Europa, a quemar carbón

Por Orlando Oramas León* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Siguiendo las pautas de Estados Unidos, Europa se lanzó a intentar asfixiar a Rusia mediante múltiples sanciones, incluida prohibiciones de importar gas y petróleo de Moscú, pero ahora pudiera sofocarse por la vuelta al uso del carbón para producir energía eléctrica.

Resultan de los efectos boomerang que ya se respiran en el llamado viejo continente y sus decisiones ante la operación militar de Rusia en Ucrania, un conflicto ante el que desdeñó las negociaciones y apostó por aprestos bélicos y castigos al gigante euroasiático.

Por defecto, el ministro de Economía alemán, Robert Habeck, adelantó que ese país recurrirá a la quema de carbón para generar energía, una medida que seguirá Austria y que desempolva plantas cerradas por razones ecológicas.

Previo a la llegada del invierno, y ante un probable desabastecimiento por el cierre de los grifos del gasoducto desde Rusia, el Estado germánico probablemente tendrá que cambiar el objetivo previo de suprimir el carbón para el año 2030.

Para ello, se reacondicionará la red de centrales carboneras que forman parte de la reserva eléctrica para que puedan activarse «a corto plazo», algo que según Habeck ocurrirá tan pronto como la correspondiente ley supere el trámite parlamentario.

Las plantas de producción de energía a partir del carbón serán utilizadas para compensar el déficit de la producción de energía procedente del gas. “Eso es amargo, pero es casi necesario en esta situación para reducir el consumo de gas ruso. Debemos y haremos todo lo que podamos para almacenar la mayor cantidad de gas posible en verano y otoño”, dijo Habeck del Partido Verde en un comunicado.

Según analistas, tanto Alemania como otras naciones de la región están quemando sus reservas gasíferas. El propio ministro alemán reconoció que la capacidad de almacenamiento actual ronda el 56,7 por ciento.

“Los tanques de almacenamiento de gas deben estar llenos en invierno. Eso tiene la máxima prioridad”, dijo, mientras el gobierno anunciaba líneas de crédito adicionales por 15 mil millones de euro destinados a rellenar sus depósitos.

Las empresas energéticas europeas se han visto obligadas a recurrir a las reservas de gas que normalmente utilizan durante la temporada de invierno, debido a la reducción en el suministro del hidrocarburo desde Rusia, asegura Bloomberg en un informe.

La semana anterior Rusia recortó el suministro por el gasoducto Nord Stream 1, lo cual afecta particularmente a Alemania, pero también a Italia, Francia, Italia y Austria.

Según Gas Infrastructure Europe (GIE), la reciente disminución en el flujo provocó una caída en los niveles de almacenamiento de los operadores, similar a la que experimentaron en abril cuando, por lo general, inician la recarga de sus instalaciones.

«Claramente, esto no debería estar sucediendo en la temporada de inyección. Será inquietante para el mercado», opina Warren Patterson, jefe de estrategia de materias primas del grupo financiero neerlandés ING Groep.

Austria es uno de los países afectados. «El Gobierno federal y el grupo energético Verbund acordaron convertir la planta de energía de calefacción urbana de Mellach, actualmente cerrada, para que, en caso de emergencia, pueda volver a producir electricidad a partir del carbón y no del gas», dijo la oficina del canciller, Karl Nehammer.

Mientras tanto, en Italia fue declarado estado de alerta energética, luego que la compañía petrolera Eni reconociera que solamente recibirá una parte del gas solicitado a Moscú.

Como pintan las cosas, volverá el hollín por la quema de carbón en países que se habían fijado metas para reducir o eliminar la actividad de centrales que usan ese combustible fósil altamente contaminante.

La disyuntiva estará entre pasar frío o volver a respirar aire cargado dióxido de carbono.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: CNBC.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.