Venezuela no traiciona a sus aliados

Por Hedelberto López Blanch* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Varias personas me han preguntado cómo se puede entender que la República Bolivariana de Venezuela, que mantiene una fuerte relación económica, política y militar con la Federación Rusa no haya votado en contra de la resolución presentada por Estados Unidos para sacar a esa nación de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Como los medios de comunicación hegemónicos solo publican informaciones que denigran la operación militar especial de Rusia en Ucrania (cuyo fin ha sido defender a las repúblicas de Donetsk y Lugansk del genocidio sufrido desde 2014 por parte de Kiev, y desmilitarizar y desnazificar al país vecino) no han destacado la posición de Venezuela ante ese órgano de Naciones Unidas.  

Su representante en ONU, Samuel Moncada, dejó bien clara la postura de la República Bolivariana en rechazo a la confabulación contra Rusia, encabezada por Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero para aclarar el porqué Venezuela no pudo votar en esa oportunidad, busqué la información al respecto y la encontré en la página Web de Misión Verdad, la cual retoma las aclaraciones expuestas por la Organización Sures, una ONG venezolana dedicada a la defensa de los derechos humanos desde visiones críticas y emancipadoras.

La ONG  explica que “La normativa de Naciones Unidas establece que los Estados miembros son responsables de sufragar los gastos de la Organización, suspendiéndole el derecho a voto a los países deudores de cuotas que en la suma total sea igual o superior al total de las contribuciones de los dos años anteriores”.

Venezuela actualmente adeuda a la organización un total de 39 850 761 dólares, correspondientes al pago de su membresía por el año 2021, que no han podido ser cancelados a causa de las “sanciones”, mejor dicho extorsiones, impuestas por el gobierno estadounidense, razón por la cual fue suspendida de su derecho a voto en enero de este año.

De acuerdo a la Organización Sures, en otras oportunidades el país también ha perdido su derecho a voto en la Asamblea General por mora en los compromisos financieros debido al bloqueo.

Recordemos que para tratar de destruir al legítimo gobierno bolivariano, Estados Unidos y sus aliados le han impuesto a esa nación más de 400 extorsiones económicas y financieras, que se pueden considerar como un caso de lesa humanidad contra un país soberano.

“En 2017, 2018 y 2020 Venezuela cayó bajo las previsiones del artículo 19 de la Carta por impago de gastos operativos”, detalla la ONG Sures.

A pesar de esta situación, el gobierno del presidente Nicolás Maduro no ha dejado de intentar honrar sus compromisos financieros con el organismo multilateral. En 2020, trató de obtener una exención del Comité de Contribuciones de la Asamblea General de pago de las cuotas, pero la iniciativa fue bloqueada por Estados Unidos y Reino Unido.

Esta es la verdadera razón por la que la República Bolivariana de Venezuela se vio impedida de poner su voto en contra de la nefasta y arbitraria medida.

El representante permanente de Cuba ante ONU, Pedro Luís Pedroso, alertó en esa Comisión del grave peligro que impone esa decisión y enfatizó: Hoy es Rusia, pero mañana puede ser cualquiera de nuestros países, particularmente naciones del Sur que no se pliegan a los intereses de dominación y que defienden con firmeza su independencia.

En conclusiones, Venezuela ejecuta una diáfana y soberana política internacional y nunca traicionaría a sus aliados.

(*)  Periodista cubano. Escribe para el diario Juventud Rebelde y el semanario Opciones. Es el autor de «La Emigración cubana en Estados Unidos”, «Historias Secretas de Médicos Cubanos en África» y «Miami, dinero sucio», entre otros.

Ilustración de portada: Adán Iglesias Toledo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.