceso educativo en Cuba, que es inclusivo y respetuoso de las diferencias.

El día amaneció soleado, la algarabía infantil junto al timbre o la campana escolar indican que comienza la aventura más apasionante en la vida de un país: la enseñanza y el aprendizaje.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: