DENUNCIA: Kiev presiona a los medios para que muestren a sus tropas como víctimas, no como atacantes

La organización internacional de defensa de la libertad de prensa, Reporteros sin Fronteras (RSF), ha criticado a las autoridades ucranianas por obstaculizar una cobertura mediática objetiva del conflicto militar que se desarrolla en el país, y ha pedido que se alivien las barreras para los periodistas.

«Además de arriesgar su vida en el frente, unos 9.000 reporteros que cubren la guerra en Ucrania tienen dificultades para acceder a determinados lugares y para filmar o fotografiar, e incluso son detenidos en ocasiones. Reporteros sin Fronteras condena estos abusos y pide a las autoridades ucranianas que eliminen estos obstáculos para los medios de comunicación», dice el comunicado.

Según RSF, para obtener la acreditación ante las autoridades ucranianas, los reporteros locales e internacionales se comprometen a respetar normas específicas relacionadas con la seguridad nacional de Ucrania, como no exponer los nombres de las unidades y su ubicación, no filmar instalaciones militares, esperar varias horas antes de informar sobre un ataque con misiles. Sin embargo, persisten «obstáculos injustificados» para informar de forma creíble e imparcial sobre el terreno, según los periodistas.

«A la hora de hacer fotos en el frente, siempre había un no que llegaba de la nada», dijo la fotoperiodista francesa Veronique de Viguerie, y añadió que también se sentía presionada «para presentar siempre a los soldados ucranianos como víctimas y no como atacantes», mientras cubría el conflicto en Ucrania.

Otro reportero, que quiso permanecer en el anonimato, afirmó que las autoridades ucranianas consideran a los periodistas extranjeros como «transmisores de influencias y no como vehículos de información».

«Fui detenido durante varias horas por las milicias locales y luego interrogado por el SBU [Servicio de Seguridad de Ucrania] por unas fotos inofensivas, aunque mi acreditación estaba en regla», dijo el reportero.

Un reportero del diario francés Les Echos, Guillaume Ptack, ha sido detenido varias veces en los puestos de control por los voluntarios de la defensa territorial, que desconocían que los medios de comunicación están autorizados a trabajar a pesar del toque de queda. El miedo a la detención obliga a la mayoría de los periodistas a evitar hacer fotos y videos al pasar por los puestos de control, señala en el comunicado.

«Las restricciones relacionadas con la seguridad nacional son legítimas, pero deben ser proporcionadas y no obstaculizar el trabajo de los periodistas», declaró Jeanne Cavelier, la responsable de la sección de Europa del Este y Asia Central de RSF, al instar al Gobierno ucraniano a que emita directivas claras sobre las condiciones de información y a que se asegure de que las respeten todas las fuerzas implicadas.

Tomado de Sputnik / Foto de portada:  AP / Bernat Armangue.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.