Minga indígena llega a Bogotá para nuevas jornadas de protestas

La caravana humanitaria por la defensa de la vida, conocida como Minga indígena, tras avanzar por diferentes ciudades de Colombia, llega este miércoles a Bogotá, la capital, en una nueva jornada de protestas.

En el marco de sus protestas, el movimiento rechazará y denunciará la violencia sistemática que se está viviendo en el país, con la vulnerabilidad derechos humanos, las afectaciones a los páramos, la desaparición de jóvenes durante el estallido social y el reclutamiento forzado de jóvenes y menores de edad en los territorios indígenas.

La caravana había partido el pasado domingo 24 de abril, desde la ciudad de Popayán y busca también como propósito obtener la declaratoria de emergencia humanitaria para la comunidad Embera que cumplió siete meses en el Parque Nacional Enrique Olaya Herrera de la capital colombiana.

La columna está compuesta por un millar de indígenas acompañados de representantes de comunidades afrocolombianas y estudiantes de universidades públicas del suroccidente de Colombia, quienes harán presencia en la Universidad Pedagógica  y posteriormente se trasladarán a la localidad de Teusaquillo para acompañar a las más de cien familias que permanecen en dicho espacio de la ciudad.

De acuerdo al Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) se trata de una «acción legítima, caminando la palabra, para declararnos en emergencia humanitaria por toda la situación de violencia que viene bañando con sangre nuestros territorios indígenas, afros, campesinos…».

«…  y ahora los territorios de la ciudad con la persecución militar y política que tienen los jóvenes que han participado en estas grandes manifestaciones en los últimos tiempos”, remató.

Según adelantó el CRIC, la segunda parte de la agenda de la minga indígena en la capital consistirá en plantear a los ciudadanos una propuesta de paz integral a implementar a partir del próximo Gobierno, que iniciará labores desde el próximo agosto.

Otra de las demandas de la Minga indígena está relacionada con la prohibición del llamado «fracking», una movilización en la cual participaron las 139 autoridades indígenas de los 11 pueblos que hacen parte del CRIC:

“Los pueblos indígenas se unen a este llamado por la vida, en defensa de los derechos ambientales, sociales y culturales de las comunidades, por eso caminarán por las principales calles de Popayán, conscientes de que es necesario la unidad entre distintos para salvar al planeta”.

Las comunidades aseguraron que el uso del «fracking» afecta directamente la integridad social, cultural, económica y territorial de todo un país, por lo tanto, buscan a través de esta marcha llamar a las organizaciones sociales, ambientalistas, defensores de los derechos humanos a la unidad, pero sobre todo, “al Gobierno nacional para que derogue esta ley, que como se ha visto en otros países, genera unos daños ambientales severos y una afectación directa a la madre tierra”.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: @CRIC_Cauca/ Twitter.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.