Anticomunismo prolonga ya largo bloqueo de Estados Unidos

Por W. T. Whitney Jr.

Sorprendentemente, el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba tiene 60 años. Comenzó con la orden ejecutiva del presidente John F. Kennedy firmada el 3 de febrero de 1962, que amplió las restricciones existentes sobre el comercio entre Estados Unidos y Cuba.

Cuando el bloqueo alcanzó su hito de 35 años, ya era “el embargo más largo de la historia moderna”, según un observador. Igualmente notable es el celo con el que se sigue aplicando el bloqueo. Dos informes noticiosos recientes, seleccionados por coincidir con el 60 aniversario del bloqueo, dan testimonio del compromiso y el propósito serio del gobierno de los Estados Unidos.

La argentina Graciela Ramírez trabaja en Cuba como corresponsal de Resumen Latinoamericano, un importante medio de Buenos Aires. Dirige tanto la rama de Cuba de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad como su sitio web en inglés. Ramírez es co-coordinadora del Comité Internacional por la Paz, la Justicia y la Dignidad, con sede en Oakland, California. Es una figura pública cuya ruina complacería a los reaccionarios estadounidenses.

Ramírez también opera el sitio web cubaenresumen.org. Informa que el “27 de enero, mientras preparábamos diferentes notas sobre asuntos nacionales e internacionales, nuestro [sitio web] fue silenciado. No pudimos subir ninguna información”. En respuesta a su consulta, el servidor, Lino de LLC en Canadá, indicó que «esta cuenta puede estar siendo utilizada en conexión con un país que está sujeto a las leyes de embargo de los EE. UU.»

Ramírez se indigna: “El absurdo intento de silenciarnos deja al descubierto las mentiras y la hipocresía sobre la tan manipulada libertad de prensa e información que escuchamos hasta la saciedad de los imperialistas”.

El otro informe de interés se refiere a la empresa cubana BioCubaFarma, que exporta vacunas y otros productos biomédicos producidos en Cuba. El Dr. Eduardo Martínez, presidente de la empresa, dijo a los periodistas el 31 de enero que los bancos extranjeros aún no han transferido los fondos adeudados a BioCubaFarma por compradores en el extranjero.

Los bancos están motivados por el temor de incurrir en multas estadounidenses por violar las normas del bloqueo que les prohíben manejar pagos denominados en dólares estadounidenses. Martínez lamenta la “acumulación de millones [de dólares] en cuentas por cobrar” y BioCubaFarma “retrasándose en su compromiso de pagar a los proveedores de materias primas”.

Los dos informes atestiguan la persistente dedicación y diligencia de los encargados de hacer cumplir el bloqueo. Después de 60 años, todavía acosan a una solitaria activista antibloqueo como Graciela Ramírez, poco conocida por el público estadounidense y difícilmente una amenaza para la seguridad nacional estadounidense. Incluso ahora, el gobierno de los EE. UU. continúa su bloqueo con tal determinación que rechaza las normas del derecho internacional humanitario: interfieren con la distribución de vacunas contra el coronavirus que salvan vidas por parte de BioCubaFarma.

Casi dos años antes de su lanzamiento, el Departamento de Estado de los Estados Unidos definió como objetivo principal del bloqueo el de acabar con el gobierno revolucionario de Cuba. Corría el año 1962 y el bloqueo asumía decididamente una misión anticomunista. Apologistas del anticomunismo del senador Joseph McCarthy, fallecido en 1957, ocuparon puestos de poder.

La Guerra de Vietnam, con su misión anticomunista, apenas había comenzado, dejando un vacío anticomunista por llenar. No se requiere gimnasia mental para apreciar la superposición de motivaciones entre el bloqueo dirigido al gobierno de Cuba y el bloqueo como guerra contra el comunismo. Los bloqueadores que se inclinan por estos últimos, quizás los mismos que golpean a Graciela Ramírez y BioCubaFarma, muy probablemente tengan una visión especial de su trabajo.

Las motivaciones de los operativos individuales están divididas, cualitativamente. Por un lado, hay estrategias, prioridades, agravios aislados, presiones externas y entusiasmos pasajeros que atender; cambian con el tiempo. Responder a estos factores se convierte en motivación según las circunstancias. Un impulso coexistente, la motivación como sentido de misión, tiene que ver con principios de largo alcance y tiene la mirada puesta en un supuesto bien mayor, para siempre.

Cristaliza como un conjunto de ideas, particularmente aquellas que inspiran el anticomunismo. Las ideas alimentan el bloqueo, otorgando a sus defensores un celo de tipo misionero. Son firmes en mantener el bloqueo en toda su rigidez. En cualquier caso, se mantiene el compromiso de alto nivel para implementar el bloqueo. Se deriva de la misión de los ejecutores de luchar contra el comunismo, una misión que no es ajena a la experiencia histórica en los Estados Unidos.

Los gobiernos de EE. UU. y los formadores de opinión se han aprovechado durante mucho tiempo del anticomunismo; Es útil. Con ideas y hechos anticomunistas movilizados contra la Unión Soviética, el camino estaba despejado para que Estados Unidos construyera un orden mundial capitalista después de la Segunda Guerra Mundial.

El anticomunismo se convirtió en una bandera de batalla en las tácticas intervencionistas de Estados Unidos en todo el Sur global. Impulsó la formación de la anticomunista Organización de los Estados Americanos en 1948 y racionalizó todo tipo de engaños y proyectos de cambio de régimen.

El anticomunismo ha irritado a la política estadounidense. A menudo, los portavoces de la derecha etiquetan de manera libre, falsa e incluso aleatoria a los opositores políticos como “socialistas” o “comunistas”. El miedo al comunismo ha aterrorizado a demasiados ciudadanos estadounidenses, dejándolos en silencio y aceptando.

Los políticos mayoritarios han manipulado regularmente ese miedo para debilitar o bloquear iniciativas políticas progresistas. Con el tiempo, el gobierno de los EE. UU. ha experimentado dificultades para extender su guerra contra el comunismo en el extranjero. Las naciones dirigidas por comunistas maduras para el acoso son escasas en estos días. Vietnam y China son socios comerciales de Estados Unidos. En cuanto a China y Corea del Norte, la política de poder tiene prioridad sobre las provocaciones anticomunistas. El Laos comunista, pequeño y lejano, atrae poca atención. Pero el vecino cercano Cuba, durante mucho tiempo objeto de las ambiciones adquisitivas de Estados Unidos, viene al rescate. Califica.

Es como si Estados Unidos necesitara a Cuba. Golpear a Cuba puede ser una estratagema publicitaria. Se corre la voz: “Cuidado con esas políticas de izquierda que se están gestando en su país. No quieres meterte con Estados Unidos”. El gobierno de los EE. UU. siempre está dispuesto a manipular la opinión pública en su beneficio, en el país y en el extranjero.

En cuanto a Cuba, la Asamblea General de las Naciones Unidas ayuda. Desde hace casi 30 años, las naciones del mundo votan anualmente una resolución cubana denunciando el bloqueo. Votan masivamente su aprobación; sólo Estados Unidos, Israel y los raros rezagados lo desaprueban.

El mensaje se transmite de cerca y de lejos: para un anticomunismo confiable, uno puede contar con el gobierno de los Estados Unidos. El anticomunismo que es clave para prolongar el bloqueo figura en lo que Fidel Castro llamó una batalla de ideas.

La implicación para nosotros es que luchar contra el bloqueo sobre la base de las contingencias y el equilibrio de fuerzas es necesario y loable. Pero lo que cuenta, en última instancia, es la atención a la ideología, los principios básicos y el sentido de nuestra propia misión.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: Manifestación de cubanos en la Pequeña Habana de Miami, 11 de julio de 2021 / Pedro Portal/ Miami Herald.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.