Cumbre de los Brics y cumbre de la OTAN, un mundo nuevo contra el imperialismo

Por Geraldina Colotti.

Más del 40% de la población mundial y casi una cuarta parte del producto interno bruto mundial. Ésto representan los cinco países pertenecientes a los BRICS – acrónimo de un grupo de mercados emergentes formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica-, que se reunieron en Pekín los días 23 y 24 de junio, en una cumbre titulada «Diálogo de alto nivel sobre el desarrollo global».

Este año, el comercio entre China y los demás países del grupo, fundado en 2009, registró un aumento del 12,1 % con respecto a 2021. El volumen del comercio está creciendo, se dijo en la reunión inaugural, y en base a la cooperación complementaria en varios sectores como salud, medio ambiente, ciencia y tecnología, agricultura, formación, micro, pequeña y mediana empresa.

Un campo destinado a expandirse aún más porque China, que ahora ocupa la presidencia, trabaja en una plataforma que involucra a las economías emergentes y a los principales países en desarrollo, como alternativa al bloque occidental liderado por EE.UU., y en nombre de la cooperación en el comercio y la economía. Algunos de estos países, como Kazajstán, Arabia Saudita, Argentina, Irán, Egipto, Indonesia, Nigeria, Senegal, Emiratos Árabes Unidos, Argelia y Tailandia, fueron invitados a la cumbre como posibles nuevos miembros y asistieron a la reunión de Brics plus.

La adquisición más importante será la de Argentina, que busca respaldo para salir del chantaje del Fondo Monetario Internacional y sortear las limitaciones al acceso al crédito internacional. Los Brics se transformarán entonces en Bricsa. Mientras tanto, Buenos Aires podrá unirse al Nuevo Banco de Desarrollo BRICS (NDB), que no requiere ser parte del club para otorgar préstamos. Una opción que ya utilizan países como Uruguay, Emiratos Árabes Unidos y Bangladesh. El banco Ndb tiene su sede en Beijing y fue fundado en 2014.

Desde entonces, ya ha aprobado más de 80 proyectos para construir infraestructuras en todo el mundo. Una financiación que Pekín no condiciona a cambios de carácter político, como sí es propio de los organismos internacionales gestionados por EE.UU. Desde hace dos años, Argentina se suma al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (Aiib), un banco de desarrollo creado en 2015 por iniciativa de China. Uno de los objetivos originales del AIIB es apoyar la construcción de infraestructura bajo la Iniciativa China Belt and Road, a la que Argentina también se unió formalmente este año cuando el presidente Alberto Fernández visitó Beijing.

En Argentina, las expectativas de inflación, una de las más altas del continente, se alejaron aún más de los rangos de 38-48% para 2022 y 34-42% para 2023 previstos en el acuerdo alcanzado con el FMI para refinanciar deudas, que contemplaba la posibilidad de revisar esta hipótesis ante los nuevos choques en la economía mundial. Y el crecimiento para este año también se mantendrá por debajo del pronóstico en al menos 0,2 puntos porcentuales.

 Fernández dijo que para Argentina, los BRICS representan «una excelente alternativa cooperativa frente a un orden mundial que trabaja en beneficio de unos pocos». Argentina también tiene la presidencia pro tempore de la Celac. Por ello, Fernández fue invitado a Alemania para participar en la Cumbre del G7, integrada por Alemania, Reino Unido, Japón, Francia, España, Italia y Estados Unidos. En el G7, Argentina fue invitada junto con India, Indonesia, Sudáfrica, Senegal y Ucrania. Con ellos, el G7 organizó una sesión dedicada a la seguridad alimentaria mundial y la igualdad de género.

A pesar de los desacuerdos sobre el Mercosur, cuyo tema sigue en la agenda, la Unión Europea pretende «acelerar el diálogo político» con Argentina y preparar una reunión entre la Celac y los representantes europeos para finales de octubre. Primero, el 21 de julio, Fernández irá a la reunión del Mercosur, y tiene previsto un encuentro bilateral con el presidente estadounidense, Joe Biden.

El español Javier Niño Pérez, director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, al elogiar la política de derechos humanos de Argentina, no ocultó su aversión hacia Cuba y Venezuela. Sin embargo, se mostró abierto a la propuesta argentina de un encuentro «inclusivo» entre ambos bloques, en el que también participen Cuba y Venezuela. “Esta es la región más compatible con el euro que conocemos. En el campo energético, por primera vez Latinoamérica tiene la oportunidad de ser considerado un socio estratégico”, dijo Niño Pérez.

Ante la crisis energética provocada por el conflicto en Ucrania, la UE se ve tentada por una extraordinaria reserva de gas como la de Vaca Muerta que posee Argentina. A cambio, Europa ofrece a Buenos Aires inversión en infraestructura para la construcción de un gasoducto, que sin embargo llevará tiempo. Mientras tanto, los países del G7 buscan soluciones a corto plazo, dentro y fuera del campo occidental.

El G7, que precedió a la cumbre de la OTAN, prevista en Madrid los días 29 y 30 de junio, sirvió para hacer alarde de la compacidad del campo occidental en torno a la defensa de Ucrania, con la propuesta de nuevas sanciones contra Rusia: el cese de las importaciones de oro en los países del G7, las segunda fuente de ingresos por exportaciones de Rusia, y la posibilidad de golpear también al petróleo de Moscú.

El tema del multilateralismo como alternativa a un orden mundial hegemonizado por el imperialismo norteamericano estuvo presente en cambio en todas las intervenciones de los BRICS. “Todos compartimos una historia común de lucha contra el imperialismo, el colonialismo, la explotación y el subdesarrollo -dijo el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa-, todos compartimos el deseo de una mayor representación y perspectivas de progreso en las instituciones de gobernanza global”.

El club BRICS se negó a sumarse a las medidas coercitivas unilaterales impuestas a Rusia por EE.UU. y sus aliados. China, India y Sudáfrica se abstuvieron en la resolución de la ONU que condena a Moscú por el conflicto en Ucrania. El único que no lo hizo fue el Brasil de Bolsonaro que, sin embargo, se mantuvo mostrando «neutralidad» durante la cumbre. Beijing y Nueva Delhi tienen fuertes lazos militares y energéticos con Moscú, y están interesados en la compra de petróleo y materias primas con descuento, y Sudáfrica también tiene lazos económicos sustanciales con Rusia.

A pesar de las tensiones territoriales entre China e India (que forma parte del Quad con EE.UU., Japón y Australia), el proyecto de una alternativa monetaria a la hegemonía del dólar avanza. Y hasta el incongruente Bolsonaro declaró que «Brasil no tiene la intención de cerrarse y que se necesita una mayor integración económica». Hablando en el BRICS Business Forum, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que se está estudiando la creación de una moneda común que se utilizará para las reservas estatales.

Una moneda de cuenta BRICS que produciría un sistema de pago paralelo a los sistemas bancarios norteamericanos, totalmente desacoplado de Swift, capaz de favorecer transacciones entre países sancionados y además permitir la triangulación de bienes occidentales mediante pagos simples y a costos competitivos. Luego, Putin volvió a denunciar las medidas coercitivas unilaterales: porque -dijo- «ignoran los principios básicos de la economía de mercado y la inviolabilidad de la propiedad privada».

Sanciones también consideradas «arbitrarias» por su homólogo chino, Xi Jinping, quien destacó las repercusiones que pesan sobre los países en desarrollo y advirtió a «los principales países desarrollados» sobre la necesidad de adoptar políticas económicas «responsables». Los hechos, añadió Xi, “han demostrado repetidamente que las sanciones son un boomerang y un arma de doble filo. Quienes politizan, explotan y arman la economía mundial explotando el dominio del sistema financiero y monetario internacional para imponer sanciones arbitrarias que en última instancia perjudican a otros y al mundo entero”.

Para el presidente chino, la expansión de las alianzas militares conllevará múltiples riesgos e «inevitablemente un dilema de seguridad». El resultado sólo será un aumento de la inestabilidad global debido a la «búsqueda de la propia seguridad a expensas de otros países». La crisis en Ucrania, para Xi, debe considerarse «una llamada de atención», al igual que el proyecto de expansión de la OTAN a Suecia y Finlandia, y los vínculos cada vez más estrechos de la Alianza Atlántica con Japón y Corea del Sur, y las maniobras de Estados Unidos en el Indo-Pacífico (desde los Akus al Quad hasta la venta de armas a Taiwán), evidentemente dirigida contra China.

La historia – recordó Xi Jinping – «nos dice que solo cuando todos recuerdan las dolorosas lecciones de la guerra puede haber esperanza para la paz». En cambio, los impulsos hacia el «hegemonismo» y la «política de bloques opuestos» solo provocarán «guerras y conflictos». Desde hace un tiempo, ha analizado el presidente chino, la globalización capitalista se encuentra con “vientos en contra. Algunos países quieren desvincularse, quieren romper la cadena de suministro para construir un pequeño patio con paredes altas”. En cambio, la globalización económica “es una necesidad objetiva para el desarrollo de las fuerzas productivas y una tendencia histórica irresistible”. Retroceder «e intentar bloquear el camino de los demás terminaría bloqueando el propio camino» y dividiendo la economía mundial en «regiones aisladas».

China, por su parte, aseguró el presidente, intensificará los ajustes a las políticas macro, adoptará medidas más efectivas, se esforzará por alcanzar las metas anuales de desarrollo económico y social y minimizará el impacto de la pandemia de la Covid-19. El XX Congreso del Partido Comunista que, anunció, se realizará en el segundo semestre del año, “definirá un nuevo proyecto de desarrollo basado en nuevos conceptos, un nuevo sistema de economía abierta de mayor nivel y seguirá creando un ambiente emprendedor”. orientada al mercado, al estado de derecho e internacionalmente”

Xi aseguró a su homólogo ruso el apoyo de Pekín a los intereses fundamentales de Moscú en términos de «soberanía y seguridad», lo que provocó la reacción de Washington de que China correría el riesgo de acabar «en el lado equivocado de la historia». La parte «correcta» sería la que Washington está a punto de proponer a los aliados en la cumbre de la OTAN, ampliando sus perspectivas a otros escenarios: incluida la región del Ártico, cuya superficie glacial se va reduciendo paulatinamente, mostrando así la perspectiva de una navegabilidad de sus rutas.

 La navegación por el Ártico, que conectaría al 75% de la población mundial, evitando puntos de paso obligados para el comercio global, provocaría cambios capaces de afectar el equilibrio general: tanto en términos económicos, como considerando la potencial explotación de las reservas estratégicas mantenidas desde la zona (especialmente las tierras raras, preciosas para el desarrollo de nuevas tecnologías), tanto en términos alimentarios (pesca) como militares.

Para tener derechos territoriales sobre el Ártico están ocho naciones, que forman parte del Consejo Ártico: Canadá, Dinamarca (en representación de Groenlandia), Finlandia, Islandia, Noruega, Suecia, Estados Unidos y Rusia, único país fuera de la esfera de influencia estadounidense. En 2013, a China se le otorgó el estatus de observador. La mayoría de los países también pertenecen a la OTAN, ahora respaldados por las aspiraciones de Suecia y Finlandia de unirse, y ya han organizado operaciones conjuntas.

También en esta área estratégica se está creando el cerco de Rusia en la perspectiva de un conflicto de proporciones globales. En los últimos tres meses, el Congreso estadounidense ha aprobado 54.000 millones en ayuda civil y militar a Kiev, más del 80% del presupuesto de defensa ruso, mostrando su intención de seguir por el mismo camino: imponer sobre esta base un nuevo concepto estratégico para la dominación mundial. Por eso ha cobrado importancia la contracumbre organizada por diversas organizaciones y plataformas populares, con la entrega: No más OTAN. Fuera de las Bases Militares.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: RT.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.