Caos en Congreso de EEUU

Por Deisy Francis Mexidor* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Pese a semanas de cabildeo, el congresista republicano Kevin McCarthy no logró convertirse en presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos luego de tres votaciones fallidas, algo inédito en 100 años.

“Caos en el Congreso”, reportan algunos medios de prensa en ese país, “derrota histórica”, “mal comienzo”, “evidente división dentro del Partido Republicano”, refieren otros.

Lo cierto es que el 118 Congreso de Estados Unidos, inaugurado este 3 de enero, no funcionará hasta tanto salga electo el speaker o presidente de su Cámara Baja.

¡Vaya desordenado comienzo para la nueva legislatura!, la que, por cierto, augura no pocos desacuerdos e intentos por torpedear el tiempo que le resta de mandato a Joe Biden en la Casa Blanca, hasta enero de 2025.

McCarthy, el gran favorito para sustituir a la demócrata Nancy Pelosi, no logró poner de su lado al Caucus de la Libertad, un grupo de representantes ultraconservadores leales al expresidente Donald Trump (2017-2021), que lo consideran “demasiado moderado”.

El candidato necesitaba 218 votos en el pleno de la Cámara Baja y solo obtuvo 203 en las primeras dos rondas, en un hemiciclo que el pasado 8 de noviembre pasó a manos de los republicanos, aunque con ajustada mayoría.

Una tercera votación propinó incluso menos sufragios, por lo cual decidieron suspender las actividades para este miércoles.

El GOP (Grand Old Party como se conoce al Partido Republicano) está ansioso por entrar en funciones en la Cámara de Representantes para usar su contrapeso en abrir una serie de pronosticadas investigaciones contra Biden.

Los republicanos pretenden indagar sobre Biden y su hijo Hunter por presunto tráfico de influencias, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, empresas fantasmas, estafa, tráfico de personas y comportamiento inapropiado.

A ello se suman cuestionamientos sobre la manera en que el mandatario gestionó la pandemia de la Covid-19 y la caótica retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán en agosto de 2021, entre otras hierbas.

En las elecciones de mitad de mandato los rojos (color que identifica los republicanos) obtuvieron 222 de los 435 escaños de la Cámara Baja, con lo cual aseguraron mayoría en la legislatura que se extenderá hasta enero de 2025. Los demócratas, por su parte, retuvieron el dominio del Senado con 51 de sus 100 puestos.

De momento, el punto muerto sobre quién liderará la Cámara de Representantes del 118 Congreso y el escándalo que rodea a uno de sus miembros, el republicano George Santos, quien mintió sobre partes de su currículum para llegar al puesto y es señalado de malversar por la justicia de Brasil, sacuden el centro de la democracia “Made in USA”.

(*) Periodista cubana, colaboradora de Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: