Un toque a la sordera de Biden

Por Deisy Francis Mexidor* /Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Alguien en broma dijo que Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, tendrá que revisar su condición auditiva, porque resukta imposible no escuchar el reclamo alto y unánime por el fin del bloqueo contra Cuba.

De la misma ¿sordera? padecieron sus antecesores demócratas y republicanos porque más seis décadas la apuesta de asfixiar y matar de hambre a todo un pueblo sigue intacta.

Fue el demócrata John F. Kennedy, el número 35 en la Casa Blanca, quien lo oficializó el 3 de febrero de 1962, mientras el 45, el republicano Donald Trump, lo recrudeció durante su mandato (2017-2021) con 243 medidas coercitivas vigentes casi 20 meses después de la entrada de Biden a la mansión ejecutiva.

Hasta ahora 11 administraciones mantuvieron, e incluso agudizaron, ese asedio unilateral que Washington se empeña en llamar “embargo” y limitar a una cuestión bilateral.

Dieciocho exlíderes latinoamericanos y caribeños firmaron una carta publicada este miércoles en la que le piden al mandatario demócrata que acabe con esa política de hostilidad.

Los firmantes, que hacen el llamado tras la devastación infligida por el huracán Ian en septiembre en la nación caribeña, también solicitan que Biden retire a Cuba de su lista (unilateral) de Estados patrocinadores del terrorismo.

La misiva, difundida por la agencia The Associated Press, llega en un momento en que Cuba sufre fuertes carencias y un complejo escenario económico derivado del recrudecimiento del bloqueo, agravado por Ian a su paso por el oeste del país hace apenas un mes.

“Le pedimos, señor Presidente, que tenga en cuenta esta dramática situación que viven miles de cubanos y haga lo necesario para levantar las restricciones que afectan a los más vulnerables”, señaló el texto, que se presentó en Bogotá este miércoles justo cuando comenzó en la Asamblea General de la ONU (AGNU) el debate sobre el tema.

Agregó el texto: “En nuestra calidad de expresidentes y ex primeros ministros de América Latina y el Caribe, nos dirigimos a Usted para expresarle nuestra profunda preocupación por la delicada situación que hoy atraviesa el pueblo cubano”.

Esta iniciativa de los exmandatarios, impulsada por el exgobernante colombiano Ernesto Samper, se suma al pedido de varios sectores de la sociedad civil, religiosos, académicos y políticos de la nación sudamericana, que solicitan a Biden la exclusión de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo.

La inclusión en esa nómina unilateral de Washington dificulta aún más la vida a los cubanos, ya afectados por el recrudecimiento del bloqueo.

Entre quienes rubricaron la carta se encuentran, además de Samper, la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, José Mujica (Uruguay), Juan Manuel Santos (Colombia), Evo Morales (Bolivia), Martín Torrijos (Panamá), Rafael Correa (Ecuador), Vinicio Cerezo (Guatemala), Leonel Fernández (Dominicana), Keith Mitchell (Granada) y Kenny Anthony (Santa Lucía).

También David Granger (Guyana), Moses Nagamootoo (Guyana), Donald Ramotar (Guyana), Percival James Patterson (Jamaica), Said Musa (Belice), Winston Baldwin Spencer (Antigua y Barbuda) y Dean Barrow (Belice).

Diseñado a partir de la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917, el bloqueo tuvo su génesis en el memorando secreto del 6 de abril de 1960 del entonces vicesecretario de Estado, Lester D. Mallory.

La cuestión para el funcionario era privar a la isla “de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”, una línea que se mantiene inalterable.

Desde 1992, la Asamblea General de la ONU vota de manera consecutiva por el levantamiento de una política fracasada, juicio del exmandatario Barack Obama (2009-2017).

Si en aquella primera votación solo se obtuvieron 59 votos a favor de la condena, tres en contra y 71 abstenciones, el pasado año, casi tres décadas después, la comunidad internacional rechazó de forma casi unánime el bloqueo.

El 23 de junio de 2021, la nación caribeña obtuvo una innegable victoria cuando 184 países (de 193) votaron a favor de la resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, lo cual volverá a someterse a sufragio este 3 de noviembre por trigésima ocasión.

Esta política de agresión económica -que califica como la mayor violación de los derechos humanos en Cuba-, junto a los intentos de promover la subversión interna en el persistente objetivo de buscar el llamado cambio de régimen en la isla caribeña.

Solo en los primeros 14 meses de la administración de Biden los daños causados por el bloqueo de Estados Unidos a Cuba ascienden a seis mil 364 millones de dólares, a precios corrientes.

(*) Periodista cubana, colaboradora de Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: AP.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: