Tu pañuelo verde para cuando vuelvas, Tina

Por Maribel Acosta Damas* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Atraviesas el cementerio… Parece que nunca vas a encontrar la tumba… Preguntas y preguntas por una dirección rara y fría que encontraste en internet:

Tumba de Tina Modotti:

Fecha de muerte: 5 de enero de 1942

Causa de la muerte: Ataque cardiaco

Localización de los restos: Panteón de Dolores, Ciudad de México

Clase quinta

Lote 5

Línea 28

Sepultura 26

Pero casi nadie sabe. Un trabajador del cementerio se ofreció a guiarnos porque algunas personas van allí a ponerle flores.  Nuestra visita ha sido poco después del día de muertos y sobre las tumbas todavía quedan las ofrendas… en su mayoría flores marchitas y hojas de los árboles que continuaron sus rituales de vuelo al viento. Por el camino, el monumento de David Alfaro Siqueiros se erige elegante y hermoso… Pero para encontrar la tumba de Tina hay que seguir caminando, y entras a territorio pobre, con descuido visible, triste… Allí está ella: unas flores mustias sobre su lápida develan que la vienen a visitar, que no está olvidada, que no está sola…

Tina…

Aquella muchacha  hermosa, que salió definitivamente de su tierra italiana y de la pobreza extrema en que vivía, se convirtió en una fotógrafa extraordinaria y en una militante comunista comprometida y generosa. Y aún más, símbolo del movimiento feminista por su espíritu libertario y su vida desprejuiciada y activa en favor de las causas justas y de las mujeres.

Foto: Archivo.

Tina Modotti está ligada para siempre a Cuba por esos azares concurrentes del amor. En 1922 llega a México con el fotógrafo estadounidense Edgar Weston y luego  que este regresara a su país, ella permaneció en suelo mexicano y se sumó al apoyo  a su Revolución desde el arte y el activismo político. En 1928 conoció a Julio Antonio Mella, ese otro muchacho rebelde y comprometido, fundador de la Federación de estudiantes universitarios y del Partido Comunista Cubano, que llegó hasta allí perseguido por el dictador cubano Gerardo Machado. Entre ellos nació un amor profundo y pasional y;  cuando él fue asesinado por los sicarios de Gerardo Machado en la ciudad de México el 10 de enero de 1929, Tina iba de su mano y fue acusada y vilipendiada.

En 1930 es deportada de México. Viaja a la Unión Soviética y al comenzar la Guerra Civil española fue parte de sus brigadas internacionales. En 1939 regresa a México y sigue trabajando en favor de las causas justas. Estaba deteriorada del cuerpo y el alma…

Lo que dice la tumba de Tina…

Cuando te paras frente a ella, en su lápida aparece grabado el poema Tina Modotti ha muerto, epitafio que Pablo Neruda dedicó para su tumba:

Tina Modotti, hermana, no duermas, no, no duermas// tal vez tu corazón oye crecer la rosa// de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa.//descansa dulcemente, hermana.// La nueva rosa es tuya, la nueva tierra es tuya:// Te has puesto un nuevo traje de semilla profunda//tu suave silencio se llena de raíces.//No dormirás en vano, hermana.//Puro es tu nombre, pura es tu frágil vida//De abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma,//De acero, línea, polen, se construyó tu férrea,//tu delicada estructura.

… Se narra que tres años después de volver a México, ella murió en un taxi cuando regresaba a casa de madrugada. La autopsia demostró que había fallecido de un infarto después de sufrir una enfermedad coronaria crónica. Tenía 46 años. Fue enterrada envuelta en una bandera adornada con la hoz y el martillo y su amigo el grabador Leopoldo Méndez esculpió su perfil en la lápida.

… Cuenta Elena Poniatowska que  ya muerta “parecía una joven con su traje negro, su camisa blanca, su boca semiabierta, el rostro quieto, el pelo de raya en medio alisado hacia atrás, y en su bolsa un pañuelo, un llavero y una fotografía tamaño mignon de Julio Antonio Mella.”

En una esquina de su tumba, entre la maleza, sujeto fuerte a la armazón de metal que enmarca la lápida, la acompaña un pañuelo verde, símbolo de las luchas de las mujeres del continente… Tu pañuelo, para cuando vuelvas, Tina… Te esperamos…

(*)  Periodista cubana, especializada en televisión. Es profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y   Doctora en Ciencias de la Comunicación.

Fotos: Maribel Acosta Damas.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: