Cuba, víctima del terrorismo de manera sostenida en el tiempo

Texto y fotos:  Deisy Francis Mexidor */ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

Al menos 581 actos de terrorismo de Estado se produjeron contra representaciones diplomáticas de Cuba desde el triunfo de la Revolución, en enero de 1959, la cifra vuelve a retomarse en los últimos días tras el más reciente ataque con dos cocteles Molotov lanzados contra la embajada cubana en Washington DC.

Para la jefa de la Misión de Cuba en Estados Unidos, Lianys Torres, el hecho es un recordatorio de que su país es víctima del terrorismo y lo ha sido en numerosas ocasiones, de manera sostenida en el tiempo.

Jefa de la Misión de Cuba en Estados Unidos, Lianys Torres.

Así advirtió la jefa de la Misión de Cuba en Washington DC, Lianys Torres, al dialogar con Prensa Latina sobre los sucesos del pasado 24 de septiembre, que generaron un amplio rechazo aquí de diversos sectores.

La diplomática cubana dijo que lo acontecido refleja también “una conducta permisiva de las autoridades del orden de este país, que han sido sede de dos actos terroristas contra la Embajada nuestra en Washington D.C., desde 2020, es decir, no se trata solamente de algo del pasado”.

Uno se pregunta -apuntó Torres- cómo es posible que tan cerca a la Casa Blanca, se cometan tales actos y que las autoridades del orden en Estados Unidos no pudieron prever un ataque con arma de asalto AK-47 en 2020 y, ahora un ataque con dos cócteles Molotov.

Subrayó que este lamentable hecho, “en el que afortunadamente no se lamentaron víctimas, aunque se pudieron haber lamentado, sirve como recordatorio de la doble moral del Gobierno de Estados Unidos al hacer reiteradas alusiones a su compromiso contra el terrorismo.

Sin embargo -añadió- permite que desde su territorio se hagan llamados constantes a través de las redes sociales a cometer actos violentos contra representantes de las autoridades cubanas, tanto en Cuba como en el extranjero, incluso con promesas de recompensas monetarias.

Todo esto es público y no se actúa en contra de estas personas que hacen esos llamados”, sentenció Torres.

La jefa de Misión consideró además que el reciente ataque “demuestra impotencia, inmoralidad y odio de anticubanos y fascistas que acometen estos actos, los impulsan y los justifican”.

A una pregunta sobre si existe alguna actualización sobre la investigación, Torres comentó que hasta la información que se dispone es la misma que ya fue divulgada.

Un individuo lanzó desde la acera dos cocteles Molotov sobre la cerca perimetral de la instalación, los que impactaron en la pared frontal de esa misión diplomática. No se produjeron daños al personal que se encontraba en esa sede”, reiteró.

A solicitud de la misión diplomática cubana, oficiales del Servicio Secreto de los Estados Unidos se presentaron en la sede y tuvieron acceso a sus instalaciones para constatar la acción violenta perpetrada, agregó.

Hemos compartido con autoridades del Servicio Secreto detalles específicos del suceso y esperamos que ellos nos brinden alguna respuesta sobre la identidad, motivos y detonantes del perpetrador/ra del hecho”, señaló la diplomática.

Respecto al anterior atentado, ocurrido el 30 de abril de 2020 contra el edificio de la embajada de Cuba, Torres afirmó que solamente se conoce que, “al cabo de tres años, el atacante a la Embajada, aún espera ser juzgado y el Gobierno de los Estados Unidos no ha calificado el hecho como un acto terrorista”.

La jefa de Misión se refirió igualmente a la visita exitosa del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a Nueva York, donde “fue recibido con respeto tanto en los eventos que participó en las Naciones Unidas, como en las actividades con diversos grupos y contrapartes de Estados Unidos”.

Se patentizó una vez más la verdad de Cuba y su liderazgo en defensa de los anhelos de los pueblos del sur global, acotó al ratificar que el mandatario “realizó un programa exitoso en ONU, en el cual se desempeñó como presidente pro témpore del G77 y China, organización perteneciente a ONU que engloba a los países del sur y representa dos tercios de la población mundial”.

Además, reseñó, sostuvo encuentros con líderes de varios países, quienes clamaron al unísono su deseo de que Estados Unidos ponga fin al bloqueo contra Cuba.

Recordó Torres que antes Cuba fue país anfitrión de la propia cumbre del G77 y China en La Habana, donde se llegó al consenso de la necesidad imperante de cambiar el orden financiero global, injusto y desigual.

En Nueva York -reiteró-, nuestro presidente y nuestro pueblo recibieron el apoyo, respeto y solidaridad del pueblo estadounidense con muestras numerosas de cariño y amistad”.

(*) Periodista cubana, colaboradora de Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Jose Luis Magana / AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: