Es una amenaza vivir en Miami, unas de las ciudades más inseguras (III y Final)

Por José Luis Méndez Méndez* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

En las entregas precedentes se expuso un decálogo de consejos a seguir en el estresante paseo de un viajero por Miami, una urbe codiciada por muchos, como la meca para el foráneo, pero con historias ocultas.

Recomendaciones, advertencias, sugerencias, condiciones y sabias experiencias fueron transmitidas, pero hay más en esta interminable lista de buenas prácticas a observar para el disfrute sano y seguro de unos días de óseo.

Si vas a cualquier lugar en el mundo, el problema que siempre va a surgir una y otra vez es que le roben el dinero Así son las cosas. Dondequiera que haya turistas, también hay ladronzuelos molesto, pero cierto. Y en Miami, abundan aunque se asegura que podría ser relativamente improbable, pero aún podría ocurrir y tener menos dinero va a poner un fin prematuro a su viaje, lo cual es frustrante. Así que contén a los posibles carteristas en su camino y utiliza un recomendado cinturón de dinero de viaje. La mejor manera de mantener su dinero a salvo es un impresionante cinturón de seguridad. Además de contar con conocimientos previos, se debe viajar a Miami equipado.

Que Miami sea inseguro, nadie lo duda y por eso los fabricantes ven en esa realidad una oportunidad para desarrollar medios de seguridad eficaces y seguros para proteger a los viajeros, si no hubiese delincuencia, los innovadores fracasarían, es otra forma de ver los hechos. Hay7 concurrencia de sugerencias en las redes sociales, pero para tales casos se recomienda el novedoso cinturón de dinero Pacsafe parece ser la mejor apuesta. Es asequible, parece y actúa como un cinturón, y es resistente: ¡qué más se puede pedir de un cinturón para el dinero!

El recomendado cautica por parecer un  y no un artilugio militar como algunos cinturones de dinero. ¡También es resistente y asequible!

Así que cuando se quiera mantener el dinero a salvo en Miami o en cualquier parte del mundo lo  mejor sería simplemente llevar un cinturón de dinero. Sinceramente, es una obviedad. Piénsalo: la mejor manera de detener a un carterista en su camino es tener nada en los bolsillos y tener el dinero escondido en un cinturón. Siempre se tendrá ese alijo al que recurrir si algo va mal.

Recomendaciones de otras latitudes como experiencias en la ciudad de Nueva York, Bogotá y México capital, discrepan de esa afirmación, la práctica más reciente de la delincuencia es que si te asaltan y no tienes nada en los bolsillos de valor, te pueden matar ante la frustración del intento, así que es un consejo adicional a tener en cuenta.

Si necesitas un poco más de espacio, para tu pasaporte y otros objetos de valor de viaje, echa un vistazo a un cinturón de dinero de tamaño completo que se mete debajo de la ropa.

Viajar solo o acompañado a Miami, no minimiza los riesgos que se corren, tal vez acompañado pueda reducir la probabilidad de un contratiempo. Tal vez preocupe ir solo a un lugar conocido por sus fiestas, tal vez eso aumenta la posibilidad de que le roben la cartera. Pero dejemos de lado esas preocupaciones.

Posible o no es mejor actuar de forma previsora e inteligente. Así que hay que sumar algunos consejos adicionales para mantenerte seguro mientras se viaja solo por Miami, que tiene una gran vida nocturna y todo tipo de espectáculos. No se debe actuar demasiado desperdiciado. Nunca es divertido perder todos los sentidos. No sólo se puede perder el camino de vuelta a casa, sino que la falta de juicio puede llevar a algunas estúpidas o peligrosas situaciones.

La delincuencia y el robo de carteras son habituales. Y si estás solo, eres más un objetivo vulnerable. Lleva el comentado cinturón de dinero y mantén tus dólares a salvo. Lo último que quieres es estar en una ciudad divertida como Miami y no tener dinero en efectivo para financiar tu diversión.

En ese sentido, no guardes todo tu dinero en un solo lugar. Sepáralo en diferentes depósitos. Si pierdes el lugar donde guardas todo, ninguna parte quedará a salvo. Probablemente también deberías considerar la posibilidad de conseguir un tarjeta de crédito de emergencia para esas situaciones de “nunca se sabe cuándo”.

Mantén a tus amigos y familiares en casa informados de tus planes de viaje. No te desconectes. Diles lo que estás haciendo, a dónde vas; esto siempre es más seguro y mejor para ti a largo plazo si te ocurre algo. Que nadie sepa dónde estás no es bueno. Se siguen sumando aspectos a tener en cuenta y el añorado descanso se aleja ante tanta precaución.

Quédate en algún sitio con buenas críticas. Hay una guía sobre alojamientos favoritos en Miami. Esta es la mejor manera de encontrar uno sociable donde puedes conocer a otros viajeros solitarios y mochileros que hacen lo suyo en la ciudad. Es una buena forma de superar la tristeza del viaje en solitario y tal vez incluso hacer unos cuantos compañeros para tomar unas copas por la noche, de consuelo.

 Pregunta a la gente que conozcas o al personal de tu hotel por consejos locales sobre dónde comer y beber. Las trampas para turistas son caras en Miami, y nos imaginamos que quieren evitarlos.

Para las emergencias, debes poner números de emergencia locales en tu agenda telefónica. Guárdalos también para que estén en lo alto, así no tendrás que desplazarte por todo para encontrarlos. Poner en posición activa el localizador para el caso de perder o ser robado el celular.

Una pregunta frecuente es si Miami es seguro para las mujeres que viajan solas. La respuesta es no y se sustenta en diversas razones. En esa ciudad hay lugares exuberantes atractivos para mujeres, el ser cosmopolita aporta hombres de todos tipos y nacionalidades, que pueden atraer a una relación furtiva. Hay profesionales que se dedican a la caza de mujeres en plan de conquista y ahí comienza el peligro.

Algunas recomendaciones pueden ayudar a preservarse. Bebe con responsabilidad. Esto significa no sobrepasar tu límite tanto como vigilar tu bebida, siempre beber en exceso no es raro, máxime si se está en un ambiente contagioso con la música y el baile. Nunca dejar la bebida sola, tampoco aceptarlas de desconocidos ni dejarlas bajo custodia aunque parezcan personas agradables.

Tomar el sol desnudo o vestido de forma ligera, en Estados Unidos está en contra de la ley. Pero en Miami puedes entre la calle 1 y la 16. No es necesario exhibirse ni provocar, se consciente de la gente que te rodea y avisa si crees que otro playero te presta demasiada atención o se insinúa.

Como mujer, puedes ser más objetivo de robo. Los bolsos, sobre todo, son una victoria rápida para los ladrones. Asegúrate de que tu bolso no cuelga del respaldo de la silla de una cafetería o restaurante. Podría ser fácilmente arrebatado así que mantenlo cerca de ti, en tu regazo estará bien, porque en Miami es mala suerte poner un bolso en el suelo. Esto se aplica a cualquier viajero, por supuesto mantén tu bolso cerca de ti. Los arrebatadores y ladrones se mimetizan entre los paseantes al acecho de una oportunidad, no actúan solos y lo hurtado al descuido pasa de mano en mano y como por arte de magia se desaparece.

Los latinos acostumbrar a piropear y acosar a las mujeres, en ocasiones tienen éxito. Si alguien está molestando, lo mejor es decirles que cesen, que se vayan o ignóralos. Si alguien persiste aléjate de la situación, busca a alguien y cuéntaselo. Acuda al personal del bar, los porteros, los dueños de las tiendas, busca ayuda. No te entretengas por cortesía. Si una situación es incómoda déjala. No hay razón para que te sientas incómoda sólo para salvar los sentimientos de otra persona. Uno de los métodos es contarte historias familiares tristes, para acaparar tu atención e involucrarte en la solución, cortésmente abandona.

De forma similar, si alguien hace preguntas demasiado personales, exploratorias, como si estas casadas, donde te alojas, si necesitas guía por la ciudad, ten preparado un discurso, si para zafarte, requieres mentir hazlo sin titubear.

Como en cualquier lugar del mundo, pero tal vez más atento, sigue mereciendo la pena viajar a Miami con inteligencia. Para hacerlo hay que prepararse y bien, tener en cuenta numerosos aspectos que te ayuden a mantenerte seguro y protegido. Utiliza tu sentido común, mantente alerta y vigilante, así como alejado de las situaciones inseguras.

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Daniel Slim/ AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.