Trabajadores en las calles uruguayas en reclamo de sus derechos pisoteados

Por Liset García* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Un junio caliente ha pronosticado para Uruguay su central sindical unitaria Pit-Cnt, dado el avance de las medidas neoliberales impuestas por el Ejecutivo que intenta desplazar a los trabajadores de amplios sectores decisivos en el país, con la privatización de industrias, lo que va de la mano de pérdida salarial y precariedad laboral y de las familias.

Este jueves respondieron masivamente a la convocatoria de la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), integrada por obreros de la minería, la metalurgia, la electrónica, el plástico, de los talleres, estaciones de servicio y auxilio mecánico, a quienes se sumaron los del sector lácteo y de telecomunicaciones.

Al paro en esos sectores se sumó una marcha que recorrió las calles de Montevideo y llegó hasta la sede del Ministerio de Economía y Finanzas, y siguió camino hasta la Dirección Nacional de Trabajo del ministerio de esa rama.

Los trabajadores se movilizaron para reclamar su derecho a un trabajo digno, y que el Gobierno exija a las empresas extranjeras que están o entren al ruedo de la economía uruguaya que cuenten con la mano de obra nacional.

Uno de los líderes de UNTMRA, Danilo Dárdano, reclamó al Ejecutivo que si le interesa tener un tejido industrial fuerte hay incentivos para que las empresas extranjeras se instalen en Uruguay, y «como contrapartida, sí o sí, tiene que haber mano de obra con buenos salarios».

Tras el anuncio de cerrar la fábrica (de partes de automóvil), de la empresa Cinter S.A, que dio lugar al despido de más de 150 obreros, se prepararon para iniciar las protestas. Según informó el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, la decisión de esa entidad fue “concentrar toda su actividad productiva a partir de ahora” en la planta industrial de Brasil.  

Por eso, en su comunicado, Danilo Dárdano dijo que «también deberíamos lograr que las grandes inversiones extranjeras directas, llámense papeleras, nuevos puertos o cualquier proyecto importante, deben tener porcentaje obligatorio de componente nacional», y agregó que «no podemos permitir que estos capitales golondrina se vayan de un día para el otro».

Al propio tiempo, el presidente de PIT-CNT, Marcelo Abdala, @MarceloAbdalaCNT, en su cuenta de Twitter responsabilizó al Gobierno con sus «políticas de desindustrialización» de la situación que hoy viven los obreros de Cinter Aperam que quedaron sin trabajo.

Así se reflejó en la cuenta de @PITCNT1:  

De ahí que esa central sindical anunciara un cronograma de paralizaciones para este mes y el próximo con paros y movilizaciones en sectores como la enseñanza, la construcción, metalúrgicos y el público. El 15 de junio se detendrá la enseñanza por 24 horas, y luego lo hará la Confederación de Funcionarios del Estado y en algunos ministerios la paralización será de 24 horas y en otros en forma parcial.

El plan también incluye un paro de 24 horas de las empresas públicas con una posterior marcha hasta la Torre ejecutiva para el 22 de junio próximo, dado que los temas salariales y el empleo “han empeorado” en estos últimos tiempos. “Habrá más movilizaciones”, advirtió el dirigente del Pit-Cnt, porque a los que solo les interesa la acumulación de riqueza, “naturalmente no les interesa la situación de los trabajadores».

Abdala reiteró que el paro de este jueves formó parte de un «proceso de lucha», que tendrá su síntesis el próximo 7 de julio en una enorme movilización del PIT-CNT en defensa de los intereses de los trabajadores y los más bajos sectores populares».

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Twitter de Marcelo Abdala.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.