Supremacismo blanco, masculinidad y marketing: el negocio de armas en EEUU

Las principales armerías de Estados Unidos generaron ganancias que superaron los 1.700 millones de dólares, de acuerdo con un análisis presentado en la Cámara de Representantes del país norteamericano.

En momentos en que la sociedad estadounidense vive una de sus peores crisis internas de seguridad a causa de la violencia armada, el Congreso organizó una audiencia en la que se determinó que los principales fabricantes de armas de esa nación utilizan violentas estrategias de mercadotecnia para colocar sus armas, sobre todo, entre los más jóvenes.

La sesión fue encabezada por la presidenta de la Comisión de Vigilancia y Reforma, Carolyn Maloney, y contó con la participación de Marty Daniel, jefe ejecutivo de Daniel Defense, y Christopher Killoy, presidente y jefe ejecutivo de Sturn, Ruger & Company, dos de los principales fabricantes de armas del país.

El encuentro se da en el marco de la discusión de una reforma que busca prohibir la venta de rifles de asalto AR-15 al público en general, dado que este tipo de armas son las que se han usado en tiroteos escolares y públicos como el de Uvalde, Texas, en mayo pasado, y el de Highland Parks, en Illinois, durante los festejos del 4 de julio.
 
«La industria ha inundado nuestros barrios, nuestras escuelas, incluso nuestras iglesias y sinagogas con estas armas mortales, y se ha enriquecido haciéndolo […]. Con más de 300 tiroteos en lo que va de este año, y la violencia armada como principal causa de muerte de niños en Estados Unidos, es claro que estamos en una epidemia de salud pública», criticó Maloney al revelar cuánto ganan algunas de las armerías más grandes de su nación.
 
De acuerdo con una gráfica mostrada en la Cámara de Representantes, las ganancias de los fabricantes de armas superan los 1.700 millones de dólares en una década. Estas empresas que se han enriquecido son Ruger, Daniel Defense, Smith & Wesson, Bushmaster y Sig Sauer. Ruger, por ejemplo, ganó más de 100 millones de dólares por las ventas de rifles de asalto en 2021, el doble que en 2020. A Daniel Defense le fue mejor: triplicó sus utilidades entre 2019 y 2021.

El inmenso botín que se gana con publicidad

La cifra de ganancias de las armerías, que se ubica por encima de los 1.700 millones de dólares, supera el presupuesto destinado por el Gobierno estadounidense a mejoras de hospitales y edificios para 2022, el cual asciende a 1.694 millones de dólares. Además, es más que lo que las autoridades otorgaron al desarrollo de la fuerza laboral estadounidense, el cual llegó este año a los 1.269 millones de dólares.

Maloney acusó a estas empresas de realizar prácticas de negocios «perturbadoras, explotadoras e imprudentes», con «tácticas de marketing agresivas», cuya principal audiencia son hombres jóvenes, incluso valiéndose del uso de símbolos de supremacismo blanco.

Incluso, la representa señaló que algunas empresas hacen alusión directa grupos supremacistas como los Boogalo Boys, aluden al sentido de masculinidad al decir que tener un rifle te pondrá «en lo más alto de la cadena alimenticia de la testosterona». De hecho, algunos de sus anuncios imitan la visión en primera persona de muchos videojuegos.

«En resumen, la industria armamentística está ganando a costa de sangre inocente de estadounidenses», sentenció la legisladora.

Según los datos presentados en la audiencia, provistos por las propias armerías, sus ventas de rifles de asalto tipo AR-15 han aumentado en los últimos años. Por ejemplo, en el caso de Daniel Defense (marca usada en el tiroteo de Uvalde) tuvo ganancias por 120 millones de dólares por la venta de este tipo de armamento, tres veces más que los 40 millones que generó en 2019.

En el caso de Ruger (marca usada en los tiroteos de Sutherland Springs, en Texas, y en Boulder, Colorado, en 2017 y 2021), sus ganancias pasaron de 39 millones de dólares a 103 millones en los últimos tres años. En el mismo periodo, Smith & Wesson (cuyas armas fueron utilizadas en el tiroteo de Highland Park) pasó de ganar 108 millones de dólares a 253 millones.

Es más sencillo adquirir un arma que una cerveza

Las facilidades de compra también fueron criticadas. En Estados Unidos, un menor de edad tiene mayor y más fácil acceso a un rifle que a una cerveza.

«También son inquietantes las prácticas de venta utilizadas para impulsar estas armas. Daniel Defense, el fabricante del rifle comprado y utilizado por el tirador de Uvalde, ofrece sus armas de fuego a la venta a través de una financiación de ‘compre ahora y pague después’, anunciada en la primera página de su sitio web», explicó la demócrata Maloney.

Durante la audiencia, Marty Daniel, jefe ejecutivo de Daniel Defense, respondió a las acusaciones y afirmó que «los tiroteos eran ignorados hace sólo unas décadas atrás», aunque las armas que se fabrican son las mismas. Si bien calificó estos hechos como «horribles», también consideró que no hay que enfocarse en «en el tipo de arma, sino en el tipo de personas que generalmente realizan tiroteos masivos», e incluso consideró que se tratan de «problemas locales.

Por su parte, Christopher Killoy, de Sturn, Ruger & Company, también se deslindó de las acusaciones pues se tratan de objetos inanimados y afirmó que «un arma de fuego, cualquier arma de fuego, puede ser usada para el bien o para el mal. La diferencia es el individuo que las posee».

Tomado de Sputnik / Foto de portada: © STNGR Industries.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.