Deporte cubano sufre pérdidas millonarias por el bloqueo, pero no se detiene

Por Angélica Arce Montero.

En los últimos cinco años, el deporte cubano ha tenido pérdidas de más de 15 millones de dólares como consecuencia del bloqueo de EE.UU., informó este martes Gisleydis Sosa, directora de Relaciones Internacionales del Inder, en reunión con la prensa especializada en la Ciudad Deportiva.

La funcionaria precisó que, de agosto de 2021 a febrero de 2022, la cifra asciende a dos millones de dólares, y que, debido a la hostil política, el Gobierno cubano no ha podido pagar 123 000 dólares a 89 federaciones internacionales de deportes que facilitan la participación en eventos preparatorios y competencias.

Ahí incluimos el pago que debemos realizar a la Agencia Mundial Antidopaje para garantizar la seguridad de los atletas en certámenes olímpicos, paralímpicos y juegos multidisciplinarios”, dijo.

Sosa añadió que en los Juegos de Tokio 2020, “la delegación cubana fue la única que no pudo acceder a los bancos en la villa olímpica para efectuar el cambio de moneda que facilitaría la compra de suvenires y materiales necesarios para la estancia en ese país. Esto viola los derechos plasmados en la Carta Olímpica ”, afirmó.

Destacó la responsabilidad del Inder en el desarrollo de la educación especial. “Nos hemos visto imposibilitados de adquirir medios, a partir de la falta de nuevas tecnologías”.

Igualmente, se refirió a las dificultades de Cuba para acceder de forma legal  a plataformas online. “Esto afecta el crecimiento científico, investigativo, técnico-táctico y la superación de nuestros entrenadores mediante la participación en eventos”.

Comentó sobre las demoras del otorgamiento de visados en la embajada de Estados Unidos en La Habana y los cuantiosos gastos que implica para cumplir con el tiempo establecido por las propias federaciones.

Yadira González, presidenta de la sociedad mercantil Cubadeportes SA, describió los efectos del bloqueo económico, financiero y comercial de EE.UU. en los problemas con las transacciones de dinero que debe realizar su empresa como exportadora de servicios deportivos cubanos mediante sus contratos y negociaciones.

“Es muy difícil traer estos montos al país, lo cual eleva las cuentas por cobrar. Hoy tenemos una cifra de 600.000 dólares y en las naciones con las que hemos firmado contratos no hay vías de transacción directa a Cuba. Entonces, buscamos alternativas, pero esto aumenta los gastos financieros”.

También mencionó la complejidad de las gestiones para adquirir implementos deportivos y para pagar desde Cuba a los principales proveedores de esos artículos e insumos.

Puntualizó que actualmente laboran en el exterior solo unos 54 técnicos o colaboradores, como consecuencia de las estrategias de asedio que promueve Estados Unidos para que abandonen las delegaciones cubanas.

Reiteró las afectaciones al Laboratorio Antidoping de La Habana, servicio comercializado por Cubadeportes. “Le resulta difícil adquirir insumos para las pruebas reactivas y lo necesario para trabajar. Lo anterior lleva a que se busquen terceros países, lo que provoca que sean más altos los desembolsos para las compras”.

González manifestó, por último, que hay transacciones en dólares norteamericanos a nombre de Cuba, generadas en bases de entrenamientos, que han sido incautadas y retenidas en bancos de Nueva York.

Rafael Guerra, presidente de la Federación Cubana de Tiro Deportivo, denunció las dificultades para la adquisición de medios e implementos desde Estados Unidos o de aquellas firmas que tienen relaciones con ese país.

Hay municiones que si usted no las tiene, no gana, porque no da con la precisión exacta. Se nos ha negado comprar escopetas, pistolas… Y todo esto afecta hasta sicológicamente a los deportistas”.

A esto se suman –dijo– problemas para el acceso a tecnologías de punta, la participación en eventos virtuales, las donaciones provenientes de Estados Unidos, el abastecimiento de nutrientes y recuperantes para los atletas de alto rendimiento y las operaciones importación, en las que se multiplican los costos “porque deben transitar por terceros países y hay bancos que multan cuando se hace una negociación con Cuba”.

En situaciones como esas –añadió– “lo que toca es llegar a una base de entrenamiento y pedir de favor que se nos vendan balas, municiones, armamento. No para traer para Cuba, sino para la propia preparación”.

Al mencionar un ejemplo, recordó que, “a veces, Leuris Pupo se pasa meses y meses sin tirar una bala, porque no las tenemos. Se ha dado el caso de que vayan a competir sin tirar, prácticamente. Cuando no hay balas, disparan perles, hasta que nos entre munición, y así”.

Según Guerra, se ha pasado por controles excesivos y xenofóbicos a atletas cubanos al entrar a Estados Unidos. “Y hay otra realidad que está latente y nos hace daño: la estimulación a la emigración de talentos».

“Está también la prohibición del pago a Cuba por su participación en eventos internacionales. Nuestros jueces, árbitros y atletas no reciben sus premios como el resto”.

El directivo agradeció a los países amigos de Cuba “que siempre han colaborado” y destacó la inventiva de entrenadores que hasta “han realizado tesis sobre cómo alcanzar altos resultados sin municiones”.

Oliet Rodríguez, presidente de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC), explicó que desde 2014 la AFC ha estado afectada por el no cobro de derechos de televisión por la participación en competencias internacionales, específicamente en categorías inferiores (sub-17 y sub-20).

“No se ha podido recuperar ese dinero. De igual forma, se ha afectado nuestra participación en eliminatorias mundialistas en las que se efectúan derogaciones financieras, y esto ha imposibilitado la obtención del presupuesto».

“Para Cuba, lo que más ha sido dañado es el beneficio a los atletas, entrenadores y árbitros que han representado a nuestra asociación. No se ha podido recibir el ingreso monetario por la participación en eventos de gran magnitud como la Copa de Oro en 2013 y 2015”.

Recordó que en 2021, para la preparación de la Copa de Oro, “tuvimos que estar aproximadamente 45 días en Estados que solidariamente nos ofrecieron estancias de entrenamiento para obtener las visas y viajar a ese torneo. Luego, por gestiones administrativas, fue imposible la participación de Cuba, al tener un costo económico muy alto para la AFC”.

Entretanto, en el mundial sub-20 femenino, la árbitro internacional Ivette Santiago fue vetada de participar por ser cubana. “No podía estar alojada en hoteles de firmas estadounidenses. Igual ocurrió recientemente a nuestros representantes en eventos de cumplimiento”.

Agregó que se han visto limitados al hacer reparaciones constructivas en instalaciones deportivas y, con relación a la política de reinserción de atletas, apuntó que “muchos han sido cuestionados por querer jugar con Cuba”.

Se han triplicado los precios en la participación en torneos del área, “porque cada vez que tenemos que asumir gastos para la obtención de las visas hacia los territorios, estos aumentan, por la estancia en hoteles, aviones… Hemos puesto más de 1. 5 millones de dólares en función del desarrollo del fútbol cubano».

Por último, denunció que a varios funcionarios de federaciones internacionales que han visitado Cuba se les ha retirado su visa a la entrada en Estados Unidos, después de haber pisado suelo cubano. “Esto ha generado temor en los federativos, pues les imposibilita su trabajo”.

 

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: Archivo Periódico Trabajadores.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: