Fidel Castro: “Sin educación, realmente no puede haber Revolución”

El Día del Educador cobra un gran significado para todos los cubanos cuando Cuba hizo lo que parecía imposible y aquel 22 de diciembre de 1961 Fidel Castro anunciaba el fin de la Campaña de Alfabetización y la proclamaba Territorio Libre de Analfabetismo, iniciando la gran obra educacional con que cuenta la Revolución Cubana. Ese día Fidel dijo:

“Hemos ganado una gran batalla, y hay que llamarlo así: batalla, porque la victoria contra el analfabetismo en nuestro país se ha logrado mediante una gran batalla, con todas las reglas de una gran batalla. Batalla que comenzaron los maestros, que prosiguieron los alfabetizadores populares, y que cobró extraordinario y decisivo impulso cuando nuestras masas juveniles”.

“Cuando se dijo que Cuba iba a liquidar el analfabetismo en el solo término de un año, aquello parecía una afirmación temeraria, aquello parecía un imposible. Nuestros enemigos posiblemente se burlaron de aquella promesa, posiblemente se rieron de aquella meta que nuestro pueblo se trazara. Parecía imposible, porque era realmente difícil cumplir en tan breve espacio de tiempo un cometido semejante. ¡Y es verdad! Aquella habría sido una tarea imposible, pero habría sido una tarea imposible para un pueblo que viviera bajo la opresión, habría sido una tarea imposible para cualquier pueblo del mundo, excepto que esa tarea se la hubiese planteado un pueblo en revolución. Solo un pueblo en revolución habría sido capaz de desplegar el esfuerzo y la energía necesarios para llevar adelante tan gigantesco propósito”. (1)

Una de las principales fortalezas con la que cuenta la Revolución está en el campo de la educación, sobre su importancia manifestó en una de sus intervenciones:

«(…) sin educación, realmente no puede haber Revolución. Y la Revolución alcanzará tanto más avance y tanto más éxito, cuanto más trabaje en el campo de la educación, cuantos más técnicos competentes, hombres, administradores competentes, maestros, técnicos, cuadros revolucionarios, tenga. Y en eso está lo fundamental». (2)

Sobre el papel que tiene el educador en esta noble profesión manifestó:

“El maestro está obligado, ante todo, a plantearse ante sí altos requerimientos morales, ya que no se puede exigir a los demás lo que él mismo no practica. Solo puede educar el que es ejemplo. Por ello, la importancia social que el Partido y el Estado le confieren al trabajo del educador”.

“El educador debe ser, además, un activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideología, de nuestra moral, de nuestras convicciones políticas. Debe ser, por tanto, un ejemplo de revolucionario, comenzando por el requisito de ser un buen profesor, un trabajador disciplinado, un profesional con espíritu de superación, un luchador incansable contra todo lo mal hecho y un abanderado de la exigencia.

El educador no debe sentirse nunca satisfecho con sus conocimientos. Debe ser un autodidacta que perfeccione permanentemente su método de estudio, de indagación, de investigación. Tiene que ser un entusiasta y dedicado trabajador de la cultura. 

La autopreparación es la base de la cultura del profesor. Es esencial la disposición que cada compañero tenga para dedicar muchas horas al estudio individual, su inquietud por saber, por mantenerse actualizado, por mejorar su trabajo como educador.

Para llegar a ser un educador respetado por sus conocimientos, hay que dedicar mucho tiempo a la lectura, al estudio e incluso sacrificar horas de descanso, si fuere necesario. 

La autopreparación tendrá calidad si existe el espíritu de superación, si se es exigente consigo mismo, si se está inconforme con los conocimientos que poseen. La inquietud intelectual de un profesor es cualidad inherente de su profesión. Cuando se tiene clara conciencia del papel que se desempeña, el estudio se convierte en un placer, además de una gran necesidad. 

En la medida en que un educador esté mejor preparado, en la medida que demuestre su saber, su dominio de la materia, la solidez de sus conocimientos, así será respetado por sus alumnos y despertará en ellos el interés por el estudio, por la profundización en los conocimientos. Un maestro que imparta clases buenas, siempre promoverá el interés por el estudio en sus alumnos”. (3)

Notas:

1- Discurso en la concentración celebrada en la Plaza de la Revolución «José Martí», para proclamar a Cuba Territorio Libre de Analfabetismo, el 22 de diciembre de 1961

2- Discurso en la clausura del Congreso Nacional de Alfabetización, en el teatro “Chaplin”, el 5 de septiembre de 1961

3- Discurso en el acto de graduación del destacamento pedagógico universitario Manuel Ascunce Domenech, el 7 de julio de 1981

El contingente de Maestros Voluntarios jugó un gran papel para erradicar el analfabetismo en Cuba. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas
Fidel preside el acto de graduación de 1 100 maestros voluntarios que culminaron su curso
de preparatoria en las montañas de la Sierra Maestra, 23 de enero de 1961. Foto: Sitio Fidel
Soldado de las Ideas
Fidel preside el acto de graduación de 1 100 maestros voluntarios que culminaron su curso
de preparatoria en las montañas de la Sierra Maestra, 23 de enero de 1961. Foto: Sitio Fidel
Soldado de las Ideas

Fidel junto a Raúl en un recorrido con pioneros. Foto: Archivo
Fidel inaugura la escuela formadora de maestros primarios “Tania la Guerrillera”.
Pinar del Río, 1 de septiembre de 1975. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas
Fidel inaugura la escuela formadora de maestros primarios “Tania la Guerrillera”.
Pinar del Río, 1 de septiembre de 1975. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas
Fidel recorre durante la inauguración la Escuela de Instructores de Arte «Manuel Ascunce Domenech» en Santa Clara, Villa Clara, 18 de febrero de 2001. Foto: Periódico Guerrillero/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas
Fidel comparte con maestros emergentes destacados, 2001. Foto: Roberto Suárez/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas
Fidel comparte con los estudios del primer Curso Emergente de Maestros Primarios en la
Ciudad Deportiva de la Habana, 11 de septiembre de 2001. Foto: Estudios Revolución/Sitio
Fidel Soldado de las Ideas
Fidel comparte con los estudios del primer Curso Emergente de Maestros Primarios en la
Ciudad Deportiva de la Habana, 11 de septiembre de 2001. Foto: Estudios Revolución/Sitio
Fidel Soldado de las Ideas
Fidel inauguración del complejo docente Vilma Espín Guillois, 9 de abril de 2013. Foto:
Estudios Revolución/Sitio Fidel Soldado de las Ideas

En video, Fidel Castro: «Solo puede educar el que es ejemplo»

Tomado de Cubadebate / Foto de portada: Granma / Jorge Valiente 12/07/1978.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: