Cuba: Inauguradas nuevas obras como parte de la gestión integral del Centro Histórico habanero

Por Deny Extremera San Martín.

Nuevos establecimientos gastronómicos vinculados con la cultura y la tradición, viviendas para familias de La Habana Vieja y una moderna sala de cine en el Colegio Universitario San Gerónimo fueron inaugurados este viernes en el Centro Histórico habanero, donde también quedaron abiertas la exposición Andar La Habana con fiñes y una nueva sala de la Casa Eusebio Leal Spengler, como homenaje al Eterno Historiador de la Ciudad.

En un recorrido organizado por la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH), la prensa pudo apreciar la restauración integral del inmueble en la esquina de la calle Habana y Avenida del Puerto, que beneficia con viviendas biplantas amplias y confortables a dos familias del barrio de San Isidro, un proyecto participativo que involucró a los vecinos y tuvo el apoyo de la Dirección de Vivienda municipal y las entidades de planeamiento y gestión urbana.

La intervención, que hasta el mes de marzo había tenido un costo parcial superior a los cuatro millones de pesos, generó obras inducidas en edificaciones colindantes.

En el cercano Centro Cultural Antiguos Almacenes de San José fueron inaugurados una heladería y una hamburguesería, fruto del encadenamiento entre los planes de gestión integral de la OHCH y trabajadores por cuenta propia y mipymes.

La heladería Helado Mío es gestionada por una mediana empresa familiar con cinco años de experiencia en el área de alimentos. Sunamy Granado, presidenta de Producciones Granado, explicó que una de sus líneas es el helado artesanal y las materias primas y equipamiento provienen de Italia. “Queremos ofrecer helados que puedan consumir todos”, dijo, atendiendo a condiciones médicas o gustos.

Con más de una decena de sabores, allí habrá opciones como helado libre de lactosa y colesterol, dulcificado con fructosa, rico en fibra y grasas vegetales; para aquellos con dietas a base de cereales, y libre de gluten o leche vacuna. También, libre de ingredientes de origen animal (vegetarianos), o, en otros casos, con el triple de proteína que el helado tradicional y bajo en grasas.

La joven emprendedora afirmó que planean hacer talleres para niños, llegar a las aulas museo o al hogar de niños sin amparo familiar “para que conozcan sobre el helado y cómo hacerlo”. Igualmente, “pretendemos hacer cosas para el hogar materno del Centro Histórico”.

En el otro extremo de los Antiguos Almacenes de San José, la hamburguesería La Artesanal (en fase de puesta en marcha y gestionada por un trabajador por cuenta propia en proceso de pasar a mipyme), ofrecerá hamburguesas hechas en casa, con componentes ciento por ciento naturales, además de otros productos como entrepanes y jugos.

En una segunda etapa, además de servir a artesanos y visitantes, su propietario planea dar servicios a empresas de la zona. La Artesanal complementa su servicio con Sabor Café, un establecimiento en la planta alta de los Almacenes.

Cerca del entorno de la Plaza de San Francisco abre sus puertas el establecimiento Yucasabi, cuya especialidad es el casabe y que se inserta en la promoción de tradiciones por parte de la Oficina del Historiador.

“Queremos rescatar, traer la tradición de consumir el casabe a La Habana. Puede ser atractivo para la gente, pero no se conoce mucho aquí. Tampoco el modo de prepararlo”, dijo Yudisley Cruz Valdés, jefa del equipo de emprendedores que también está en proceso de convertirse en mipyme.

Señaló que es un producto auténtico, sin gluten ni sal, que se puede combinar con muchos platos –así se servirá allí–, y también incorporarán otros derivados de la yuca, aunque el casabe será el producto líder. Se han vinculado con fincas ecológicas y buscan trabajar con productores locales.

Es parte del encadenamiento de la Oficina del Historiador con los emprendedores, que traigan tradiciones y puedan desarrollarse, destacó Perla Rosales, directora adjunta de la OHCH.

Es un producto con un componente cultural muy importante, uno de los más antiguos de nuestra cocina”, añadió Cruz Valdés, y adelantó que “queremos ir a a las escuelas, mostrar esta tradición, hacer talleres, trabajar con la Facultad de Alimentos”.

En la misma jornada fue inaugurada la sala de cine Alfredo Guevara en el edificio del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, con dos modernas salas multifuncionales que, además de presentaciones y proyecciones cinematográficas, pueden acoger teleconferencias y tienen capacidad para 60 personas cada una.

El espacio, cuyas paredes están decoradas con carteles y fotos del cine cubano, incluirá próximamente piezas museables relacionadas con Guevara,
fundador del Icaic y del Nuevo Cine Latinoamericano.

Fue proyectada para la prensa una emisión de la serie Andar La Habana de 2012. En ese programa, Eusebio Leal se centraba en un acta del 3 agosto de 1969, “casualmente, la fecha en que Emilio Roig cumplía 80 años”, apuntó el Dr. Félix Julio Alfonso López.

Aquella tarde, se habían reunido en el Palacio de los Capitanes Generales, convocados por la viuda de Roig, María Benítez Criado, los principales amigos y colaboradores del primer Historiador de La Habana.

“María estampó en el acta la decisión de que Eusebio Leal fuera el continuador de la obra de Roig (…) En ese documento se pone por última vez, en la izquierda, el sello antiguo de Emilio Roig, y en la derecha, por primera vez, el de la nueva Oficina del Historiador que se estaba creando”, recordó Alfonso López.

Antes, en diciembre de 1967 –añadió el Historiador Adjunto de la Oficina del Historiador–, en el último consejo de la Administración Metropolitana de La Habana se había tomado el acuerdo de vaciar el Palacio de los Capitanes Generales de sus funciones de gobierno y convertirlo en Museo de la Ciudad, “el gran sueño de Roig”.

En el acta de esa reunión de la Administración Metropolitana, “se designaba al joven Eusebio Leal director del futuro museo”.

Durante el encuentro de agosto de 1969 –continuó Alfonso López–, “María sella la continuidad de Roig con Eusebio, y meses más tarde, en diciembre de 1970, Eusebio Leal es nombrado oficialmente como director del Museo de la Ciudad y de la Oficina del Historiador.

“En esa emisión de Andar La Habana de 2012 hay un mensaje que no debemos olvidar. Eusebio cuenta que tenía dos caminos, el de seguir la obra de Roig y el de hacer la suya propia, y dijo: ‘He hecho los dos’. Hoy, el numeroso grupo de compañeros que integramos la Oficina del Historiador estamos en esos caminos, continuando la obra de Roig y la de Leal”.

“Este año vamos a conmemorar los 80 años de Eusebio Leal. Estamos en un año de aniversarios, porque, además, celebramos los 40 de la declaración de La Habana Vieja y su sistema de fortificaciones como Patrimonio de la Humanidad. No podemos olvidar que el 8 de octubre vamos a conmemorar el 80 aniversario del primer Congreso Nacional de Historia, que fue la creación de Emilio Roig de Leuchsenring para divulgar la historia de Cuba y afianzar el patriotismo cubano”, destacó el Dr. Félix Julio Alfonso López

Posteriormente, fue inaugurada la exposición Andar La Habana con fiñes, que reúne obras de niños que rinden tributo a Leal y aluden a su obra, a los referentes de la ciudad (desde el Capitolio y el Malecón hasta motivos coloniales, plazas y calles) y a los atributos de la nación. Es –explicaron los organizadores– parte de un proyecto con niños y la primera de varias exposiciones.

En la Casa Eusebio Leal Spengler fue inaugurada una nueva sala dedicada a la dimensión arqueológica en la vida de Leal, su pasión por la arqueología. Es –se explicó–, la primera intervención museológica de la obra y vida de Leal, camino a la celebración de su 80 aniversario.

Un momento emotivo fue el traspaso oficial del expediente laboral de Leal desde el Departamento de Recursos Humanos de la OHCH a los fondos de la Casa.

En el expediente se recoge su historia desde que, a los 17 años, en octubre de 1959, comenzó a trabajar en el Departamento de Impuestos de la Administración Metropolitana. Incluye documentos como la resolución en la que se le nombraba director del Museo de la Ciudad y de la Oficina del Historiador.

 

Tomado de Cubadebate/ Fotos: Ismael Francisco.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.