Presidente de Argentina inaugura VII Cumbre de la Celac

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, inauguró este martes la VII Cumbre de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que reúne a 33 países del continente americano.

El presidente anfitrión saludó la presencia del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en la sala de convenciones, y a continuación resumió las acciones realizadas por su país en su condición de Presidente Pro Témpore de la Celac durante 2022.

Llamó a trabajar unidos, en un mundo globalizado, porque de esa forma se obtendrían mejores y mayores resultados en beneficio de nuestros pueblos.

Destacó que durante sus acciones al frente del mecanismo, Argentina ha exigido el levantamiento de los bloqueos que afectan a Cuba y Venezuela.

«Creemos en la democracia, que está definitivamente en riesgo, por la derecha recalcitrante y fascista que intenta socavar la institucionalidad de nuestros pueblos, como sucedió en Bolivia y hace muy pocos días en Brasil», dijo.

Fernández condenó las acciones de la derecha al intentar asesinar a la vicepresidenta argentina Cristina Fernández, acciones como estas -puntualizó- «América Latina y el Caribe no las pueden permitir».

El mandatario argentino pidió “respeto en la diversidad” y aseguró que la región “tiene una gran oportunidad de avanzar en la integración”, pronunció en el discurso de apertura.

Debemos continuar esforzándonos por superar los efectos de la pandemia de la covid-19, de la crisis económica y logística que vivimos, y para ello debemos profundizar nuestro diálogo, en la diversidad que nos caracteriza y que debemos respetar, y en la que debemos crecer juntos.

La Celac nos brinda la oportunidad de convertir a la integración en una realidad, subrayó, y comentó que tenía la tranquilidad de durante la Presidencia Pro Témpore de Argentina haber colocado la voz de América Latina y el Caribe en el lugar que le corresponde y de habérselo dicho al Norte.

«Unidos podemos tener una fuerza arrolladora, que defienda los intereses de nuestros pueblos», dijo Fernández.

Argentina, que el último año asumió la presidencia pro témpore del bloque regional, durante su liderazgo trabajó sobre 15 objetivos, bajo los principios de “Unidad en la Diversidad” y “América Latina y el Caribe como Zona de Paz”.

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, encabeza la delegación de la mayor de las Antillas al cónclave, donde se darán cita representantes de los 33 países de América Latina y el Caribe.

Díaz-Canel, consideró este martes «una necesidad impostergable» el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya VII Cumbre comenzó en Buenos Aires.

En un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter, Díaz-Canel consideró que «fortalecer este mecanismo diverso e inclusivo es una necesidad impostergable y un deber compartido para lograr la unidad de #NuestraAmérica».

«La indispensable integración latinoamericana y caribeña nos une y convoca en la VII Cumbre de la #CELAC en Argentina«, agregó en la publicación.

La delegación que acompaña al Jefe de Estado cubano está integrada por el miembro del Buró Político y canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla; el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz; y el embajador de Cuba en Argentina, Pedro Pablo Prada.

Al encuentro de Argentina, Cuba asiste cargada de optimismo, dispuesta a expresar su apoyo a los hermanos de la región y el compromiso con los ideales, desafíos y fortalezas que les unen.

Once años después de su fundación en Venezuela, en diciembre de 2011, la Celac ha dado pasos sólidos en el camino de la integración de Nuestra América, aun cuando su quehacer no ha estado exento de retos.

La Celac es un mecanismo que apuesta por un mayor grado de concertación política frente a los desafíos que impone el escenario actual de profunda crisis económica. Fomenta la paz, la estabilidad y el derecho de todo Estado a construir su propio sistema político, libre de amenazas, agresiones y medidas coercitivas unilaterales, desde una perspectiva coordinada en el concierto de las Naciones Unidas.

Se han realizado seis cumbres de jefes de Estado y de Gobierno: I Cumbre, Chile, enero de 2013; II Cumbre, La Habana, enero de 2014; III Cumbre, Costa Rica, enero de 2015; IV Cumbre, Ecuador, enero de 2016; V Cumbre, República Dominicana, enero de 2017; y VI Cumbre, México, septiembre de 2021.
América Latina y el Caribe sigue siendo la región más desigual del planeta, con un contexto marcado por la definición de estrategias sanitarias para salir de los efectos de la pandemia, intentos de recuperación económica, seguridad alimentaria y enfrentamiento al cambio climático.

Tras los terribles efectos de la COVID-19, los pueblos de Latinoamérica y el Caribe intentan levantarse, y vuelven a reclamar y ejercer sus derechos eligiendo como presidentes a líderes progresistas que representan y abogan por defender los intereses y necesidades de las mayorías.

Pero persisten amenazas a la estabilidad en la zona, como los intentos de golpes de Estado, procesos judiciales amañados contra líderes de izquierda, asesinatos de quienes encabezan movimientos sociales y empleo de la violencia para impedir a los pueblos defender sus decisiones y derechos legítimos.

Con información de agencias / Foto de portada: Página 12.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: