Guadalupe Llori no sabe si va a llorar tras ser destituida como presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador

Por Liset García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Se calentó la sesión del parlamento ecuatoriano este martes, pese a que era de noche. Los asambleístas decidieron destituir a su presidenta Guadalupe Llori tras semanas de encontronazos y forcejeos. No obstante a que ella decidió no presentarse, se sometió a votación, y 81 de los 82 legisladores presentes (137 miembros en total) decidieron deponerla.

La destituida había interpuesto varios recursos legales para evitar que se tramitara su destitución, y que se sepa no ha trascendido ningún pronunciamiento suyo al respecto. Hasta ahora solo retuiteó un mensaje de Juan Fernando Flores, @juanflores18, coordinador de la llamada Bancada del Acuerdo Nacional y presidente del Movimiento Creo, que denuncia lo que llama “decisión ilegal” y “violación de los procesos parlamentarios”.

Parece que la Llori le cree y por eso retuiteó el mensaje publicado a nombre de la mencionada bancada, que por su nombre se puede deducir que son ellos y nadie más en todo Ecuador. ¿Puro marketing?, o de verdad también se creen que solo cuenta su opinión en un país tan polarizado y adolorido por tanta política fallida para el pueblo que dicen defender.

En su “pronunciamiento Oficial de la Bancada del Acuerdo Nacional”, @BancadaAcuerdoN, en Twitter, aseguran que “no avalaremos estos hechos, nosotros seguiremos actuando… legislando y fiscalizando con integridad por el beneficio de los ecuatorianos”.

En el hilo de este trino uno de los primeros en responder fue el usuario de esa red nombrado Duval, @duval75, quien escribió: “si venían bloqueando y suspendiendo junto a la destituida todas las sesiones para que no la saquen de la teta, qué van a  fiscalizar si se deben a su patrón que está en Carondelet”.

Hubo otras reacciones a favor de la destitución de la representante de Pachakutik, y denuncias de su actuar irresponsable por la sucesiva suspensión de sesiones incluida aquella de abril en que tras un gesto obsceno con el dedo del medio de su mano, dio la espalda al plenario y se fue, hecho que tuvo gran repercusión en las redes.

En la sesión de este martes, Marcela Holguín, legisladora de la bancada de Unión por la Esperanza (UNES), propuso la moción de destitución de Llori luego de ventilarse el informe de la Comisión Pluripartidista ad hoc, en el que se reunieron las pruebas del incumplimiento de funciones de la presidenta, que fungió en ese cargo un año y 17 días.

También levantó su voz, entre otros, Pabel Muñoz, también de UNES, quien ratificó que Llori “no solo destrozó la Asamblea Nacional, sino también la posibilidad de que Pachakutik condujera una agenda legislativa a favor de las demandas ciudadanas”.

Tras la denuncia que presentara en abril el legislador del Partido Social Cristiano (PSC) Esteban Torres, y varias maniobras de la destituida, se consumó el hecho y al propio tiempo se dispuso que el vicepresidente Virgilio Saquicela, asumiera la presidencia.

Al iniciar la sesión, otro asambleísta del PSC, Jorge Abedrabbo presentó una moción para rechazar las medidas cautelares emitidas por el juez Pedro Troya, de la Unidad Judicial de Quitumbe de Quito, que impedía al pleno abstenerse de conocer y tratar el informe de la comisión ad hoc. Tales medidas son extemporáneas, dijo el legislador, pues la comisión pluripartidista había culminado la sustanciación de la denuncia.

Habrá que ver ahora cuáles otras acciones y maniobras emprende la destituida Guadalupe Llori pues la separación de su cargo no le retira su curul como asambleísta. Y a estas alturas cualquier dislate es posible. Sería otro más.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.