La criminalidad en Miami, no cree en lágrimas (II)

Por José Luis Méndez Méndez* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

 

Es tan variada y frecuente la criminalidad en Miami, que se diversifica hacia nichos inimaginables, se asocian a las quejas de corrupción y sobornos, que con frecuencia denuncian las encuestas. Ahora se ha hecho viral los estafadores que envían multas falsas por infracciones de tránsito como pasar los semáforos en rojo. Se anuncia como una novedosa forma    de estafa y cuyo modus operandi es el siguiente: “Si recibe un mensaje por correo electrónico indicando que debe pagar una multa en línea porque una cámara lo captó sin detener el vehículo en un semáforo en rojo, tenga cuidado porque es una estafa”.

El nuevo ilícito se ha diseminado como la pandemia en varias ciudades, además de Miami. Los departamentos de policías de varias ciudades del sur de la Florida como Doral, Fort Lauderdale, Davie, Lauderhill y Margate han advertido sobre esta nueva manera de timar al prójimo y piden a las víctimas que presenten la denuncia.

La de Doral, asentamiento de emigrados venezolanos y cubanos, se publicado una advertencia: “No te dejes estafar! Una nueva estafa tiene como objetivo a los conductores enviándoles multas falsas con cámaras de semáforo en rojo. Si es residente de la Ciudad de Doral y ha recibido una “carta de estafa”, comuníquese con el Departamento de Policía de Doral al 305-593-6699”, dijo esa agencia policial.

Según la modelación del ilícito, las multas falsas tienen una foto similar a la cámara de los semáforos y son enviadas con texto en letras grandes en negritas y se indica que es el último aviso que será enviado e incluye amenazas de suspender la licencia si no se pagan, escritas con letras rojas. Los presuntos estafadores al parecer están tomando fotos en las afueras de las casas de las personas propietarias de los vehículos y las editan.

A los automovilistas que reciben las multas falsas, que tienen el logotipo del Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados de la Florida, se les indica en el mensaje de correo electrónico que las paguen mediante un enlace incluido y en el sitio de Internet se les amenaza que tendrán recargos si no pagan y que les suspenderán su licencia. Se precisó, que el Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados, no envía citaciones por correo electrónico y que tampoco solicita pagos en línea.

Mientras los delincuentes se dedican al añejo oficio de estafar, los medios de la ciudad de Miami, anunciaron que se podrían cerrar todos sus centros públicos de pruebas, vacunación y tratamiento de COVID-19 debido a la falta de financiación federal y un hombre en  Miami es condenado a 15 años de cárcel por extorsión sexual a menores en redes sociales.

Cualquier emprendimiento contra un fiscal que ejerza su autoridad, es punible en la mayoría de los países, esas figuras jurídicas están protegidas por la Ley. Gozan del prestigio y la solvencia moral suficientes para instruir a los acusados con apego al debido proceso, observando todas las garantías previstas en derecho, tipificar bien los delitos que ocurran, tener en cuenta cuantas atenuantes o agravantes concurren a favor o en contra del procesado, quien además esta asistido por un letrado de su elección o uno designado de oficio para que lo represente, durante todo el proceso.

En Estados Unidos este proceder esta previsto y existen, como en varios países mecanismos de protección a la actuación ética y equilibrada del representante de la Ley. Un caso reciente se ventiló en Miami, donde un juzgado deberá pasar más tiempo en prisión por apremiar y amenazar a un Fiscal. Enfurecido por el veredicto, con pasión acusó de muerte al actuante y eso ante la Ley, se paga.

Cuando un jurado emitió un veredicto desfavorable a un hombre del sur de la Florida por varios delitos, se enfureció, arrojó una silla al fiscal federal del caso y lo amenazó de muerte. Ahora enfrenta dos sentencias y estará los próximos 24 años en la cárcel. No se puede tolerar esos devaneos del momento o permanente. El citado,  fue declarado culpable el 7 de noviembre de 2019 de cometer varios delitos relacionados con armas de fuego y manipulación de testigos y cuando los miembros del jurado abandonaron la sala del tribunal, el acusado tomó una silla y se la arrojó al Fiscal.

Hecha esta agresión, le gritó que lo mataría, por ese motivo fue acusado en un caso separado de agredir y amenazar de muerte a un Fiscal Federal y tras ser hallado culpado, la jueza lo condenó a 80 meses de prisión. Esta sentencia será consecutiva a la condena de 210 meses que recibió por la manipulación de armas y manipulación de testigos en el caso cuyo veredicto desató la ira del acusado.

Es decir, que vale la pena controlarse ante situaciones límites y no dejarse llevar por las emociones y mucho menos dedicarse en las redes sociales al “juego” de amenazar a Fiscales y Jueces.

 

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: EFE.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.