Marcha de estudiantes y docentes en Uruguay reclama al gobierno que la educación sea prioridad

Por Liset García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Los graves déficit presupuestarios que asolan el sector educacional en Uruguay son motivos de constantes reclamos de educandos y profesores, quienes esta semana protagonizaron una gran marcha de protesta en la avenida 14 de julio de Montevideo, a la que acudieron movilizados de otras localidades del país.

Gremios y sindicatos del sector salieron desde la Universidad de la República (Udelar) y se congregaron frente al edificio del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) entonando diversos cantos por la unidad del movimiento estudiantil, juntos en la lucha con los docentes, y más de una vez llamaron “a la huelga general” para “que vean que el pueblo pelea por la educación”, que el gobierno no tiene entre sus prioridades. Al contrario, pretende una reforma educativa que provocará más exclusión.

La marcha prosiguió hasta el Ministerio de Economía y Finanzas, muy cerca de donde harían la concentración final. Los movilizados reclamaron la renuncia de los directivos, entre ellos el presidente del Codicen, Robert Silva, de quien dijeron que “no sabe nada de educación”.

La situación de los centros educacionales se torna cada vez más complicada por los recortes presupuestarios que golpea los bolsillos de los profesores, limita el acceso a recursos necesarios para garantizar la calidad de las clases y de la investigación, lo que impacta en sus condiciones de trabajo, en el deterioro de la calidad educativa y del aprendizaje y el desempeño de los estudiantes.

La secretaria general del Sindicato de Docentes de Formación en Educación, Cecilia Klein, al hablar en el acto final apuntó el cinismo del gobierno que los acusa de dejar a los estudiantes sin clases cada vez que realizan un paro. Sin embargo, no dicen que durante meses han estado reclamado a las autoridades que atiendan las necesidades del sector, y la respuesta es “hacer recortes brutales a la enseñanza”.

Varios estudiantes refirieron que el gobierno ha dejado clara su intención de “alimentar el miedo en el estudiantado”, cuando mediante la fuerza policial realizan expulsiones, desalojos y persecuciones. También atentan contra los sindicalistas por sus justos reclamos. Dijeron que los integrantes del gobierno “no saben lo que es pisar el aula todos los días y lo difícil que es enseñar en salones fríos y húmedos”.

Asimismo criticaron que la Udelar no sea prioridad para el gobierno, pues con una matrícula mayor ahora tiene un presupuesto disminuido, que impide a esa universidad cumplir su plan de estudio y generar posibilidades para jóvenes investigadores.

Además, los salarios de los docentes son los más bajos, “viven una situación cada vez más precaria”, ya que “aumenta la cantidad y la diversidad de las tareas”, y caen los salarios y el presupuesto. Reclamaron  más recursos para becas estudiantiles, ya que más de la mitad de quienes las solicitan no acceden a ellas porque sin financiamiento no es posible. Por esa misma razón tampoco se podrán abrir nuevas carreras en el interior de la nación.

Con estos recortes la disyuntiva de la educación superior en Uruguay es clara: se cerrarán carreras o quedará en un limbo el aumento de la matrícula universitaria, lo que frena la democratización y universalización de esa enseñanza y el desarrollo el país.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Izquierda Diario.

 

Autores

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: