Importancia de los humedales para hacer frente al cambio climático

En medio de las consecuencias del cambio climático, la naturaleza exige atención y cuidado, por ello, en el marco del Día Mundial de los Humedales es importante destacar los beneficios de estos cuerpos de agua para el medio ambiente.

El Día Mundial de los Humedales fue decretado en 1997 en conmemoración a la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, que se celebró el 2 de febrero de 1971 en Irán.

La importancia de los humedales reside en que son ecosistemas con gran diversidad biológica, reguladores del ciclo del agua y del clima, generadores de recursos hídricos para abastecimiento de agua dulce y constituyen zonas de uso para actividades humanas como el turismo y la pesca.

Los humedales contribuyen en la regulación del ciclo del agua, en el control de inundaciones y sequías, en la provisión de agua y como refugio de vida silvestre.

Son zonas de transición entre los ecosistemas terrestres y los ecosistemas acuáticos y poseen una baja profundidad. Muchos se encuentran en llanuras inundadas que se encuentran próximas a los cursos del agua -ríos o lagos-, y algunos pueden estar aislados, sin agua cercana; y recargarse por vía subterránea.

El convenio internacional de Ramsar define a los humedales como todas aquellas extensiones de marismas, pantanos o superficies cubiertas de agua, ya sean éstas de régimen natural o artificial, de forma temporal o permanente, de forma estancada o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de 6 metros.

De manera que, el agua que juega un papel esencial en la estructura y funciones ecológicas de los humedales, puede provenir del océano, de los ríos, las lluvias o de napas subterráneas, y concentrase, por ejemplo, en forma de charqueras, pantanos o manglares, que suelen contar con gran belleza escénica.

Pero además del vital líquido, existen características particulares en los suelos de los humedales, que están conectadas directamente con su flora y su fauna, los cuales se adaptan a las los períodos de inundación y sequía de la zona.

De manera que en ellos, se refugian miles de especies de animales y vegetales que ayudan a modular tanto las condiciones climáticas como el ciclo hidrológico, que convierte a estos entornos ecológicos, en los más ricos reservorios del planeta, y por lo que su conservación resulta vital para la supervivencia del ser humano.

El suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción y biodiversidad, el control de las inundaciones, sequías, la recarga de aguas subterráneas, la regulación del carbono atmosférico y por lo tanto la mitigación del cambio climático, se encuentran entre las razones por las cuales, los humedales resultan fundamentales para el equilibrio natural del medio ambiente.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: Web Renovables Verdes.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.