Unicef recrimina a El Salvador trato a niños durante redadas

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) mostró este jueves su preocupación ante el aumento de la violencia entre pandillas en El Salvador, pero hizo énfasis en denunciar que la política del presidente Nayib Bukele, consistente en el encarcelamiento de niños y adolescentes, no es la solución al problema.

Unicef recuerda que, de acuerdo con la legislación salvadoreña, los menores de entre 12 y 15 años podrían enfrentarse a penas de hasta diez años de prisión, mientras que para los mayores de 16 estas condenas pueden alcanzar los 20 años de cárcel.

Según la agencia, se trata de medidas que «no se ajustan a las disposiciones vinculantes de la Convención sobre los Derechos del Niño, de la cual El Salvador forma parte».

De acuerdo con dicho convenio, la detención de los menores solo se debe emplear «como medida de último recurso y durante el menor tiempo posible pues el encarcelamiento de niños y adolescentes no proporciona un entorno que mejore su desarrollo» ni fomenta su reintegración social.

En este punto, Unicef recuerda que «las medidas no privativas de libertad son mucho más rentables que la detención y generan mejores resultados para los propios niños, niñas, adolescentes y la sociedad en general. Todo niño, niña y adolescente debe estar protegido frente a la detención».

El organismo internacional denuncia que «las medidas punitivas por sí solas no resolverán la violencia de las pandillas. Los niños, niñas y adolescentes pueden ser víctimas de violencia tanto por parte de las pandillas como siendo miembros de estas. Pueden ser reclutados y pueden ser utilizados». 

En ese sentido, instan al Gobierno de Nayib Bukele a que revise los cambios en la ley penal juvenil, porque los derechos de los niños, niñas y adolescentes se aplican en todo momento, incluso en los estados de excepción.

Hace dos semanas en El Salvador rige un estado de excepción, decretado por el presidente Bukele y avalado por la Asamblea Legislativa, de mayoría oficialista.

El mismo ha derivado, además, en la adopción de reformas al Código Penal para endurecer las penas en las luchas contra las pandillas, así como los medios de prensa que aborden el problema de la violencia.

Ese estado ha sido repudiado por diversas organizaciones de la sociedad civil y las Naciones Unidas también se quejó al respecto.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: EFE.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.