Plan Turquino en Cienfuegos, una obra sostenida en indicadores sociales

Indicadores positivos y estables como cero mortalidad materno-infantil, la apertura de nuevas instalaciones educativas y de salud, la conservación del medio ambiente y las mejoras en las vías de acceso al lomerío caracterizaron el año 2021 en el Plan Turquino, en la provincia de Cienfuegos.

Estos logros fueron posibles en medio del arreciado bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba y la crisis ocasionada por la pandemia de la COVID-19, lo que evidencia la fortaleza del programa a casi 35 años de fundado.

El quehacer en el macizo montañoso de Guamuhaya fue analizado durante el balance anual, el cual contó con la presencia de Sergio Páez Díaz y Marta González Garrido, especialistas de la Comisión Nacional del Plan Turquino, además de autoridades políticas y gubernamentales cienfuegueras.

De acuerdo con el informe presentado, en el lomerío se extendieron las acciones dirigidas al perfeccionamiento de los servicios educacionales y sanitarios para la población, con el propósito de asegurar su permanencia en el territorio.

En el caso de Salud se mantiene una cobertura del ciento por ciento del personal, cuentan con dos grupos básicos, 14 consultorios médicos de la familia, cinco clínicas estomatológicas e igual cifra de farmacias, a la vez que aumentó la producción en el laboratorio de Medicina Natural y Tradicional en San Blas.

Los montañeses reciben 19 consultas de las especialidades no básicas como parte de la proyección comunitaria, junto a servicios de rehabilitación en el policlínico de San Blas y las salas extendidas de Crucesitas y La Sierrita.

El sistema de Educación dispone de una cobertura docente del ciento por ciento y mantiene sus 21 centros escolares en la zona, 20 de estos del nivel primario y un centro mixto único de su tipo, pues cuenta con las enseñanzas primaria, secundaria, preuniversitaria y técnica profesional, afirmó Migdelis Valle Palmero, directora del sector en el municipio de Cumanayagua.

También se conoció acerca del crecimiento de las actividades de protección y conservación de los ecosistemas, en armonía con el medio ambiente, con el acompañamiento de la Delegación Territorial de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

En el período se elaboraron e implementaron proyectos nacionales e internacionales, donde sobresalieron Rescate del Guano barbudo, planta endémica en peligro de extinción en la comunidad de Yaguanabo Arriba, y Conectando paisajes.

Otros programas relevantes se trataron en el encuentro, como el mejoramiento sistemático de las condiciones sociales y de vida en esas comunidades, con la generación de energía mediante las hidroeléctricas, Vivienda, los servicios de Etecsa y Comercio, la labor del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación y de Cultura con la Cruzada Artística-Literaria, entre otras.
José Ramón Aróstiga González, presidente del consejo popular La Sierrita, reconoció las transformaciones en la montaña y ejemplificó el caso del mantenimiento a los viales para lograr el acceso de todo el sistema de transportación que presta servicio a la zona, como las ambulancias, el transporte de pasajeros y de carga.

Sonia González López, intendente de Cumanayagua, significó que el Turquino representa una de las herramientas fundamentales de trabajo para desarrollar el municipio de forma integral, aprovechando los recursos endógenos en función de que haya más bienes y servicios para los pobladores.

Durante las conclusiones del balance, Roberto del Pino González, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba, al frente de la esfera Agroalimentaria, aseguró que el resto está en sostener lo alcanzado hasta la fecha para, a partir de ahí, crecer y seguir mejorando en todas las esferas.

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: Mireya Ojeda.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.