The War on Cuba: Sobre el bloqueo y otros demonios

Fue y es noticia el lanzamiento de la última producción de Belly of The Beast, que desde YouTube comparte The War on Cuba (La guerra contra Cuba), una serie documental con Oliver Stone y Danny Glover como productores ejecutivos, que cuenta el impacto y la historia del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, y los intereses radicados detrás de él.

Hasta el momento, de los tres capítulos que componen la serie, han salido dos. El primero, el nueve de octubre, y el otro, este fin de semana que pasó. Sin querer adentrarme demasiado en toda la política que rodea al tema (aquí hablamos de cine), pero sin desvincularnos del contexto en que se publica, vamos a conversar un poco sobre lo que audiovisualmente nos proponen estos materiales.

A través de los ojos de una joven periodista cubana (Liz Oliva Fernández), con la dirección de Reed Lindsay, la producción de Maité Rizo, y la dirección de fotografía de Frank Rojazz, es que la audiencia se acerca al impacto del bloqueo en las personas que viven en Cuba.

Primero lo primero, ¿qué es Belly of The Beast? Su traducción al español sería Las entrañas del monstruo, o El vientre del monstruo. Este es un proyecto del periodista Reed Lindsay, el cual radica en La Habana y está conformado por cubanos y extranjeros, su objetivo: proporcionar historias directamente desde el país para una audiencia occidental.

Lindsay es conocido internacionalmente como periodista y realizador audiovisual. Ha vivido en varios países y reportado desde otros tantos, aunque actualmente reside en La Habana. Algunas de sus obras son Charlie vs. Goliath, historia sobre un cura católico de 75 años, que se lanzó a una carrera en el senado de Estados Unidos, desde el estado de Wyoming, con el fin de sacudir el mundo de la política; Fists of Fury es otro de sus trabajos premiados, este versa sobre una chica india de 15 años que lucha por ser una campeona boxeadora.

Desde que iniciara su trabajo en marzo, Belly of The Beast ha producido un variado catálogo con contenido digital sobre la respuesta de Cuba a la pandemia de coronavirus, incluidos artículos escritos, resúmenes de noticias diarios, una serie de eventos y videos cortos.

En su sitio web, Belly of The Beast se describe como un proyecto que llena el vacío dejado por la cobertura mediática de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, priorizando el periodismo de investigación para exponer los intereses políticos y económicos que impulsan la política estadounidense y el impacto de esa política en la gente tanto de una como otra nación.

Las historias que narra están centradas en las personas que a menudo se informan erróneamente, poco o ignoran, y en que los medios de comunicación extranjeros tienden a presentar a los cubanos como víctimas indefensas o engranajes pasivos de una máquina. “Humanizamos a los cubanos tanto dentro como fuera de las instituciones gubernamentales que están trabajando para hacer de sus comunidades, su país y el mundo un lugar mejor”, comparten en el sitio online.

Para el proyecto, ya sea que se considere a Cuba socialista o comunista, dictatorial o participativa, represiva o libre, una cosa es cierta: “la revolución cubana ha producido una sociedad única en la que la gente lleva vidas como ninguna otra. Creemos que Cuba ofrece ejemplos en salud, justicia social e internacionalismo de los que el resto del mundo puede aprender y que al contextualizar los logros del país y sus problemas podemos ayudar a construir puentes entre Cuba y Estados Unidos”.

Episodios de 12 minutos, una historia de 60 años

Así es, los dos episodios que hasta ahora han salido publicados, no exceden los 12 minutos. Ojo, no es una crítica, esta es una miniserie, si se es conciso y preciso, como exige el periodismo, en ese total de 24 minutos se dice mucho, y The war on Cuba cuenta mucho.

Para analizar los dos audiovisuales, hay que tener en cuenta que está pensado para una audiencia extranjera, que se debe ver de forma online y que Liz Oliva habla en inglés la mayor parte del tiempo y los subtítulos van también en ese idioma.

El ritmo de la narrativa es bastante rápido, movido, y te mantiene atento desde que comienza hasta que termina, igual, al hablar directamente a la cámara y romper con la cuarta pared, la periodista ayuda a involucrarnos más con lo que explica.

Con el primer episodio, titulado “No podemos votar en sus elecciones”, se cuenta el impacto diario de las sanciones estadounidenses sobre el pueblo cubano, por lo que enseña cómo Cuba ha sobrevivido a una especie de montaña rusa en los últimos años, desde la apertura de Obama hasta el retroceso de Trump. Además, en este capítulo, Liz conecta los puntos entre la política de Trump y los intereses políticos que la impulsan.

El segundo episodio va sobre el impacto del bloqueo petrolero, por lo que cuenta sobre la conexión Cuba-Venezuela, y la forma en que los cubanos han encontrado alternativas a la escasez causada por las sanciones estadounidenses.

El tercer capítulo trata sobre la guerra contra los médicos, con una mirada al programa médico internacional de Cuba, junto a las denuncias de Trump con las que acusa a la Mayor de las Antillas de trata de personas, porque recibe miles de millones de dólares en moneda extranjera a cambio de los servicios médicos.

Son tres capítulos que de forma ágil resumen la historia de los 60 años de bloqueo que hemos vivido en Cuba, y enfatiza las últimas agresiones y represiones, de las que Trump se jacta, mientras que el pueblo de este país las sufre.

Quizás para nosotros, los que vivimos aquí, parezca un discurso trillado ¿cuánto no escuchamos diariamente la palabra bloqueo? ¿cuánto no se culpa al bloqueo de las carencias y dificultades que enfrentamos en el día a día? Sí, parecen palabras gastadas, repetidas, pero no podemos olvidar que es la realidad, por muy acostumbrados que estemos a ella.

Como cubanos, hemos desarrollado un nivel de resiliencia casi increíble para otras naciones del mundo, es que hemos tenido que adaptarnos, buscar soluciones y seguir adelante, lo mejor, es que lo hacemos con ese sentido del humor tan típico de nosotros. 

En The War on Cuba, Belly of the Beast aterriza la guerra económica que afecta al pueblo cubano, sin tomar bandos, cuenta la verdad de las cosas. Aunque la costumbre parezca difuminar los años que llevamos sometidos a él, esta serie aparece para recordarnos que el tan mencionado blockade se mantiene ahí.

Tomado de Cubahora.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.