Aborto y elecciones, un coctel explosivo en Estados Unidos

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de anular el derecho federal al aborto, causó un terremoto político en Estados Unidos. La noticia fue divulgada a través de un borrador de opinión, filtrado al diario Politico.

La sentencia, que según la Corte no es definitiva, podría dar un vuelco a las elecciones de mitad de mandato de noviembre próximo.

Y según el diario The Washington Post (WP), convertiría la campaña en un esfuerzo de movilización masiva en torno a las cuestiones del aborto, los derechos individuales y las filosofías contrapuestas de los dos principales partidos políticos.

Roe vs. Wade es el nombre de la demanda que en 1973 llevó al histórico fallo de la Corte Suprema federal, la cual estableció el derecho constitucional al aborto en Estados Unidos. La decisión mayoritaria halló un derecho absoluto a la interrupción durante el primer trimestre de embarazo.

Jane Roe era el pseudónimo de Norma McCorvey, quien tenía 22 años, era soltera, desempleada y en 1969 estaba en su tercer embarazo cuando intentó abortar en Texas. En el momento en que la Corte Suprema federal falló a su favor, ya había dado luz a la niña, a quien puso en adopción.

Henry Wade era el fiscal de distrito del condado de Dallas, Texas. A él le correspondía aplicar la ley estatal que prohibía el aborto, excepto para salvar la vida de una mujer, por lo cual fue a la persona a la que demandó McCorvey cuando intentó abortar. Esa es parte de la historia.

Los partidarios del derecho al aborto y sus aliados demócratas, al saber lo que cocinaban los magistrados conservadores del tribunal en borrador filtrado de la opinión del juez Samuel A. Alito Jr., predijeron que si se adoptaba esa decisión, repercutiría hasta la campaña de otoño y posiblemente más allá.

Se esperaba que cuando los electores fueran a las urnas en noviembre, sería en gran medida un referendo sobre el presidente Joe Biden y su partido demócrata.  Pero ahora podría suponerse que el proceso se convierta en una elección entre el gobierno demócrata y el republicano, y reducir una brecha de entusiasmo favorecedora a este último.

 

Importantes advertencias

«La derecha quiere llevar esto a un lugar -y creo que esto será un problema para la derecha- a un lugar muy oscuro para el que no creo que los estadounidenses estén preparados», dijo la encuestadora demócrata Anna Greenberg, citada por The Washington Post.

«La política de género ha estado relativamente silenciada durante algún tiempo. Esto la pone en primer plano y será dramáticamente diferente a lo que hemos visto durante mucho tiempo», aseguró como un anticipo de lo que puede pasar hasta noviembre.

Sin embargo, la minoría republicana estima que la decisión del Supremo también energizaría a sus seguidores que buscaron durante décadas ilegalizar o anular el derecho reproductivo de las mujeres, protegido por la Constitución.

«Una fuerte defensa de la vida es una ganadora de votos», dijo Kristi Hamrick, jefa de estrategia de medios y política de Students for Life, uno de los mayores grupos antiabortistas. «Da energía a la gente».

Sin embargo, cerca del 60 por ciento de los estadounidenses favorece que la Corte Suprema mantenga Roe, según recientes encuestas de opinión. Las valoraciones sobre el impacto en las elecciones de noviembre vienen acompañadas de importantes advertencias.

Por un lado, el borrador no representa necesariamente el estado actual de las discusiones entre los nueve jueces, dejando abierta la posibilidad de que el tribunal no vaya tan lejos como el proyecto que Alito esboza, señaló la valoración de WP.

El caso está planteado y los demócratas no demoraron en ir a la carga y desde el presidente Joe Biden hasta los líderes del Congreso y los funcionarios electos de ambos partidos, las noticias sobre la dirección del tribunal suscitaron comentarios rápidos y agudos.

En una declaración el 3 de mayo, Biden dijo que la mejor manera de codificar Roe es elegir a la Cámara de Representantes y al Senado a políticos que apoyen el derecho al aborto, haciendo hincapié en el enfoque de la Casa Blanca en noviembre y convirtiendo los comicios en una elección y no en un referendo.

Si el proyecto de Alito mantiene el apoyo de la mayoría de los jueces, el tribunal estará fallando en contra de la opinión pública teniendo en cuenta, entre otros aspectos, que cuatro de los jueces que votaron a favor de anular el caso Roe fueron nombrados por presidentes republicanos.

Una cuestión clave ahora es si una decisión de anular Roe realmente energizará a la base demócrata, luego de meses recibiendo golpes en el Congreso, donde la agenda de Biden no avanza, en especial en temas sociales como inmigración y el enfrentamiento al cambio climático.

Derechos de las mujeres, tema significativo

Al respecto, el gobernador de Illinois, el demócrata J.B. Pritzker, predijo «un tsunami de activismo» entre los votantes de cara a las elecciones de mitad de mandato. «La gente pensaba que esto era una ley establecida», dijo.

«Ahora, señaló, los derechos reproductivos y los derechos de la mujer son el tema número uno y están en la papeleta».

Según la valoración de WP, el tema podría convertirse en el centro de varias carreras importantes por la gobernación, especialmente en estados como Wisconsin, Michigan y Pensilvania, donde los republicanos controlan la legislatura pero los demócratas ocupan la gobernación.

Hasta ahora, el aborto motivó más a los republicanos que a los demócratas; había más votantes oponentes, que los que lo apoyaban. Que eso cambie depende, en parte, de que los demócratas y los defensores del derecho a la interrupción del embarazo puedan elevar el tema de forma consistente de aquí a noviembre.

En medio de esta controversia destaca que organizaciones como Planned Parenthood organizan movilizaciones a gran escala. Unos días antes de que se filtrara el borrador, la entidad advirtió que invertiría 150 millones de dólares en las elecciones de mitad de período junto con otros grupos nacionales que defienden el derecho al aborto.

En 1973 Roe vs. Wade estableció el derecho constitucional al aborto, con un voto de 7-2, ahora la correlación favorece a los jueces conservadores. Probablemente, según el diario Politico, el Supremo tenga una votación de 5-4.

Aunque la derecha estadounidense se organizó durante décadas con la esperanza de obtener este resultado, nunca se habría acercado al éxito sin un factor: el Colegio Electoral.

En los últimos 30 años ocurrieron ocho elecciones presidenciales, y también ocho vacantes en el Tribunal Supremo.

La extraña realidad del sistema político estadounidense es que los republicanos triunfaron en el voto popular en sólo una de las ocho elecciones, pero pudieron elegir a cinco de los ocho nuevos jueces. De estos cinco elegidos, cuatro votarán, según se dice, para revocar a Roe.

Sin dudas, el aborto debe convertirse en un tema cimero para noviembre e incluso afectar la inclinación del voto en las presidenciales de 2024, cuando las mujeres seguirán como el sector que más sufragio depositan en las urnas.

 

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: Andrew Caballero Reinolds/ AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.