Deje de mentir al pueblo dicen a Lasso indígenas de Ecuador

Por Liset García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Vuelven los indígenas ecuatorianos a levantarse contra la usurpación de sus derechos en las tierras ancestrales que les pertenecen, y de cuyos recursos se apropian las transnacionales sin contar con sus nativos y sin observar la protección al medio ambiente que es su hábitat.

Por eso, la más numerosa organización indígena del país, la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador), amenazó con endurecer y radicalizar la lucha por defender la vida de los territorios indígenas y contra las actividades mineras, y responsabilizó de las consecuencias al gobierno del presidente Guillermo Lasso.

El presidente de Conaie, Leonidas Iza, advirtió a las empresas mineras que van a perder lo invertido “en nuestros territorios porque nosotros vamos a defenderlos con nuestra vida”. Al propio tiempo, exigió al Gobierno que respete lo acordado en los diálogos del pasado año, y que garantice los derechos de los indígenas, empezando por el de ser consultados sobre el uso de sus territorios ancestrales.

En la cuenta de Twitter de la Conaie, @CONAIE_Ecuador, esa organización apuntó que lo primero era hacer la ley de la consulta previa libre e informada, y en lugar de eso, el gobierno sigue entregando los territorios para la explotación minera.

Por su parte, Hatari Sarango, vicepresidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas Indígenas y Negras (Fenocin), también publicó en la cuenta @CONAIE_Ecuador: «Exigimos al Gobierno Nacional que cumpla los acuerdos que están solo en papeles y no se están  ejecutando». Y agrega: “presidente Lasso deje de mentir al pueblo”.

Al propio tiempo, Iza informó que el 12 de enero se realizará una asamblea del movimiento indígena y de todas las agrupaciones reunidas en el Frente Nacional Antiminero, para adoptar resoluciones y “estrategias de defensa de los territorios”, así como para delinear mecanismos jurídicos que serán activados en Ecuador y a nivel internacional para detener la actividad minera. Añadió que en dicha asamblea se podría definir una fecha para realizar un paro en todos los territorios en donde están las compañías mineras.

En la conferencia de prensa Iza definió que “la minería es un daño permanente al medio ambiente, en términos económicos no aporta y solo incrementará el conflicto social. La vida está en riesgo”, por eso invitó a participar de la Asamblea Nacional en Defensa de la Vida el 12 de enero en Cotopaxi.

Al poner fin al paro nacional que durante 18 días paralizó gran parte de Ecuador el pasado año, el gobierno de Lasso se comprometió, entre otros puntos, a no entregar nuevas concesiones mineras mientras no se cuente con una ley de consulta previa en territorios indígenas. Y acordó la creación de un comité técnico para revisar la propuesta de consulta ambiental, y a no realizar actividades mineras en áreas protegidas, territorios ancestrales, en zonas intangibles y arqueológicas y en áreas de protección hídrica.

Pero esas demandas y esos acuerdos quedaron en el vacío porque nada se ha hecho ni avanzado para satisfacerlos. Por eso, este miércoles se reactivaron los reclamos al Ejecutivo nacional de implementar los 218 acuerdos alcanzados en las mesas de diálogo que cerraron sus labores en octubre pasado.

Durante una rueda de prensa en la que participaron este jueves Iza y Sarango, alertaron acerca de que acuerdos en temas tan primordiales como educación, salud, seguridad y condonación de deudas de la banca pública quedaron solo en el papel.

En relación con la condonación de las deudas de la banca pública, Iza criticó que el Ejecutivo diga ahora que dicha medida es inviable. Recordó que el propio ministro de Gobierno, Francisco Jiménez firmó el acuerdo que dispone la condonación de deudas de hasta 10.000 dólares. ¿Esto parece o es una burla?, habría que preguntarse.

El hecho evidente es que el Gobierno no brinda alivio financiero a miles de familias campesinas, y sí condona más de 2.000 millones de dólares a los grandes grupos económicos, a los que exonera de deudas tributarias que ascienden a más de 4.500 millones.

Ni hastiados de las mentiras del gobierno que sigue la marcha de su plan neoliberal, y mucho menos cansados de luchar, a los indígenas ecuatorianos les va quedando poco camino y menos paciencia para seguir reclamando sus derechos de continuar viviendo en los territorios que les legaron sus antepasados, y decidir en ellas.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: CONAIE.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: