¿Cómo aplica Cuba los principios de la economía circular?

Por

La aplicación en Cuba de los principios de la economía circular a través del fomento de capacidades y uso de fuentes renovables de energía en los sistemas productivos y en las comunidades rurales, así como en el manejo y tratamiento de residuales para la protección del medioambiente y la producción de energía, fueron abordados durante la 8va. sesión de videoconferencias entre expertos de la FAO y Cuba.

Un reporte publicado en la web del Ministerio de la Agricultura precisa que la «economía circular» es un sistema de aprovechamiento máximo de recursos, en el cual predominan la reducción de estos y su reciclaje. Implica, además, la intersección de los aspectos ambientales, económicos y sociales en un ciclo sostenible.

De acuerdo con este concepto, existen en el archipiélago 17 acciones definidas para el desarrollo de la energía solar fotovoltaica; la utilización de la energía eléctrica, el suministro y calentamiento de agua; el aprovechamiento de la biomasa forestal y de cosechas, como la cáscara de arroz para la generación de electricidad y la sustitución de combustible diésel; la utilización de residuos orgánicos para la utilización del biogás como combustible, así como del efluente, tratado para su empleo como biofertilizante; la utilización de la energía eólica para el suministro de agua; la recuperación de pequeños volúmenes de producción de biodiésel y la introducción de vehículos y tractores eléctricos.

Se destacó la importancia de que participen todos los actores económicos en este proceso, que exige integrar la visión de circularidad a lo largo de la cadena cubana de suministros.

En el encuentro se informó que se proyecta iniciar en el país un diagnóstico de potenciales de reutilización de residuos que contribuyen con la economía circular, con enfoques de sustitución y ahorro de energía que promueven instituciones y universidades que trabajan la temática.

Con la investigación se pretenden identificar los potenciales reales y otros posibles residuos que permitan alcanzar y lograr la economía circular en las producciones agropecuarias, incluyendo la debida capacitación del sistema agropecuario en todo el país.

 

Tomado de Granma/ Foto de portada: José Raúl Rodríguez Robleda/ Archivo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.