Mujeres en la ecuación de la Revolución Cubana

Por Orlando Oramas León* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

 

El Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, tiene una connotación singular en Cuba, donde ellas son protagonistas y beneficiarias de las transformaciones que en la mayor de las Antillas ilustran la justeza y resultados de más de 60 años de Revolución.

La jornada resulta de muchas reivindicaciones y demandas en diversas latitudes del planeta, muchas de las cuales están cumplidas en la nación caribeña.

Solo para enumerar algunos de los logros alcanzados en Cuba: pago de igual salario que los hombres por trabajo de igual valor; el derecho a una pensión por viudez, a ser dueñas de la tierra,  a recibir licencia de maternidad retribuida y sus consiguientes prestaciones y la que beneficia a la trabajadora antes del parto y hasta que el bebé cumpla un año.

También el acceso a la educación universal y gratuita, y el respeto a sus derechos sexuales y reproductivos, incluidos el derecho al aborto y la elección libre y responsable sobre su fecundidad.

No por casualidad Cuba fue el primer país en firmar y el segundo en ratificar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

Pero ello no solo ha sido recibir. Ellas ocupan hoy el 53,22 por ciento de los curules de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y ello sitúa al Parlamento cubano en el segundo puesto mundial en la lista de mayor representación femenina.

Son mujeres el 49 por ciento de los trabajadores del sector estatal, el 39 por ciento del privado y cooperativo y el 68 por ciento de los técnicos y profesionales, de acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Representan el 69,6 de quienes laboran en el sistema de salud y están en la primera línea de enfrentamiento a la Covid-19, tanto en Cuba como en el mundo como integrantes del Contingente Internacional Henry Reeve, que prestó servicios en 40 países.

Igual de imprescindibles son en las investigaciones sobre nuevos medicamentos y protocolos de atención, y su huella es parte de la obtención de cinco vacunas cubanas para encarar la pandemia.

Las mujeres son el 53,5 por ciento del sistema de las Ciencias, la Innovación y la Tecnología en general y el 48 por ciento de los científicos cubanos. Ellas campean frente a las aulas de todos los niveles de la enseñanza y han llevado el programa Yo, si Puedo a otros naciones para vencer el analfabetismo.

Las mujeres también mandan en Cuba. En el gabinete de Gobierno hay varias ministras, y una de ellas, la ingeniera Inés María Chapma, es viceprimera ministra. Las hay también que dirigen provincias desde los cargos de primera secretaria del Partido Comunista de Cuba y Gobernadoras.

La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) es una de las organizaciones de masas mayores del país y desde su seno se impulsan programas  para mayor empoderamiento de las féminas. Se trata de una agenda gubernamental integrada por 44 medidas que buscan atender las brechas existentes para conseguir la igualdad de género, según Teresa Amarelle, secretaria general de la FMC. Tal programa está en sintonía con los compromisos alcanzados en la Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995, la cual marcó una hoja de ruta plegada hoy de incumplimientos en muchos lares.

Baste apuntar que son mujeres el 70 por ciento de los dos mil 700 millones de pobres en el mundo y dos tercio de los 800 millones de personas adultas analfabetas.

Aunque en Cuba alcanza ribetes de celebración, la efeméride  tuvo su origen en el reclamo de reivindicaciones como el derecho a votar y hasta luctuoso, pues el 25 de marzo de 1911 se desató un incendio en una fábrica de camisas en Nueva York en el que murió más de un centenar de mujeres.

 

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Peter Turnley / Harper’s/Corbis/ Archivo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.