Día Internacional de la Educación reclama derechos de mujeres afganas

Por Dailenis Guerra Pérez / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

El quinto Día Internacional de la Educación se celebrará este  24 de enero en  una jornada dedicada, como expresó  la directora de la Unesco, Audrey Azoulay, a todas las niñas y mujeres del Afganistán que se ven privadas de su derecho a aprender, estudiar y enseñar tras el retorno al poder de los talibanes.

«La UNESCO condena este profundo atentado contra la dignidad humana y contra el derecho fundamental a la educación», expresó Azoulay al considerar que el acceso al aprendizaje es  prioridad para acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La fecha, celebrada en la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con la participación de la Unesco, exige mantener una fuerte movilización política en torno a la educación y trazar el camino para traducir los compromisos y las iniciativas mundiales en acción.

Un informe divulgado por ambas entidades reconoce el contexto en Afganistán como una de las crisis más difíciles de la actualidad, en particular, por la privación del acceso a las aulas y han pedido el levantamiento inmediato de la prohibición que restringe su acceso a la educación.

«Desde el cambio político en Kabul en agosto de 2021, la enseñanza más allá del nivel primario está suspendida indefinidamente para todas las afganas mayores de 12 años.

Esto significa que el 80 por ciento (2,5 millones) de las menores y jóvenes en edad escolar no tienen acceso a las escuelas, mientras que casi el 30 por ciento de las niñas nunca han ingresado a la educación primaria», estima la Unesco.

Decisiones recientes como suspender el acceso de las mujeres a las universidades, ha afectado a más de 100 mil estudiantes, lo que pone en peligro los logros alcanzados en los últimos veinte años.

Antes de las prohibiciones, una de cada tres jóvenes estaba matriculada en casas de altos estudios y aumentó casi 20 veces las que accedían al nivel superior.

En un comunicado oficial, la Unesco pidió que se mantenga una fuerte movilización política en torno a la educación en vísperas de trazar el camino para traducir los compromisos y las iniciativas mundiales en acciones.

«Hay que dar prioridad a la educación para acelerar el progreso hacia todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible en un contexto de recesión mundial, desigualdades crecientes y crisis climática.

La educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva», expresa el texto.

Según datos ofrecidos por la  Unesco, en la actualidad, 244 millones de niños y jóvenes están sin escolarizar y 771 millones de adultos son analfabetos. La humanidad merece una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida.

(*) Periodista cubana, Colaboradora de Resumen Latinoamericano corresponsalía Cuba.

Foto de portada: PL.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: