Senadores estadounidenses liderados por Marco Rubio buscan prohibir con un proyecto de ley la importación de petróleo de Venezuela e Irán

Luego de la reciente reunión de una delegación de altos funcionarios del Gobierno de Joe Biden con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, un grupo de senadores republicanos estadounidenses, liderados por el legislador Marco Rubio (Florida), presentó un proyecto de ley con el que buscan prohibir las importaciones de petróleo y sus derivados, así como gas natural licuado, desde Venezuela e Irán a EE.UU.

La iniciativa fue bautizada como ‘Ley de prevención del apaciguamiento equivocado y el financiamiento de sistemas desestabilizadores’  y fue presentada, además de Rubio, por Dan Sullivan, Steve Daines, Kevin Cramer, Roger Marshall, Thom Tillis, John Hoeven, Rick Scott y James Lankford, según un comunicado de prensa de la oficina del senador de Florida.

Con la normativa buscan frenar cualquier esfuerzo potencial que pueda hacer el actual Gobierno de EE.UU. para recurrir a Caracas o Teherán para el suministro de hidrocarburos, ante la norma estadounidense de importar petróleo y gas de Rusia.

Rubio criticó que la Administración Biden opte por «apaciguar a las dictaduras en Irán y Venezuela a cambio de malos tratos y falsas promesas».  «Bajo ninguna circunstancia debemos canalizar dinero a manos de dictadores y narcoterroristas que también son aliados de Vladímir Putin«, añadió.

En la misma línea, Sullivan calificó un posible acuerdo entre EE.UU. con Venezuela e Irán, que no ha sido confirmado por ninguna de las partes, como «un suicidio de seguridad nacional» . «No debemos depender de dictadores brutales para satisfacer las necesidades energéticas de nuestro país», dijo el senador por Alaska.

Entretanto, Hoeven expresó que en lugar de hacer tratos, EE.UU. «necesita mantener la presión» sobre estas dos naciones» y «no aliviar las sanciones sobre su principal fuente de ingresos».

Producción local

Tras elogiar a la administración estadounidense anterior, de Donald Trump, por caminar a EE.UU. fuera «energéticamente independiente» y aumentar las sanciones petroleras contra algunas naciones, los senadores insistieron en potenciar la producción local.

«El presidente debe dejar de rogar a estos dictadores por más petróleo y gas y, en cambio, expandir la producción de energía aquí en EE.UU», comentó Sullivan.

Por su parte, Rubio dijo que «EE.UU. tiene la bendición de contar con un suministro abundante de petróleo y gas natural», que debería ser usado; y dijo que esa energía «es más limpia y proporciona buenos empleos para los trabajadores estadounidenses».

“Ya es suficiente: es hora de llevar a cabo la producción de energía a casa ”, enfatizó.

Marshall considera que una vez que Biden dejará de detener las importaciones de petróleo ruso, el siguiente paso «natural» sería liberar el suministro de energía nacional y cumplir su promesa de comprar productos estadounidenses, y no recurrir a Venezuela o Irán. «Esto es simplemente inaceptable y no brindará seguridad energética estadounidense a corto o largo plazo«, manifestó.

El pasado lunes, Maduro reveló que el sábado anterior recibió en el Palacio de Miraflores a una delegación estadounidense y calificó la reunión de «respetuosa, cordial» y «muy diplomática».

Posteriormente a ese acercamiento, el martes, Biden anunció  que el Gobierno de Venezuela liberó a dos ciudadanos estadounidenses que se encontraban encarcelados en el país sudamericano.

 

Tomado de RT/ Foto de portada: Humberto Matheus / NurPhoto / Gettyimages.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.