Casa trovada: Breve recuento de un canto compartido

Voy a trocarte las flores

por la espina de mi voz

quiero que surja el amor

del fondo de estos dolores.

Si de tanto soñarte, Lázaro García

Para cantarle a las distintas maneras en las que se suele disfrazar la vida, para cantarle a Cuba y a esas otras espiritualidades, que no por inapresables dejan de sernos imprescindibles, trovadores de varias generaciones unieron sus voces en un nuevo concierto que tuvo como escenario, no podía ser de otra manera, la sala Che Guevara de la Casa de las Américas para continuar celebrando los cincuenta años del Movimiento de la Nueva Trova.

En la simbólica sala del Árbol de la Vida, la presidenta del Instituto Cubano de la Música, Indira Fajardo, entregó la Moneda Conmemorativa 50 Aniversario de la Nueva Trova a la Casa de las Américas, a la musicóloga María Elena Vinueza, directora de Música de la institución; a los cantautores cubanos Mauricio Figueiral y Lien Rodríguez, así como a Aurora Hernández, esposa del trovador Vicente Feliú.

Aurora Hernádez, esposa del trovador Vicente Feliú, recibe la Moneda Conmemorativa por los cincuenta años del Movimiento de la Nueva Trova

Con la poesía y la guitarra al hombro los protagonistas del encuentro tuvieron a bien prestar sus voces para insuflar nueva vida a las canciones más hermosas del repertorio trovadoresco de los últimos cincuenta años en el país, entre ellas, algunas de las creadas por Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Vicente y Santiago Feliú, Noel Nicola, Lázaro García, Teresita Fernández, Amaury Pérez; y las pusieron a conversar con esas otros versos que ellos también han logrado arrebatarle a la poesía, a la música, a los elementos raros que confluyen en el nacimiento de una canción.

Gracias a la alquimia que se produce cuando una canción se desprende del trovador para enredarse entre los cuerpos del público que escucha, y se hace carne y sangre con los recuerdos, las ausencias, el amor, la muerte, los reproches que nos habitan, se pudo comprobar que el Movimiento de la Nueva Trova, a cinco décadas de su fundación, encuentra fuerza, se renueva, se bifurca por distintos cauces expresivos, gracias a la persistencia de cantores más jóvenes como Leonardo García, Ariel Barreiro, Yamira Díaz, Lien Rodríguez, Nelson Valdés, Ariel Díaz, Mauricio Figueiral, Silvio Alejandro, el decimista Marcos David Fernández y el Dúo Nueve, quienes estuvieron en la Casa, quizá por primera vez, y ahora saben que pueden regresar siempre.

Tomado de La Ventana / Fotos: Abel Carmenate.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: