Nuestramérica: Organizaciones reflexionan sobre la coyuntura internacional en panel de apertura de la III Asamblea de ALBA en Buenos Aires

Este miércoles 27 de abril comenzó la III Asamblea Continental de ALBA Movimientos en Buenos Aires, Argentina. El primer panel contó con reflexiones de cinco representantes de organizaciones sociales para debatir acerca de la coyuntura internacional en un contexto de avance neoliberal en la región latinoamericana y en el mundo.

Camille Chalmers, de la Plataforma Haitiana de Reivindicación de un Desarrollo Alternativo (PAPDA, Haití), realizó un diagnóstico de la aceleración de la crisis del sistema capitalista y, por otro lado, propuso realizar una pedagogía de las revoluciones.

“Estamos en un momento de aceleración del proceso de la crisis estructural del sistema capitalista. Vivimos una crisis múltiple, una crisis de civilización. La crisis del Covid-19 acrecentó la crisis que vivía el capitalismo y su funcionamiento”, explicó Chalmers.

En ese sentido, sostuvo que la crisis del capitalismo tiene como consecuencia el endeudamiento de los países del Caribe y del Sur de la región, la crisis de los sistemas políticos que cada vez tiene menos legitimidad, y una polarización cada vez más profunda de los ingresos, generando más hambre y desigualdad en el mundo.

“La crisis está generando una creciente indignación de los pueblos, donde existen movilizaciones en varios países que cuestionan ciertos elementos que habían sido naturalizados”, argumentó el dirigente de la PAPDA.

Con respecto a las pedagogías de las revoluciones, Chalmers apuntó “en el Caribe hay pueblo rebelde, tenemos que recordar las revoluciones cubanas, la haitiana, la jamaiquina, la de República Dominicana. Estos son procesos de revolución que produjeron rupturas profundas con el capitalismo. Estos procesos deben dialogar entre sí para poder definir nuevos caminos. La construcción de un paradigma socialista es la única alternativa que tienen los pueblos para enfrentar la crisis capitalista”.

Por su parte, Vijay Prashad, de la Asamblea Internacional de los Pueblos, comenzó describiendo la difícil situación que vive el mundo con la guerra en Ucrania y con sus consecuencias en los precios de los alimentos.

“La inflación está haciendo que la gente se muera de hambre a nivel global. La clase capitalista no tiene idea de cómo resolverlo, ellos nos impulsaron a la guerra. Lo único que no saben hacer es traer soluciones” sostuvo el director del Instituto Tricontinental.

Asimismo, cargó contra la hipocresía de los países civilizados y su posición frente a los miles de refugiados producidos por el conflicto bélico. “Los países europeos, civilizados, están horrorizados por la guerra de Ucrania. Pero se olvidaron de algo: de la guerra de Yemen, de Afganistán, de Siria. Si tenemos ojos celestes, si somos rubios, son bienvenidos. Pero si tienes aspecto nigeriano o sirio, no son bienvenidos. Esa es la división de la sociedad”.

Para concluir su intervención, Vijay apuntó que el capitalismo no ha podido resolver el hambre mundial durante muchos años y que es tiempo que se dé paso a un nuevo modelo económico. “El capitalismo llegó a su fin. El real movimiento de la historia es el socialismo, el socialismo no es un sueño, el socialismo es una realidad. Solamente el socialismo puede acabar con esta realidad tan preocupante”.

Luego, el dirigente del MTE Rural, Lautaro Leveratto, analizó la concentración de tierras que se produce en América Latina y particularmente en Argentina. “En América Latina y el Caribe solo el 37 por ciento de los campesinos y trabajadores poseen la tierra. El resto trabajan en fincas de sus patrones. En China, el 7 por ciento solamente tienen sus tierras. Europa esta en una posición intermedia. Pero lo grave es que año tras año estos datos son peores”.

En los últimos 40 años, el 45 por ciento de los pequeños productores migraron del campo a la ciudad. “Esto está relacionado con la profundización del modelo capitalista neoliberal. Esa tierra que dejaron los trabajadores rurales se concentró en pocas manos” comentó Leveratto.

Asimismo, el referente del MTE Rural apuntó a construir la soberanía alimentaria en todo el continente: “Lograr frenar la migración campo-ciudad porque el retorno de las familias productoras al campo es la clave para la soberanía alimentaria. Construir la soberanía alimentaria implica construir redes con las organizaciones urbanas para generar un lazó entre el campo y la ciudad, pero también es generar articulaciones internacionales es fundamental y eso venimos a hacer hoy a la asamblea del ALBA”.

Por último, Nalu Faria de Marcha Mundial de Mujeres de Brasil, tomó la palabra para resaltar la lucha feminista y clasista. “Las mujeres ya no somos la mitad del mundo invisible, somos la mitad rebelde de la historia gracias a la lucha, a nuestra lucha feminista. Pero esta no es una lucha solo nuestra, es una lucha de todas, todos y todes” comenzó diciendo en su intervención.

La referente feminista puntualizó en el estrecho vínculo entre el capitalismo y el patriarcado. “Comprendemos que en este modelo en que vivimos está basado en capitalismo que se construyó a partir del patriarcado, el racismo y el colonialismo. La lucha es por derrumbar este sistema, y no será posible derrumbar el sistema de clases si no derrotamos el patriarcado, el colonialismo y el racismo” sostuvo Faria.

La dirigente de Marcha Mundial de Mujeres analizó que el capitalismo sigue utilizando los mismos mecanismos desde los tiempos de la acumulación primitiva para controlar los cuerpos y territorios de trabajadoras y trabajadores.

“el capitalismo quiere controlar nuestros cuerpos es porque quiere controlar nuestros trabajos. No hay separación entre economía y política” sostuvo.

Por último, concluyó que “como revolucionarios y revolucionarios es reforzar el campo del feminismo. Hablamos de un feminismo que es anticolonial, antiracista, que es de clase. Es una tarea de la lucha feminista, pero también desde las organizaciones revolucionarias que quieren incorporar esta perspectiva”.

El panel se desarrolló ante una audiencia de más de 200 personas tras una mística que dio lugar a una presentación musical argentina y cubana, dando la bienvenida a los cientos de representantes de movimientos sociales presentes.

Palabras de Joel Suárez, de Cuba

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.