El Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos repudia con todas sus fuerzas los sucesos dramáticos que pretendieron asestar un Golpe a la Democracia y el Estado de Derecho en Brasil

A dos años del ataque de los seguidores de Trump al Capitolio en Estados Unidos, las imágenes transmitidas en tiempo real por TelesurTV nos hicieron revivir aquel nefasto episodio.

Ahora sucedía en nuestra gran casa común, en nuestra América Latina, nuestro verde y querido Brasil, con mayor gravedad aún.

Centenares de vándalos fascistas seguidores de Bolsonaro irrumpieron en la tranquilidad del domingo, en una acción coordinada donde fueron brutalmente destruidas y saqueadas las sedes de los tres poderes del Estado: El Palacio del Planalto, el Congreso de la República y el Supremo Tribunal Federal de Brasil.

Días antes, apostados en carpas y tiendas de campaña, estos grupos fascistas llamaban a la intervención militar a las Fuerzas Armadas.

Las imágenes transmitidas en directo mostraban a policías que hablaban y tomaban selfies a los asaltantes en lugar de detenerlos.

¿Quién les permitió el ataque? ¿Quiénes coordinaron el triple asalto conjunto? ¿Qué hizo el gobernador derechista de Brasilia para impedirlo?

Las imágenes también nos mostraron que no eran las masas, no eran los trabajadores, los Sin Tierra, los pobres de las Favelas, los intelectuales o artistas, no eran el pueblo brasileño que pacíficamente derrotó en las urnas la pesadilla del Capitán Fascista Jair Bolsonaro.
Eran sus bandas de odiadores, con claros intereses, bien alimentados, pertrechados con armas y lejos de las zonas inundadas donde se encontraba justamente Lula dando apoyo al pueblo afectado.

El alma volvió a nuestros cuerpos cuando vimos, gracias a TelesurTV también, al querido presidente Lula al frente de la situación, con calma y toda su firmeza ordenando la Intervención del Distrito Federal de Brasilia.

Las fuerzas de seguridad lograron restablecer el orden y detener a los asaltantes.

Bolsonaro, protegido en el sur de Estados Unidos en La Florida, guarida de terroristas, es el instigador principal de estos hechos repudiables. Sus declaraciones anteriores y sus llamados a desconocer el resultado electoral, lo acusan por su propia boca.

Esta noche Lula recorría e inspeccionaba los daños en el Palacio del Planalto, sede de la presidencia, el Supremo Tribunal Federal y el Congreso.

«Los golpistas que han promovido la destrucción del patrimonio público en Brasilia están siendo identificados y serán castigados. Mañana retomaremos los trabajos en el Palacio de Planalto. Democracia siempre. Buenas Noches» expresó Lula Da Silva.

Todo nuestro apoyo y solidaridad al querido presidente Lula Da Silva. Todo nuestro apoyo a la defensa de la Democracia en Brasil.

Que caiga todo el peso de la ley contra la barbarie fascista.

#NoAlGolpeEnBrasil

8 de enero de 2023

Foto de portada: AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: