Aristas comerciales-financieras de una gira presidencial

Por Hedelberto López Blanch* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La intensa actividad política, económica, comercial y financiera desarrollada por la delegación cubana encabezada por el presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez en Argelia, Rusia, Turkiye y China, ha sido catalogada como sumamente  importante.

El mandatario cubano fue mucho más enfático al declarar que “los resultados han sido satisfactorios, yo diría que se van por encima de nuestras expectativas”.

En ese corolario han tenido que ver varios factores: el prestigio que ha caracterizado a Cuba en el cumplimiento de sus deberes internacionales; la solidaridad del pueblo y gobierno de la Isla hacia otras naciones que han necesitado ayuda en diferentes circunstancias; la voluntad de defender su soberanía e independencia pese a las permanentes agresiones y bloqueos lanzados por las administraciones estadounidenses por más de 60 años y las nuevas medidas adoptadas dentro del proceso de actualización del modelo económico en la Isla que facilitan la inversión extranjera.

En los cuatro países visitados, Díaz-Canel y los integrantes de la delegación fueron recibido por los presidentes de esas naciones: Abdelmadjid Tebboune, Argelia; Vladimir Putin, Rusia; Recep Tayyip Erdogan, Turkiye y Xi Jinping, China.

Demás está significar que las relaciones políticas y diplomáticas con los países visitados han sido muy estrechas y excelentes desde hace muchas décadas, así que analicemos en esta ocasión lo alcanzado durante esas visitas en las esferas económico-financieras.

La gira se inició en Argelia donde la nación norafricana canceló a La Habana los servicios de la deuda y aplazó su reembolso para otro momento; Argel anunció la donación de una central de energía solar para producción de electricidad, así como reanudar el envío de combustible a la nación caribeña para sus centrales eléctricas.  

La colaboración se ampliará en la salud; energía; fuentes renovables; la industria médico-farmacéutica; producción azucarera, e intercambio cultural, educativo, científico-tecnológico. Laborarán las partes en cooperar en la producción de medicinas y la creación de empresas mixtas para la fabricación de vacunas contra algunas enfermedades africanas y no africanas.

En las conversaciones con Rusia se determinó impulsar la modernización de Antillana de Acero, cuya acería eléctrica debe concluir próximamente; aumentar la eficiencia con el uso de novedosas tecnologías en el yacimiento petrolero de Boca de Jaruco; rehabilitar de Planta Mecánica de Santa Clara; y el funcionamiento de un centro de diagnóstico y mantenimiento de equipos Kamaz en la Zona Especial de Desarrollo Mariel,

En salud se analizaron varios aspectos como el registro (ya aprobado) y utilización del Heberprot P para el pie diabético. Plan de cien becas de estudio diseñado para Cuba. Se abordaron temas del transporte, la energía, y el bancario-financiero. En este último se trabaja para que las tarjetas MIR, usadas en la Federación de Rusia puedan funcionar en entidades cubanas.  

La parte cubana se proyectó por atraer inversiones de empresas rusas a la Isla; fueron analizadas la importación de alimentos y de un grupo de materias primas y productos que se pueden utilizar en Cuba para producir alimentos.

Durante la estancia en Turkiye se rubricaron seis acuerdos: dos entre los Ministerios de Relaciones Exteriores, sobre Cooperación en Materia de Protocolo y otro de Cooperación en Archivos Diplomáticos; el tercero acerca de Cooperación entre el Banco Central de Cuba y el Banco Central de Türkiye, y un cuarto entre el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera y la Agencia turca de Cooperación y Coordinación TIKA.

Además dos protocolos de cooperación, uno entre el Archivo Nacional y los Archivos Estatales de la Presidencia de la República, y entre el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y la Corporación Turca de Radio y Televisión (TRT).

Los presidentes reafirmaron que existe un mutuo interés por la cooperación en la biotecnología, la energía renovable, el turismo la agricultura, la ganadería, la cultura y la educación, lo cual quedó ratificado durante una reunión posterior con más de un centenar de empresarios turcos, mientras el mandatario Erdogán expresó la intención de llevar el intercambio comercial a 200 millones de dólares.

En cuanto a la estancia en China, se firmaron doce instrumentos jurídicos en los que se destacan los aspectos vinculados con la reapertura de nuevos financiamientos como las asociadas a la inversión del Dique Flotante que prestará servicio a buques que transitan por el Caribe, y el referente al programa de modernización de la prensa.

Se avanzó en otras inversiones importantes: el parque eólico de Herradura, en Las Tunas; un parque solar fotovoltaico de más de cien megawatt, y dos plantas de bioplaguicidas.

Se conversó sobre el interés cubano de incrementar la inversión de empresas chinas de alimento, turismo y transporte en la Isla y se rubricó un documento para el Establecimiento del Mecanismo de Coordinación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda. Como colofón de las conversaciones, el presidente Xi Jinping anunció un donativo de cien millones de dólares a La Habana.

En un encuentro con la prensa tras su regreso a Cuba, el presidente Díaz-Canel evaluó de muy positivo el periplo en el que se “concretaron acciones para reestructurar la deuda con teníamos con esos países” lo cual permite avanzar en un grupo de proyectos y negocios en materia de relaciones económicas y financieras. Cuba, dijo, tiene la disposición, voluntad y deber de honrar esas deudas.   

Explicó que una serie de proyectos que estaban parados, ahora se les dará continuidad, otros se amplían o renuevan en aras del desarrollo del país.

Sobre el tema energético, subrayó el suministro de combustible con estabilidad y otros que ayuden a mejorar las condiciones de las plantas existentes, a la par de desarrollar nuevas tecnologías en fuentes renovables.

En relación a la producción de alimentos señaló que hay un grupo de proyectos que van desde garantía de suministros hasta de desarrollo a partir de tecnologías existentes en las diferentes naciones visitadas.

Detalló que se profundizó en proyectos sobre turismo, salud pública y biotecnología y ejemplificó que varias empresas extranjeras cuentan con mercado e industria pero necesitan de productos y científicos cubanos. Otros asuntos se concretaron en la industria manufacturera, de participación en el comercio interior, transporte, e intercambio en educación, cultura y deporte.

Por último el presidente cubano enfatizó un asunto que resultó común en todas las pláticas: “la creación de estructuras bancarias financieras robustas que nos permitan el intercambio financiero directo con esas naciones para evadir las sanciones y medidas restrictivas del gobierno de Estados Unidos contra Cuba y de algunos de ellos como Rusia”.   

En conclusiones, Cuba se abre con fuerza con las naciones amigas en aras de impulsar su desarrollo económico, comercial y financiero en beneficio de su pueblo.

(*)  Periodista cubano. Escribe para el diario Juventud Rebelde y el semanario Opciones. Es el autor de «La Emigración cubana en Estados Unidos”, «Historias Secretas de Médicos Cubanos en África» y «Miami, dinero sucio», entre otros.

Foto de portada: Alejandro Azcuy Domínguez.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: