Ómicron y los riegos de invasión a través del tronco encefálico

Por Flor de Paz* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La posible invasión directa del Sars-CoV-2 en el tronco encefálico a través de los nervios olfativos por vías transinápticas podría proporcionar una explicación para el síndrome de dificultad respiratoria aguda resistente al tratamiento.

Esta afirmación es fundamentada por sus autores, encabezados por el Doctor en Ciencias Calixto Machado¹, del Instituto de Neurología y Neurocirugía, en un artículo publicado en la revista Medicc Review, donde se explica que la infección del tronco encefálico por dicho coronavirus puede dañar gravemente el centro respiratorio.

DSc.Calixto Machado Curbelo, presidente de la Sociedad Cubana de Neurofisiología Clínica. Foto: JR.

De esa manera, se desencadenan “desviaciones funcionales que afectan la respiración involuntaria, lo cual da lugar al síndrome de distrés respiratorio agudo refractario al tratamiento, principal causa de muerte en pacientes con Covid-19”.

Otros detalles científicos ofrecidos por los investigadores indican que un cambio en la vía de entrada del ómicron puede afectar la transmisión, el tropismo celular y la patogénesis.

Por lo tanto, podemos plantear la hipótesis de que esta modificación de entrada puede afectar la transmisión desde el nervio olfativo hasta el tronco encefálico a través de vías transinápticas”, afirman los autores.

Y concluyen: “Una disminución de la invasión directa del virus en el tronco encefálico podría disminuir la disfunción del centro respiratorio, reduciendo el síndrome de dificultad respiratoria aguda y la necesidad de ventilación mecánica”.

Como dato de interés este equipo científico alerta —de acuerdo con otros autores— que los síntomas asociados con ómicron difieren de los “tradicionales” y se parecen más a los del resfriado común.

(1) Calixto Machado-Curbelo MD PhD DSc FAAN. Neurólogo y neurofisiólogo con doctorado en ciencias médicas y doctorado avanzado en ciencias. Es profesor titular e investigador del Instituto de Neurología y Neurocirugía de La Habana, Cuba, donde preside el Departamento de Neurofisiología Clínica y dirige el Laboratorio de Neurofisiología para Enfermedades Cerebrovasculares y la Unidad de Cuidados Intensivos, presidente de la Sociedad Cubana de Neurofisiología Clínica, presidente de la Red sobre la Definición de la Muerte de la Asociación Internacional de Bioética, presidente de la Comisión Cubana para el Diagnóstico de la Muerte Encefálica y es miembro correspondiente de la Academia Americana de Neurología.

(*) Periodista cubana especializada en temas científicos y Directora de Cubaperiodistas.

Foto de portada: Getty Images.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: