Cuba: Los juicios del 11 de julio, Mauricio Vicent y otra foto mentirosa de El País

Por Arleen Rodríguez Derivet. 

Chapeando vuelve al tema de los manipulados juicios sobre los hechos del 11 de julio, a propósito de la campaña, claramente articulada desde el exterior, a la que se suman -con mal disimulado entusiasmo, abierta manipulación y, otra vez, la foto equivocada- grandes medios internacionales, como El País, periódico que fue de la izquierda española.

Retomando fragmentos del reportaje especial de Zenaida Costales en los juicios, el programa sugiere no olvidar la violencia de las terribles jornadas del 11 y 12 de julio de 2021, en una Cuba atravesada por lo que se dio en llamar la tormenta perfecta, al coincidir en tiempo y espacio el pico pandémico, la crisis de disponibilidad de oxígeno y de combustible, la falta de mantenimiento que obligó a parar plantas generadoras y provocó los insoportables apagones y las carencias exacerbadas por las nuevas medidas del bloqueo.

Sólo faltaba una chispa para encender el pasto seco, como sugiere un proverbio chino. Y eso buscaban los grupos violentos que ahora algunos presentan como pacíficos manifestantes.

Hoy, cuando la pandemia está en control, pero el peligro no ha pasado, el bloqueo no ha retirado ni una sola de las 243 medidas de la era Trump y como factor adicional se presenta el conflicto en Ucrania y las sanciones a Rusia, la chispa vuelve a acercarse a la yerba seca.

Es en ese contexto que aparecen medidas que afectan el libre tránsito de quienes buscan la reunificación familiar y los anuncios jamás cumplidos de que se reabrirá el consulado norteamericano en La Habana, pero ni lo abren ni dan visa, para luego escribir, como escribió un oscuro funcionario de la embajada americana, «conmovido» por el drama de los migrantes, como si no fuera responsabilidad absoluta de su gobierno que se siga escogiendo la ilegalidad porque lo legal está fuera de servicio.

Son esas las verdades que no escribe Mauricio Vicent en El País, cuya redacción despliega en portada la foto de una marcha de banderas cubanas como si fuera de las manifestaciones del 11 de julio y convierte problemas internos de Cuba en asuntos de aparente prioridad editorial, como si España siguiera siendo la metrópoli y Cuba la colonia.

https://spreaker.page.link/esshpjvTFJ8uPAQaA

Es ése el contexto en el que, un viejo camaján de la industria de la contrarrevolución como Frank Calzón se dedica a llamar a personas en Cuba, para convocarlas a un paro nacional.

Por respeto a la audiencia, Chapeando no trasmitió las reacciones de varios cubanos a la provocación de Calzón, pero como prueba y a manera epílogo, sí puso un sonido difundido ayer por Guerrero cubano, donde el teléfono lo contesta un niño.

Tomado de Cubadebate. 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.