La estrategia cubana de vacunación contra la COVID-19 ha sido un éxito contundente

Luego de un riguroso proceso de estudios clínicos, más las evidencias demostradas por los inmunógenos en adultos, Cuba fue la primera nación a nivel internacional, que realizó una campaña de vacunación en las edades pediátricas

Cuando a finales de julio de 2021 se inició en Cuba la inmunización masiva anti-COVID-19, con vacunas de producción nacional, creadas por nuestros científicos, los casos diarios positivos al SARS-COV-2 ascendían a 9 000, con miles de muertes acumuladas y más de 40 000 enfermos activos con el virus, en medio de una compleja situación epidemiológica que golpeó a las familias cubanas.

Hoy, a más de un año después de comenzada la gran campaña, los positivos diarios no sobrepasan los tres casos (en algunas jornadas con cero reporte), mientras que desde hace meses no se lamentan fallecimientos, y se pudieron superar sin contratiempos los efectos de la oleada provocada por la peligrosa variante Ómicron.

Cuba, que comenzó a vacunar masivamente unos meses después de que varios países del mundo, actualmente es una de las pocas naciones con más del 90 % de su población totalmente inmunizada, luego de que más de 9 999 000 personas tienen el esquema completo.

Al cierre del 6 de noviembre de 2022, de acuerdo con datos del Ministerio de Salud Pública (Minsap), se habían administrado unas 42 410 778 dosis con las vacunas Abdala y Soberana 02 y Soberana Plus, desarrolladas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y el Instituto Finlay de Vacunas, respectivamente.

Luego de un riguroso proceso de estudios clínicos, más las evidencias demostradas por los inmunógenos en adultos, Cuba fue la primera nación a nivel internacional que realizó una campaña de vacunación en las edades pediátricas, empezando por el grupo etario de 12 a 18 años, seguido por el de dos a 11 años, y que hoy suma el 99 % de los niños, niñas y adolescentes de la Isla, entre dos y 18 años, totalmente inmunizados frente a la letal enfermedad.

En noviembre de 2021 comenzó la administración de booster o dosis de refuerzo, en un proceso que se inició por los trabajadores de la Salud y del Grupo Empresarial BioCubaFarma, para extenderse luego a los grupos de riesgo, los adultos de 19 a 49, y por último a las edades pediátricas.

Hasta el 6 de noviembre, unas 8 638 922 personas contaban con dosis de refuerzo, mientras que ya se avanza en la aplicación del segundo booster para adultos, desde mayo del actual año.

Sin dudas, la Estrategia cubana de vacunación anti-COVID-19 ha sido la clave del control de la epidemia en el país y en la actualidad, cuando avanza en una etapa prácticamente culminante, ya puede ser catalogada como un éxito rotundo, tal como lo ratificó a Granma la doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Minsap.

«La Estrategia cubana de vacunación anti-COVID-19 es una estrategia vista desde el contexto nacional, asumida desde las fortalezas que tienen el sistema de Salud y BioCubaFarma, y anclada desde la propia organización del sistema de Salud», definió la directiva.

Cuba –significó al respecto– pudo tener una estrategia exitosa de vacunación porque, de forma pretérita, estaban creadas las condiciones y se contaba con un fuerte sistema de Salud, una robusta industria biotecnológica y farmacéutica, una cantidad considerable de recursos humanos altamente preparados y una comunidad organizada.

Reconoció que el proceso llevado a cabo desde hace más de un año ha sido el esfuerzo de cientos de miles de personas, quienes posibilitaron vacunar a toda la población cubana de manera intensiva y extensiva, con el apoyo incondicional de las organizaciones de masas, los jóvenes, la comunidad, los organismos enclavados en la zona y otros factores.

¿Qué ha hecho exitosa la estrategia de inmunización? Destacó la doctora Morales Suárez, en primer lugar, la concepción de la misma, que supera el mero hecho de vacunar. «Hay países que han tenido vacunas, pero no han tenido capacidad para ponerlas en las cantidades y en el tiempo necesario; hay algunos que han tenido recursos humanos, pero no el dinero para comprar las vacunas; Cuba ha tenido vacunas y un sistema de Salud para poner vacunas, y eso ha sido nuestro primer éxito», afirmó.

Subrayó la ventaja de nuestro país de poder crear sus propias vacunas –una vez que el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, les dio el encargo a los científicos–, al contar con una plataforma y conocimiento extenso en desarrollar inmunógenos.

Como segundo elemento resaltó el hecho de que, aunque Cuba comenzó la vacunación unos meses después que otras naciones, cuando inició el proceso en breve etapa le pasó por delante a varios países del mundo, se puso al frente de la lista de la cantidad de dosis de vacunas que se administran diariamente y encabeza desde hace tiempo los países con mayor cantidad de dosis aplicadas por cada cien habitantes, con alrededor de 360 dosis por cada cien habitantes.

Otro elemento de éxito –destacó la directiva del Minsap– es que se logró hacer una Estrategia con una base científica, que ahora está siendo nominada a premios y es sustento de tesis doctorales. «Fue una Estrategia que tuvo un grupo coordinador científico, expertos, asesores y un mapa de procesos con todos los instrumentos científicos que guiaron las acciones y tuvo resultados parciales, evaluaciones e indicadores», sostuvo.

Por último, ponderó la doctora Morales Suárez, el principal motivo para decir que ha sido una Estrategia muy exitosa son los niveles de inmunidad y la situación epidemiológica de Cuba hoy. «Cuando ya teníamos más del 50 % de la población vacunada cayeron, de manera abrupta, las cifras de casos positivos y los fallecidos, y hoy tenemos un control total de la epidemia», significó.

Por esas razones, ratificó, es una Estrategia exitosa que marca una pauta para el país y el mundo de cómo hacer este tipo de intervenciones. Para Cuba, dijo, ha sido quizá la intervención sanitaria más compleja en 60 años.

¿Qué sucederá en 2023 con las vacunas anti Covid-19?

La Directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Minsap dio a conocer que actualmente se encuentran en etapa de reunión de expertos, en la cual trabajan de conjunto los centros creadores de las vacunas, el Instituto Pedro Kourí, y el programa de vacunación del Minsap, entre otros, para determinar la inclusión de las vacunas anti-COVID-19 como parte del esquema de vacunación nacional, a partir de 2023.

Por el momento, precisó, el cierre de este año va a continuar centrado en la culminación de las dosis de refuerzo (tanto la primera como la segunda) y la primovacunación en los casos que así lo requieren aún, en tanto se está llegando al tope de la población posible a vacunar.

En cuanto a las edades pediátricas, informó que solo recibirán una dosis de refuerzo, debido a los elevados niveles de inmunidad que han desarrollado contra el virus.

Por último, señaló que si existiera alguna complicación epidemiológica, se volvería a hacer una vacunación emergente de refuerzo a toda la población, en el menor tiempo posible, y con las condiciones ya creadas para ello.

 

Tomado de Granma/ Foto de portada: Cancillería Cuba.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: