Cuba: A 46 años del crimen de Barbados, los tuneros recuerdan

Por  Juan M. Olivares Chávez.

Aquel 15 de octubre de 1976 en La Habana el Líder histórico de la Revolución cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz expresó que nuestros campeones yacen en el olimpo de los mártires de la patria. 

En el Museo Mártires de Barbados de Las Tunas inaugurado para la ocasión en 1978, a 46 años, se conserva la memoria histórica de la inolvidable tragedia. 

A 18 000 pies de altura se había remontado la nave DC-8 de Cubana de Aviación, cumpliendo el itinerario cu-455, que había despegado aquel 6 de octubre de 1976 del aeropuerto de Seawell de Barbados para continuar vuelo rumbo a Jamaica y Cuba con 73 pasajeros a bordo, entre quienes se encontraban los jóvenes esgrimistas que habían conquistado casi todas las medallas doradas del VI Campeonato Centroamericano y del Caribe de Caracas en Venezuela. 

Las fotografías y pertenencias rescatadas del fondo del océano, el mapa itinerario del avión DC-8 en el Caribe, fragmento del fuselaje, pasaporte de la aeromoza Mirian Remedio de la Peña, las medallas soles sin manchas que otorgara Fidel 10 años más tarde a los familiares, armas y traje de esgrima de Carlos Miguel Leyva González y Leonardo Machenzie Gran, forman parte del Museo. 

Este miércoles en el evento Barbados en la Historia que se materializa hace varios años se recordó que por medio de una investigación casuística del investigador del municipio de Jesús Menéndez, Omar Villafruela Infante, se conoció que entre las 73 víctimas que viajaban en aquel avión, se encontraba otro tunero, el chaparrero funcionario de la oficina de cubana de Aviación en Barbados Manuel Abelardo Rodríguez Font. 

El investigador-historiador Osvaldo Morfa Lima también disertó sobre su libro Unidos contra el terror, las páginas de dolor y sufrimiento causado a los tuneros en todos estos años por esos criminales manipulados por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos (CIA). 

En lo que un cesto florido perfuma la escultura, en la casa donde vivió el mártir Carlos Miguel Leiva González, un grupo de pioneros practicantes de esgrima se inspiran en sus eternos campeones a 46 años para condenar el horrendo crimen.

Tomado de Radio Rebelde / Foto de portada:  Juan M. Olivares Chávez.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: