Chile: Gabriel Boric reafirma apoyo a Palestina y su pueblo

Toda acción destinada a visibilizar el objetivo de autodeterminación del pueblo palestino, la libertad de su pueblo de la ocupación y colonización de su territorio a manos del sionismo desde el año 1948 a la fecha tiene importantes repercusiones y alientan la resistencia Palestina contra el régimen nacionalsionista israelí.

Y en este marco, resulta indudable que decisiones políticas como la señalada por el presidente chileno Gabriel Boric en el Club palestino de Santiago de Chile – en la ceremonia de encendido del árbol de navidad (1) como espejo de la ceremonia que se hace en la ciudad cisjordana de Beit Lahm (Belén) – en que se informó que la Oficina de Representación del Estado chileno en Palestina elevaría su categoría a la Embajada, tiene repercusiones en distintas direcciones: Generó la alegría de los palestinos, palabras de apoyo a la decisión gubernamental chilena y la expresión evidente que el Israel y sus crímenes deben cesar. Así como lo señalado ha sido recibido en forma mayoritariamente positiva, también existen las consabidas y agrias críticas del sionismo criollo e incluso palabras desgraciadas emitidas por el embajador israelí en Chile Gil Artzyeli, quien ha tenido una serie de conductas y declaraciones, que deben ser analizadas al interior de la cancillería chilena e incluso proceder a la cancelación de sus credenciales diplomáticas. Ya analizaremos en profundidad los exabruptos del relacionista público del sionismo con rango de embajador en Chile.

La decisión del mandatario chileno es un claro apoyo y respeto al derecho internacional en materia de la autodeterminación de los pueblos y en este caso el derecho inalienable de Palestina y su pueblo de establecer un estado independiente, en lo que es su territorio indiscutible y ocupado por el sionismo a partir del nacimiento de este en mayo del año 1948. Es el acatamiento a pactos internacionales como es la convención de Ginebra y sobre todo es expresar el convencimiento, que a pesar de las presiones del sionismo interno y externo, el mandatario chileno tiene claro a quién apoyar en este proceso de ocupación y colonización de Palestina. Las palabras de Gabriel Boric expresando su decisión de elevar al rango de embajada la oficina de representación en Palestina es lo que corresponde, es lo que todo mandatario, líder de opinión, políticos debe sustentar.

No hay medias tintas cuando se trata de Palestina y la defensa de su libertad, su derecho a la autodeterminación y a concretar un estado tantas veces postergado. O estamos por la libertad del pueblo palestino o se está en la trinchera de los cómplices del régimen criminal israelí. O creemos firmemente en la defensa del derecho inalienable del pueblo palestino de establecer un estado propio, independiente o simplemente se está en la trinchera de los violadores del derecho internacional, los defensores de la ocupación y colonización que el sionismo lleva a cabo contra Palestina desde el año 1948 a la fecha y por tanto aval de crímenes de guerra y lesa humanidad.

El presidente Boric ha estado en Palestina -el año 2018- en un viaje junto a otros parlamentarios y miembros de la comunidad palestina en Chile –la más numerosa del mundo fuera de Asia Occidental- conoce bien de lo que habla, conoce el muro de la vergüenza, del apartheid con que el ente sionista ha dividido Cisjordania. Ha estado en Al Quds y Al Jalil, conoce la acción de los colonos extremistas. Y sabe bien como dar en el blanco de la hipocresía sionista como lo hizo en su época de diputado al rechazar un regalo de relaciones públicas de la entidad sionista, que les duele hasta el día de hoy. Como si el dulce sabor de la miel, quitar la amargura frente a decenas de miles de asesinatos cometidos por el ente sionista contra hombres, mujeres y niños palestinos.

En el reporte de aquel viaje a Palestina, presentado por el actual senador de la UDI Sergio Gahona (2) se abordaron, en 95 páginas, algunos de los problemas que los diputados y senadores chilenos identificaron en Palestina y que se mantienen hace décadas, en clara violación del derecho internacional: los asentamientos ilegales que acogen a 650 mil colonos considerados los más extremistas en suelo palestino. La presencia de prisioneros políticos que en número de 5000 son verdaderos secuestrados, 500 de ellos bajo la figura de detención administrativa, que implica largos de años de prisión sin juicio, sentencia y sin saber en qué fecha serán liberados. La presencia del Muro del apartheid, imposible de negar pues se eleva 9 metros sobre la superficie y se extiende por 720 kilómetros a través del suelo Cisjordano. La situación de la ciudad de Al Jalil – Hebrón – donde mil soldados ocupantes cuidan a 800 colonos que ocupan el casco histórico de la ciudad de la cual fueron expulsadas las familias palestinas. Suman a ello la situación de los millones de refugiados palestinos impedidos de volver a la tierra usurpada. Por tanto, no sólo hay conocimiento teórico, sino que empírico, hay documentos, entrevistas con organismos internacionales de defensa de los derechos humanos. Conversaciones con ex soldados sionistas que agrupados en la organización Breaking The Silence denuncian el papel ocupante y represor del ejército sionista. (3)

En Chile, tras las palabras de Boric, que hicieron saltar las alarmas israelíes, y a nivel de chimuchina política surgió la discusión respecto a que si las palabras del presidente Boric en el acto del Club Palestino – actividad en la cual estuve presente – estaban en conocimiento de la canciller chilena Antonia Urrejola. Le haya dado aviso o no a la ministra de relaciones exteriores lo cierto es que la política exterior chilena la lleva el presidente de la república y es él quien consideró necesario entregar este verdadero y positivo obsequio a la causa palestina en vísperas de navidad. Tengamos presente que la noticia entregada por Gabriel Boric no estaba prevista en el programa del Club palestino al cual tuvo acceso este cronista y que incluso, desde las filas del sionismo, según trascendió en la ceremonia existía cierta tranquilidad pues se esperaba que Boric no hablara ya que no lo había hecho en la ceremonia judía llamada Janucá efectuada en el palacio la Moneda – sede de gobierno –  – que no estaban previstas en el programa y que desde las filas sionistas generó cierta tranquilidad pues el mandatario chileno en el acto de Janucá celebrado en el palacio de Gobierno el presidente chileno no dio palabra alguna – la decisión del presidente chileno de pedir la palabra y dar a conocer la decisión que Palestina tendría muy pronto no una Oficina de Representación sino que una Embajada le dolió en el alma al sionismo criollo y los representantes del régimen infanticida en Chile. Esta es una señal política potente que hace cumplir la palabra del presidente chileno respecto a su defensa de Palestina en materia de autodeterminación.

El presidente Boric, Irina Karamanos y una familia palestina.

“Es un momento para reflexionar sostuvo Boric en esta ceremonia de encendido del árbol de navidad en el club palestino en Santiago de Chile, reflexionar también sobre los sufrimientos, y ante los sufrimientos no podemos ser ajenos y no podemos ser protocolares. Hoy, estando acá, en el Club Palestino, no podemos olvidar a una comunidad que está sufriendo una ocupación ilegal, que está resistiendo, una comunidad que está viendo violados sus derechos y su dignidad y eso es absolutamente injusto” le duela o no a personajes cómplices de Israel en Chile como el exdiputado Silber, fanático sionista, de creencia judía a pesar de militar en un partido demócrata cristiano, lobista israelí en Chile junto  a la ayuda de su pareja la senadora PPD Loreto Carvajal. Tanto a ellos como a cualquiera de los cómplices del extremismo sionistas, Boric ha dicho verdades del porte de una montaña. 

Un embajador lenguaraz 

Aquí lo que hay que tener claro es que la política exterior chilena respecto a Palestina la marcan los chilenos y no Estados Unidos o los sionistas chilenos que suelen declararse chilenos, israelíes, judíos y sionistas. Es Chile y sus autoridades los que determinan la manera de hacer respetar el derecho internacional y no las palabras desgraciadas del representante sionista en Chile, Gil Artzyeli – vinculado por el lado materno a la ocupación británica de Palestina – y que debería ser expulsado de Chile en virtud de sus palabras ofensivas, que no son nuevas ya hace unos meses tachó al presidente Boric de antisemita y hoy hace una alusión incluso al nacionasocialismo.  “En las últimas décadas el liderazgo palestino ha dedicado todos sus recursos y esfuerzos para aniquilar a Israel, incluido asociarse con Hitler, llevando solo miseria a su gente. Su idea no es vivir en paz alado de Israel sino borrarla del mapa” un Twitter escrito tras el anuncio del presidente, por parte del embajador sionista en Chile. El Sr. GIkl además de tratar de antisemita al presente chileno lo consigan como un aliado del nazismo.

Palabras que en cualquier parte del mundo merecería un llamado de atención de atención, una tarjeta amarilla pues su intromisión en los asuntos de Chile raya ya en lo grotesco al igual que la carta de los chilenos sionistas asentados en tierras palestinas, que mediante un discurso hipócrita y plagado de mentiras se presentan como víctimas, cuando en realidad son victimarios, ocupantes, colonizadores. Más aún, en época de crisis económica lanzan el dardo venenoso respecto a que el “gobierno chileno es libre de invertir recursos donde lo estime conveniente…” tratando, en la forma sibilina, tan propia de estos maestros de la hipocresía y la manipulación, hacer creer que la elevación de rango de la representación diplomática chilena implica más gasto de dinero, cuando bien saben estos colonos que la delegación chilena posee una casa y el presupuesto  que no será necesario cambiar un ápice, sino que darle el estatus que merece una representación diplomática en un país ocupado, colonizado y que requiere apoyo de todo tipo para lograr la expulsión de sus invasores.  ¿Qué preocupación pueden tener aquellos que se dicen chilenos y chilenas, pero le han jurado lealtad al régimen sionista? Y que además en esta ocasión con un lenguaje sinuoso y cobarde acusan al presidente chileno de cómplice del terrorismo. Esa conducta es también terrorismo.

Frente a estas inaceptables declaraciones tanto del representante del sionismo en Chile, sus lobistas que aman a Israel más que a su propia patria de nacimiento y estos colonos que gozan de los frutos de una tierra que ocupan y colonizan deben entender que la historia. Más temprano que tarde les cobrará factura. Resoluciones de las naciones Unidas, organismos defensores de derechos humanos, gobiernos, líderes de opiniones, las propias organizaciones israelíes vinculados a los derechos humanos dan cuenta que el régimen nacionalsionista violan las resoluciones de la ONU, violan día a los derechos humanos de hombres, mujeres y niños palestinos, ocupan, usurpan y expolian territorio ajeno.  Y cada una de esas acciones justifica completa y sin discusión alguna la resistencia palestina con todos los medios de lucha. La paz llegará a Palestina cuando el último sionista tome su vuelo o barcos de vuelta a sus países de origen.

El Grupo Parlamentario de Amistad con Palestina sacó su propia declaración lamentando el revuelo que causó la decisión del presidente Boric de cambiar de rango la representación diplomática de Chile en Palestina. Es así como la comunidad palestina publicó en su portal la declaración del llamado Grupo Interparlamentario Chileno – palestino quienes se lamentan que se busque generar un falso conflicto sobre el anuncio del presidente. Un documento con altura de miras y perspectiva histórica.

Esto no es un tema de semitismo pues en esta pugna entre colonos extranjeros y palestina los únicos semitas son los palestinos, no aquellos que han cambiado sus nombres europeos para transformarlos en nombres semitas. No es un tema religioso pues antes de la llegada de los sionistas el 55 de árabes judíos que habitaban palestina vivían en completa armonía con cristianos y musulmanes.  Es un tema político, es un tema de conflicto en el cual una ideología criminal, ocupante, colonizadora, racista extermina a la población palestina. Y, si para detener esto es necesario elevar de rango nuestras representaciones diplomáticas, expulsar embajadores voceros del crimen o negarse a ser chantajeados por las eternas víctimas convertidos en victimarios entonces hay que hacerlo.

No cabe duda que el aliento a la resistencia palestina, por parte de Gabriel Boric, se ha convertido en una espina clavada en el sionismo. El elevar de rango la representación chilena en Palestina es reconocer la importancia del medio millón de palestinos y sus descendientes avecindados en el país. Su acción es valiente y ello va más allá de las consideraciones de algunos respecto a que si esto es positivo, pero esto otro no, eleva la voz acá, pero calla por acá. Nunca estaremos completamente satisfechos y eso es parte de nuestra naturaleza. En mi caso me gusta, en general ver el vaso medio lleno y trabajar porque Chile se convierte en punta de lanza, referencia del resto de países latinoamericanos para marchar en esta senda como también en el reconocimiento de otro pueblo como es el saharaui. Ser voz de todos aquellos pueblos que de una u otra manera son invisibilizados por la acción del sionismo. Palestina, su pueblo, la resistencia necesita cada una de nuestras voces, cada una de las decisiones que sea clavar un clavo más en el ataúd del sionismo.

1. https://radio.uchile.cl/2022/12/22/presidente-gabriel-boric-anuncia-apertura-de-embajada-chilena-en-palestina/

2. https://www.latercera.com/politica/noticia/parlamentario-estuvo-comitiva-palestina-viajaron-boric-orsini-entrego-informe-detalles-gira/401396/

3. https://www.breakingthesilence.org.il/

Fuente: Telesur.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: