Es una amenaza vivir en Miami, unas de las ciudades más inseguras (II)

Por José Luis Méndez Méndez* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Si a pesar de los avisos de las agencias relacionadas con el turismo, las advertencias y recomendaciones sobre la inseguridad de la Miami pos covid, Ud. persiste en regalarse una experiencia extraordinaria y ha ahorrado durante meses para que su hija cumpla sus merecidos quince años en una de las vitrinas estadounidenses, entonces lo mejor que hace es prepararse para enfrentar los retos y desafíos que le impone ese viaje de “placer”.

Algunos de estas recomendaciones le pueden ser de utilidad, no son pocas. ¿Necesitas un seguro de viaje para tu visita? Aunque sólo vayas a pasar unos días, es tiempo más que suficiente para que te azoten los ángeles iracundos. Diviértete en Miami, pero haznos caso, la atención médica en el extranjero y la cancelación de vuelos pueden ser muy costosas: el seguro puede, por tanto, ser un salvavidas. Los percances en los viajes pueden ocurrir, y de hecho ocurren, y merece la pena pensar en un seguro antes de salir de casa. Asegúrate de leer los términos y condiciones para estar convencido de que la póliza cubre todas tus necesidades probables, las más amplias posibles.

Puedes pasear por un parque, tomar fotos, pero siempre atento a lo que te rodea y estar convencido de caminar por la parte correcta del lugar, claro. Con un índice de criminalidad muy  alto, puede que Miami sugiera no ser el destino más seguro de Estados Unidos. Pero en general, siempre que te ciñas a ciertos barrios, deberías estar totalmente convencido de realizar un viaje a esta ciudad costera.

Además de los ya mencionados, estos son algunos lugares que debes evitar Liberty City, Little Haití, partes de Miami Riverfront, Overtown, South Beach, entre las calles 8 y 11, ya que la delincuencia está muy extendida, en esa zona. Toma un taxi en lugar de caminar por la noche, sobre todo porque Miami no es conocida por su facilidad para deambular. Más vale prevenir que curar.

Si tienes seguro contra todo riesgo, estás en el barrio apropiado, con una conducta siempre atenta y vigilante, entonces cuidado con tus pertenencias en zonas concurridas, especialmente en las calles abarrotadas del centro de la ciudad. Los carteristas son abundantes, a la caza de los viajeros desprevenidos, y trabajan en esas zonas.

Si saliste ileso en el paseo de compras, estas sofocado y decides un chapuzón en las maravillosas playas miamenses, no dejes tus cosas sin vigilancia en la playa y, en general, vigila, incluso cuando estés con ella. Las cosas a veces desaparecen, alguien se acerca, pregunta cualquier banalidad para desmontar tu actitud expectante y mientras otro amante de lo ajeno te desvalija. No hablar con extraños es un sano consejo.

A tu llegada al aeropuerto quedarás obnubilado por su esplendor, todo acapara tu atención, nunca antes habías visto tanto ni tan bonito, pero ojo mantén tu equipaje cerca,  la terminal aérea tiene fama de que las maletas se pierden. Guarda los objetos de valor en tu equipaje de mano y no te separes de él.

Tampoco es aconsejable merodear en plan turístico los llamados pasos superiores, ya que debajo de estos pululan los menesterosos, indigentes, delincuentes que se mezclan entre ellos para cometer todo tipo de fechorías. Esta comunidad de vagabundos y, como hemos dicho, han montado ciudades improvisadas en los pasos. No es que prefieran vivir allí y de esa manera, es que el sistema los ha segregado sin otra alternativa para vivir.

Un turista no solo lo es, también lo parece y por mucho que intente mimetizarse con su entorno, siempre lo adornan particularidades distintivas. Se recomienda que para entender a Miami, que es un crisol de culturas. Donde pululan los cubanos, haitianos, puertorriqueños, mexicanos, se hablan muchas lenguas diferentes. Intenta no parecer un turista vulnerable, perdido en tiempo y espacio o como un visitante, con su equipo de cámara réflex de cuello redondo, short, sandalias, gorra, reloj inteligente, todo lo cual  te convertiría en un objetivo más. Afortunadamente, como es una ciudad cosmopolita, cualquiera puede parecer que encaja aquí, a menos que dé grandes pistas. Es decir que para visitar Miami, se debe tener un entrenamiento previo cargado de conocimientos útiles, pero necesarios para salir ileso en un viaje de placer.

La relación con la policía de Miami, es tema crucial, esta se caracteriza por la violencia, de manera que si detienen, sé educado, mantén la compostura y haz lo que te digan, aunque hagas concesiones de tus derechos humanos y civiles, pero no tienes que hablar ni responder a ninguna pregunta hasta que tengas un representante legal. Una infracción menor puede terminar en una felonía, donde la víctima puede ser victimizada por los agentes del orden y lo que comenzó por una sencillez, terminar en años de cárcel, donde el turista nunca tiene la razón.

Las playas son hermosas, así reza la propaganda, pero presta atención a banderas moradas en ellas,  significan que hay plagas peligrosas como medusas, rayas y/u otros bichos venenosos en el agua, en cualquier tiempo del año.

Estos son algunos consejos de viaje para intentar estar seguros en Miami y lidiar con su realidad, si a pesar de lo conocido persiste en exponerse Ud. y su familia a estos desafíos, siga con sus planes vacacionales. Miami, con sobradas razones puede que no parezca una ciudad segura para visitar debido a su mala reputación, pero como muchos lugares del mundo, la delincuencia está localizada No se trata de una gran batalla campal de violencia y bandas. El peligro está ahí y como la mítica “ruleta rusa” Ud. va hacia él.

Estas cosas ocurren en todos los barrios, en unos más que en otros que probablemente no visitarás y deberías evitar de todos modos. Así que sigue los consejos, confía en tu instinto, cruza los dedos, no seas una víctima más, mantente seguro mientras exploras a esta alegórica ciudad.

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Daniel Slim/ AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.