Uruguay: Habrá más huelga de estudiantes y profesores hasta que el Parlamento escuche

Por Liset García* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Tras varios días de protestas, paro, ocupación y huelga, docentes y estudiantes del más importante y mayor centro público de altos estudios de Uruguay, la Universidad de la República de Uruguay (Udelar), decidieron poner fin a esas movilizaciones, aunque dejaron claro que si los incrementos de presupuesto solicitados no se aprueban volverán «inmediatamente» a la huelga.

Los estudiantes y el gremio de profesores reiniciaron el pasado martes la protesta para exigir nuevamente un aumento del presupuesto y en rechazo al programa de reforma educativa, a propósito de la discusión sobre el tema en el Senado, el cual solo asignó unos cuatro millones de dólares adicionales, un 10 por ciento del pedido que la universidad está haciendo, según afirmó el presidente de la Asociación de Docentes de la Universidad, Héctor Cancela.

Se trata del “desfinanciamiento de la Udelar”, ironizó Cancela, de ahí que la intergremial universitaria convocara a la primera huelga general de la Udelar en 20 años, bajo el lema de “No nos da lo mismo. En defensa de la educación pública: ¡hasta que el Parlamento escuche!”, lo que coincidió con la ocupación de varias facultades por los estudiantes, convocados por la Federación de Estudiantes Universitarios Uruguayos (FEUU), que sirvió para canalizar el descontento ante las reformas neoliberales que el gobierno nacional quiere continuar aplicando.

Este sábado, al concluir la movilización, los sindicatos emitieron un comunicado en el que anunciaron que ahora avanzarán a «una nueva etapa del conflicto» en la que también habrá movilizaciones, concentraciones y diferentes paros.

Los estudiantes ocuparon las facultades de Medicina, Psicología y Ciencias Sociales, y anunciaron que se extenderían a otros territorios del país, en señal de rebeldía ante un justo reclamo que no es escuchado por el gobierno.

Los recursos adicionales otorgados “equivalen a menos de un tercio de lo que se requiere para lograr simplemente que no se deteriore aún más la relación entre cantidad de docentes y de estudiantes”, pues si se incrementa la matrícula para formar más profesionales para bien del país, hace falta mejores salarios y más personas de apoyo a la docencia, al tiempo que es necesario posibilitar un aumento de las becas.

De hecho, se dan nuevos fondos para proyectos del Hospital de Clínicas, pero no se financia nuevo personal de apoyo asistencial. El presupuesto en esa materia es cero.

“En síntesis: el magro incremento anunciado no logra ni siquiera detener la tendencia a la caída del presupuesto universitario, caída que ya llega al 5% del presupuesto global”, resumen los integrantes de la Intergremial Universitaria.

Revelan además que en la negociación colectiva se les negó a los trabajadores de la Udelar un “fondo de inequidades salariales” que sí se les otorgó a los trabajadores de la Administración Nacional de Educación Pública, “en otro trato discriminatorio con los y las trabajadoras de la Udelar”, denunciaron.

La situación de los centros educacionales se torna cada vez más complicada por los recortes presupuestarios, lo cual es una evidencia más de que no son prioridad para el gobierno. Además de golpear los bolsillos de los profesores, se limita el acceso a recursos necesarios para garantizar la calidad de las clases y de la investigación, lo que conspira contra el desempeño de los estudiantes.

En particular, la Udelar, con una matrícula mayor ahora tiene un presupuesto disminuido, que impide a esa universidad cumplir su plan de estudio y generar posibilidades para los jóvenes.

Más allá de lo que el recorte del presupuesto lacera la calidad de la docencia, en todo caso será la sociedad la perjudicada, pues es allí donde se forman los profesionales en todas las áreas del conocimiento, y de sus aportes la destinataria es la ciudadanía, la cual será la principal afectada si se limitan las capacidades de la institución, como han repetido los sindicatos en sus reclamos, que no son “abstractos”, porque “impactan en las trayectorias” de miles de actuales y futuros estudiantes, incluso hacia el interior de la nación.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: