Uruguay entre el Sí y el No en próximo referendo para vetar o aprobar ley que daña al pueblo

Por Liset García * / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

En plena campaña por el referendo del próximo 27 de marzo, promovido por el Frente Amplio de Uruguay contra la ley de urgente consideración (LUC), se atizan opiniones encontradas entre el Sí y quienes defienden el No derogar los artículos de esa norma en discusión, aprobada por el Ejecutivo nacional sin consulta previa.

A poco más de un mes del referendo, unos 42 dirigentes firmantes aliados del partido de gobierno consideran que es “la ley de la prepotencia, que implementa modificaciones que implican un retroceso en derechos adquiridos, disminución de las garantías individuales, recortes en gasto social”.

Según un reporte de Tlsur, en sentido contrario, autoridades de los Partidos Nacional y Colorado (PN y PC, centroderecha), De la Gente y Cabildo Abierto (PG y CA, derecha) e Independiente (PI) explicaron su estrategia para dejar sin efecto la propuesta de colectivos sociales, la central sindical (PIT-CNT) y el Frente Amplio, que gobernó Uruguay de 2005 a 2020 y hoy es la segunda fuerza política del país y la primera de oposición al gobierno.

«Aceptamos que se presente esta discusión. Sentimos que la ciudadanía merece una explicación de cuáles son los temas por los que nosotros hemos hecho la ley y queremos recorrer el país entero explicándola», dijo el presidente del PN, Pablo Iturralde.

En la región de Salto, limítrofe con Argentina por el río Uruguay, rebotó en los medios una fuerte disputa provocada por la presunta implicación de una miembro del partido de gobierno en el otorgamiento de prebendas a quienes se sumen al No.

El senador por el Partido Colorado, Germán Coutinho, hace unos días confirmó que sería “perjudicado” si se confirmara que se están ofreciendo “ayudas” a cambio de votos por el No, según reveló a la prensa. “Repudio hacer política así”, manifestó, y agregó que averiguará “si fue un escenario aislado de quien lo hizo o es algo planificado”.

Coutinho agregó desconocer si alguna gente se alejó porque se le prometían estas cosas y no se les cumplió. Eso genera “expectativas en la gente”, apuntó.

 Al propio tiempo, una semana atrás se hizo público que Alberto Pepe de Mora, de larga militancia en el Partido Colorado en esa localidad, presentó  una nueva agrupación, UNIDOS 2022, y expresó que pasaría a apoyar al intendente frenteamplista Andrés Lima, reelecto para ese puesto en Salto para el período 2020-2025.

En una conferencia de prensa Mora sostuvo que se llevó “la desilusión” de su vida porque “los líderes del partido en el que milité traicionaron a la gente, la abandonaron” de acuerdo con informaciones recogidas por Diario El Pueblo, citado por La Diaria. Asimismo, se disculpó con el Frente Amplio y con Lima por haber criticado su gestión y reiteró que trabajará para anular los 135 artículos de la LUC.

Desde que fuera aprobada la consulta, el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, desató la campaña por el Sí, como se hizo para la colecta de las firmas durante varios meses en que se logró movilizar a la militancia y mantener el tema vivo, con miles de actos a lo largo y ancho del país. “Ahora toca llegar a los tres millones y medios de uruguayos” y pelear contra un aparato de gobierno, anunció.

El dirigente frentamplista manifestó su convicción de que el pueblo uruguayo no avalará la LUC, una ley de tan mala calidad democrática, y “dependerá del empuje de toda la militancia que logremos colocar en estos meses para construir esta nueva mayoría”.

A inicios de diciembre pasado la autoridad arbitral nacional dio a conocer la certificación del 25 por ciento del padrón de electores solicitado para aprobar la consulta ciudadana y estableció la fecha del 27 de marzo para su realización. Su presidente, José Arocena, explicó que la votación será por la totalidad de los 135 artículos, en bloque, y las hojas de votación solo dirán “Sí” en color rosado y “No” en celeste, y enfatizó que la asistencia a las urnas es obligatoria, al igual que en la elección nacional.

Al ampliar detalles de la votación refirió que el Sí deberá obtener más de la mitad de los votos válidos, es decir, más votos que la suma de votos por el No y en blanco. El voto en blanco se suma al voto por el No y se computa para mantener la Ley. El voto anulado no se computa ni para el Sí ni para el No.

 

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Estefanía Leal.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.