El Excmo. Sr. Brahim Ghali dirige carta al Secretario General de las Naciones Unidas sobre el informe referido al Sahara Occidental

Compartimos con nuestros lectores la carta del Excmo. Sr. Brahim Ghali, Presidente de la República Saharaui y Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y de Río de Oro (Frente POLISARIO), dirigida al Excmo. Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas.

 

Bir Lehlou, 14 de octubre de 2022

Señor Secretario General,

El Frente POLISARIO toma nota del informe del Secretario General de las Naciones Unidas de fecha 3 de octubre de 2022 sobre la situación relativa al Sáhara Occidental (S/2022/733) y desea dejar constancia de su posición respecto a varios elementos contenidos en el informe.

El Frente POLISARIO vuelve a deplorar profundamente el silencio cómplice e injustificable de la Secretaría de las Naciones Unidas y su inexcusable reticencia a llamar a las cosas por su nombre y a responsabilizar al Estado ocupante de Marruecos de las consecuencias de su incumplimiento documentado del alto el fuego que duró casi 30 años como parte integrante del Plan de Arreglo de la Organización de la Unidad Africana, que fue aceptado por ambas partes, el Frente POLISARIO y Marruecos, en agosto de 1988 y aprobado por unanimidad por el Consejo de Seguridad en sus resoluciones 658 (1990) y 690 (1991).

Como subrayamos enfáticamente en nuestra carta dirigida a usted el 18 de octubre de 2021, que se distribuyó como documento del Consejo de Seguridad (S/2021/980), fue el Estado ocupante de Marruecos el que trasladó sus fuerzas armadas a lo que entonces se llamaba la franja de protección en Guerguerat, en los Territorios Liberados del Sahara, para atacar al grupo de civiles saharauis que protestaban pacíficamente en la zona contra la ocupación ilegal de Marruecos en nuestro país.

Fueron las fuerzas del Estado ocupante de Marruecos las que cruzaron la línea de alto el fuego y ocuparon ilegalmente más tierras saharauis y construyeron, como usted afirma en su informe (S/2021/843, párr. 35), “un nuevo muro de arena de aproximadamente 20 km de longitud en Guerguerat” y “consolidaron su presencia en unos 40 km2 de tierra en la franja de protección”. También fue el Estado ocupante el que declaró desafiantemente que sus acciones en Guerguerat eran “irreversibles” (S/2021/843, párr. 23).

¿No fue el desplazamiento de tropas por parte del Estado ocupante de Marruecos a lo que entonces se llamaba la franja de protección un acto que violaba y torpedeaba el alto el fuego de 1991 y los acuerdos militares correspondientes? ¿No fue la ocupación ilegal de más tierras saharauis y la construcción de más muros de arena en Guerguerat y en otros lugares una violación del alto el fuego de 1991 y del Acuerdo Militar nº 1, que prohibía la entrada, por tierra o por aire, de las fuerzas armadas de ambas partes en la franja de protección (3.1), así como la construcción de nuevos muros de berma (arena, piedra y hormigón) (3.2.1)?

La respuesta es muy clara, señor Secretario General, y apunta a un hecho innegable evidenciado por la rápida evolución de los acontecimientos sobre el terreno y sus visibles consecuencias. Es el Estado ocupante de Marruecos el que ha provocado “la ruptura del alto el fuego”, tal y como reconoce el Consejo de Seguridad en su resolución 2602 (2021; PP 14). Esta es la pura verdad y la realidad de la situación, y no vale la pena tener pelos en la lengua al respecto.

Sin embargo, el Secretario General y la Secretaría de la ONU han optado de nuevo por guardar silencio sobre este hecho, incluso cuando el informe reconoce una vez más la “reanudación de las hostilidades” (S/2022/733, párrafos. 2, 51, 89 y 94) y subraya que “la falta continuada de un alto el fuego efectivo amenaza la estabilidad de la región, con un riesgo de escalada mientras persistan las hostilidades” (S/2022/733, párr. 89).

Por lo tanto, no cabe duda de que el Estado ocupante de Marruecos ha violado y torpedeado con total impunidad el alto el fuego de 1991, y que es el único responsable de las múltiples consecuencias derivadas de su continuo incumplimiento, incluidas las que afectan a la presencia y al funcionamiento de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) en el Territorio.

Este es el hecho indiscutible y el principal telón de fondo y la causa fundamental de lo que está ocurriendo en la zona de responsabilidad de la MINURSO y de la existencia del “entorno operacional y político fundamentalmente cambiado” (S/2022/733, párrafo 101) en el que opera la Misión.

El Frente POLISARIO hace un llamamiento a los miembros del Consejo de Seguridad para que tengan en cuenta este hecho comprobado cuando se reúnan para deliberar sobre la renovación del mandato de la MINURSO en los próximos días.

No cabe duda de que las referencias a la “reanudación de las hostilidades” y a “la realización de ataques aéreos y disparos a través de la berma” (S/2022/733, párr. 89), así como los “18 ataques denunciados realizados por vehículos aéreos no tripulados del Real Ejército de Marruecos al este de la berma” documentados por la MINURSO (S/2022/733, párr. 41), entre otras cosas, exponen todas las mentiras y la propaganda mendaz del Estado ocupante de Marruecos que se encuentra en un estado de negación constante sobre la amarga realidad de la guerra de agresión que ha desencadenado.

Señor Secretario General,

Desde su violación del alto el fuego el 13 de noviembre de 2020, las fuerzas de ocupación marroquíes han estado utilizando todo tipo de armas, incluidos los vehículos aéreos no tripulados (UAV), para matar cruelmente no sólo a decenas de civiles saharauis, sino también a civiles de los países vecinos mientras transitaban por los Territorios Liberados del Sahara. En los últimos dos años, las estimaciones indican que 24 civiles, incluido un niño de 15 años, han muerto y 12 han resultado heridos por los ataques de los UAV marroquíes. Los ataques aéreos marroquíes también han destruido 26 vehículos civiles y camiones pesados.

A pesar de la ruptura del alto el fuego y de los acuerdos militares relacionados, el Frente POLISARIO sigue proporcionando pleno acceso a los observadores militares de la MINURSO para que visiten y documenten, con la ayuda de los expertos del UNMAS, todos y cada uno de los lugares de los ataques llevados a cabo por los vehículos aéreos no tripulados marroquíes contra la población civil en los Territorios Liberados del Sahara.

El ataque deliberado contra civiles y objetos civiles constituye un crimen de guerra de acuerdo con el Estatuto de la Corte Penal Internacional. También constituye una violación de las normas del derecho internacional humanitario aplicables en los conflictos armados internacionales, incluido el principio de distinción y la prohibición de los ataques indiscriminados y de los actos o amenazas de violencia cuyo objetivo principal sea sembrar el terror entre la población civil. Sin embargo, el informe ofrece un relato escaso de las decenas de ataques aéreos lanzados por las fuerzas de ocupación marroquíes contra civiles saharauis y de otros países vecinos.

El informe (S/2022/733, párr. 4), por ejemplo, indica que “la MINURSO siguió observando informes de ataques realizados por vehículos aéreos no tripulados del Real Ejército de Marruecos al este de la berma”. Sin embargo, “la MINURSO sólo pudo confirmar de forma independiente que se produjeron víctimas en una ocasión, el 16 de noviembre de 2021 en la zona de Mijek. Además, la MINURSO observó restos humanos en otros cuatro lugares”.

El informe (S/2022/733, párr. 5) afirma además que “el 2 de noviembre, la MINURSO tomó nota de las informaciones de los medios de comunicación que sugerían que se había producido un ataque aéreo en Bir Lahlou, en el que estaban implicados dos camiones argelinos, que supuestamente había provocado la muerte de tres civiles. La observación de la MINURSO sugiere que los camiones transportaban combustible y que los daños fueron causados por la explosión de un proyectil aire-tierra y el consiguiente incendio”. Sin embargo, el informe no identifica al Estado ocupante de Marruecos como responsable del ataque aéreo y de otros ataques criminales contra civiles y otras personas, y se queda con una serie de ataques aéreos “anónimos” que simplemente ocurrieron.

El informe (S/2022/733, párr. 63) se refiere a “un incidente ocurrido el 2 de agosto, durante el cual un camión cisterna del Frente POLISARIO utilizado para suministrar agua a granel a la MINURSO fue destruido por un presunto ataque aéreo (munición aire-tierra) en las proximidades de la base de operaciones de la MINURSO en Agwanit”, lo que provocó la interrupción del suministro de combustible a todas las bases de operaciones de la Misión “al este de la berma”. Sin embargo, el informe guarda silencio sobre quiénes fueron los responsables del ataque criminal, es decir, las fuerzas del Estado marroquí ocupante, y sus consecuencias para las operaciones de reabastecimiento de combustible de la MINURSO.

Además, el informe (S/2022/733, párr. 63) afirma claramente que, “el 24 de agosto, el Real Ejército de Marruecos escribió a la MINURSO transmitiendo sus garantías, “excepcionalmente” por “una sola vez”, para el reabastecimiento de las cinco bases de operaciones al este de la berma”. Esto significa que los civiles saharauis y los bienes civiles que suministran agua a granel, gasóleo y otros suministros a las bases de operaciones de la MINURSO en los territorios liberados saharauis podrían ser en cualquier momento objetivo de las fuerzas del Estado ocupante, incluso si están escoltadas por patrullas de la Misión. No es difícil imaginar las consecuencias previsibles de estos ataques sobre la sostenibilidad de las bases de operaciones de la MINURSO a corto y largo plazo.

El Estado ocupante de Marruecos afirma que “nunca ha atacado ni atacará a civiles, ni a ciudadanos argelinos u otras nacionalidades” (S/2022/733, párrafo 6). El hecho es que el mismo Estado ocupante ya había afirmado que había “ausencia total de conflicto armado” (S/2021/843, párr. 16), lo cual, como se ha visto, es una alegación infundada que queda desmentida incluso por los pocos relatos descritos en el informe.

Sr. Secretario General,

En cuanto a las actividades políticas, el informe (S/2022/733, párr. 27) señala que su enviado personal fue informado por el Estado marroquí ocupante de que “no le sería posible reunirse con representantes de la sociedad civil y de las organizaciones de mujeres con ocasión de esta primera visita” al Sáhara Occidental, anunciada oficialmente por las Naciones Unidas. Lo cierto es que el Estado ocupante bloqueó la visita del Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental al territorio imponiendo una serie de condiciones previas sobre dónde debía ir y con quién debía reunirse durante su visita al Sáhara Occidental, que es su área de responsabilidad, tal y como se define en su título de Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara Occidental.

El obstruccionismo y las tácticas dilatorias utilizadas por el Estado ocupante de Marruecos para impedir que el Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental visite el territorio deben, por tanto, ser condenados porque demuestran sin lugar a dudas que el Estado ocupante no tiene voluntad política de facilitar la misión del Enviado Personal y de participar constructivamente en el proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental.

El informe (S/2022/733, párr. 60) afirma que “Mi Representante Especial no pudo reunirse con representantes del Frente POLISARIO en Rabouni, de acuerdo con la práctica establecida”.

A pesar de la ruptura del alto el fuego y de los acuerdos militares relacionados, el Frente POLISARIO sigue comprometido con la MINURSO a varios niveles, y seguimos comprometidos a cooperar con la Misión en el cumplimiento de su mandato, tal y como estableció el Consejo de Seguridad. Sin embargo, no aceptamos que la dirección civil y militar de la MINURSO no pueda reunirse con el Frente POLISARIO en ningún lugar de los límites del Territorio por miedo a las represalias del Estado marroquí ocupante y a la política continuada de chantaje de este último sobre esta cuestión .

Además, la idea de que el Frente POLISARIO no puede reunirse con los dirigentes de la MINURSO en nuestro propio Territorio sobre el que las Naciones Unidas no reconocen ninguna soberanía marroquí porque esto “constituiría un reconocimiento del control del Frente POLISARIO sobre el Territorio al este de la berma” (S/ 2018/889, párrafo 52) es peligrosa y deplorable ya que se hace eco de la posición del Estado ocupante de Marruecos.

Al fin y al cabo, si la reunión con los dirigentes del Frente POLISARIO en los Territorios Liberados Saharauis se construyó de esta manera, seguramente reunirse con funcionarios marroquíes en El Aaiún -la capital del Sáhara Occidental ocupado- o en cualquier otro lugar del Territorio equivaldría a reconocer la anexión ilegal de nuestro Territorio por parte de Marruecos.

El área de responsabilidad de la MINURSO, que incluye el territorio del Sahara Occidental dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas, está claramente establecida por los acuerdos pertinentes aceptados por ambas partes y aprobados por el Consejo de Seguridad. Por este motivo, consta que antiguos RESG, como Sahabzada Yaqub Khan, de Pakistán, Julian Harston, del Reino Unido, y Wolfgang Weisbrod-Weber, de Alemania, entre otros, han visitado los Territorios Liberados del Sáhara Occidental y han mantenido reuniones con altos cargos del Frente POLISARIO, principalmente en Tifariti, además de en otras localidades. Este hecho demuestra que el argumento repetidamente citado de la “práctica establecida” (S/2022/733, párrafo 60) es erróneo, insostenible y, por tanto, inaceptable.

El informe (S/2022/733, párr. 67) señala que “la falta de acceso de la Misión a los interlocutores locales al oeste y al este de la berma siguió limitando gravemente su capacidad de reunir de forma independiente información fiable sobre la situación y de evaluar e informar sobre los acontecimientos en toda su zona de responsabilidad”. El informe indica además que “la exigencia de Marruecos de que la MINURSO utilice matrículas de vehículos marroquíes al oeste de la berma, en violación del acuerdo sobre el estatuto de la misión, junto con el sellado de los pasaportes de la MINURSO por parte de Marruecos, también siguió afectando a la percepción de la población local sobre la imparcialidad de la Misión”.

Sin embargo, la referencia a la falta de acceso de la Misión a los interlocutores locales “al este de la berma”, es decir, en los Territorios Liberados del Sáhara Occidental, es una noticia sorprendente y sin fundamento. El informe del Secretario General (S/2021/843, párr. 61) del año pasado afirmaba que “la falta de acceso de la Misión a los interlocutores locales al oeste de la berma seguía limitando gravemente su capacidad para reunir de forma independiente información fiable sobre el conocimiento de la situación y para evaluar e informar sobre los acontecimientos en su zona de responsabilidad” (la cursiva es nuestra). Por lo tanto, a falta de pruebas en el informe de este año, es difícil entender el porqué de este cambio “repentino” en la evaluación del acceso de la Misión a los interlocutores locales en su área de responsabilidad.

En relación con las “medidas de fomento de la confianza”, el informe (S/2022/733, párrafo 76) señala que el Enviado Personal, tras plantear la cuestión de las medidas de fomento de la confianza a los interlocutores pertinentes, “observé que ninguno de sus interlocutores expresó un interés inmediato en seguir trabajando en estas cuestiones”. El hecho es que el Frente POLISARIO explicó al Enviado Personal su comprensión de la noción de medidas de fomento de la confianza en este contexto y expresó su voluntad de participar sobre esta base. Es la otra parte la que ha declarado oficialmente en muchas ocasiones que no está dispuesta a discutir ninguna medida de confianza. Por lo tanto, la verdad debe ser expuesta sin generalizaciones ni ambigüedades.

Sr. Secretario General,

En cuanto a los derechos humanos, el informe (S/2022/733, párr. 77) indica que “la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) no ha podido realizar visitas al Sáhara Occidental por séptimo año consecutivo, a pesar de las múltiples solicitudes y de la resolución 2602 (2021) del Consejo de Seguridad, en la que se alienta encarecidamente a mejorar la cooperación”. Una vez más, el Estado ocupante de Marruecos no rinde cuentas por obstruir el trabajo de los organismos de la ONU y negarles repetidamente el acceso al territorio.

Los pocos abusos descritos en el informe no hacen justicia a las sistemáticas violaciones de los derechos humanos perpetradas con total impunidad por las autoridades de ocupación marroquíes contra los civiles saharauis y los defensores de los derechos humanos, lejos del escrutinio internacional debido al continuo bloqueo militar y al apagón mediático impuesto a los países del territorio ocupado del Sáhara Occidental.

Por lo tanto, es imperativo que el mandato de la MINURSO se amplíe para incluir un componente de derechos humanos que permita “una supervisión independiente, imparcial, exhaustiva y sostenida de la situación de los derechos humanos” (S/2022/733, párr. 100) en la zona de responsabilidad de la Misión, tal y como ha solicitado reiteradamente el Secretario General en sus informes anteriores.

La situación del grupo Gdeim Izik, descrita brevemente en el informe (S/2022/733, párr. 80), sigue siendo alarmante debido a las condiciones deplorables en las que se encuentran en las prisiones del Estado ocupante de Marruecos y a las prácticas degradantes y de represalia a las que son sometidos por la administración penitenciaria marroquí.

Pedimos una vez más que se tomen medidas urgentes para poner fin al sufrimiento de todos los presos políticos saharauis y de sus familias y que se garantice su liberación inmediata e incondicional para que puedan volver a su patria y reunirse con sus familias.

Marruecos es la potencia ocupante del Sáhara Occidental según las resoluciones de la Asamblea General 34/37 de 21 de noviembre de 1979 y 35/19 de 11 de noviembre de 1980, entre otras.

Los informes presentados a la OACDH por el Estado ocupante “sobre el modelo de desarrollo en el Sáhara Occidental” (S/2022/733, párr. 82) y por el Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos “que abarca [según afirma] cuestiones de derechos humanos en el Sáhara” (S/2022/733, párr. 81), respectivamente, son inaceptables y no pueden citarse en un informe del Secretario General sobre el Sáhara Occidental, no sólo porque carecen de toda credibilidad, sino también porque representan una violación del estatuto jurídico del territorio como territorio no autónomo sobre el que el Estado ocupante no ejerce ninguna soberanía.

En el párrafo 13, el informe hace referencia al cambio de posición del Gobierno español sobre la cuestión del Sáhara Occidental, que está en absoluta contradicción con la legalidad internacional, y por ello el Frente Polisario ha decidido suspender sus contactos con el actual Gobierno español. El informe (S/2022/733, párr. 18) menciona a varios países que inauguraron ilegalmente los llamados “consulados generales” en la ciudad de Dajla (Dakhla) en el Sáhara Occidental ocupado con la complicidad del Estado ocupante de Marruecos.

Sin embargo, el informe guarda inexplicablemente un silencio absoluto sobre la sentencia dictada el 29 de septiembre de 2021 por el Tribunal General de la Unión Europea, cuyo resumen fue distribuido como documento del Consejo de Seguridad (S/2021/979). El informe también guarda silencio sobre los distintos países que restablecieron relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática

(SADR) durante el periodo de referencia. Esta cobertura desequilibrada de los “acontecimientos recientes” es inaceptable y debería corregirse en futuros informes.

Al mencionar a la Unión Africana (UA), el informe (S/2022/733, párr. 84) omite, por sexta vez consecutiva, informar al Consejo de Seguridad de que el Estado ocupante de Marruecos sigue negándose a permitir que la Misión de Observación de la UA regrese al Sáhara Occidental y reanude su colaboración con la MINURSO.

Sr. Secretario General,

Al referirse a las actividades operativas, el informe (S/2022/733, párr. 37) menciona cuestiones relacionadas con la operación de la MINURSO en los Territorios Liberados del Sáhara, incluidas las operaciones terrestres, los vuelos de reabastecimiento de helicópteros y los convoyes terrestres de logística y mantenimiento.

Sin embargo, el informe no menciona ni reconoce los esfuerzos realizados por el Frente POLISARIO en relación con la MINURSO y la seguridad de los observadores militares estacionados en las Bases de Operaciones en los Territorios Liberados del Sáhara Occidental, a pesar de la ruptura del alto el fuego y de las circunstancias de la guerra.

En este sentido, para ayudar a mitigar los efectos sobre la Misión y en línea con las normas del Derecho Internacional Humanitario aplicables en los conflictos armados internacionales, hemos hecho todo lo posible, en las circunstancias más difíciles, para garantizar el paso seguro de forma regular de los vuelos de la MINURSO para el intercambio de tropas, la entrega de suministros a las bases de operaciones de la Misión en nuestros Territorios Liberados, la realización de patrullas terrestres de enlace y mantenimiento y la realización de evacuaciones médicas urgentes cuando sea necesario. Hemos estado suministrando agua a granel y gasóleo a los emplazamientos del equipo de la MINURSO y seguiremos ayudando a la Misión en la medida de lo posible.

En sus observaciones y recomendaciones, el informe (S/2022/733, párr. 89) señala que “las incursiones diarias en la franja de amortiguación adyacente a la berma y las hostilidades entre las partes en esta zona violan su condición de zona desmilitarizada

que, por el contrario, debería seguir siendo la piedra angular de una solución pacífica a la situación del Sáhara Occidental”.

Esta declaración vuelve a ignorar por completo la evolución de la situación sobre el terreno y su importante repercusión en las operaciones de la MINURSO en los Territorios Liberados del Sáhara y no hace justicia a la posición del Frente POLISARIO al respecto. Como indicamos claramente en nuestra comunicación (S/2021/980), el alto el fuego de 1991 y los acuerdos militares relacionados, incluido el Acuerdo Militar nº 1, ya no son efectivos desde el 13 de noviembre de 2020 debido al grave acto de agresión llevado a cabo por el Estado marroquí ocupante en los Territorios Liberados Saharauis y su ocupación ilegal de más tierra saharaui.

Ante el acto de agresión de Marruecos y la total inacción de las Naciones Unidas, el Frente POLISARIO declaró, mediante un decreto presidencial del 13 de noviembre de 2020, que ya no estaba vinculado al alto el fuego de 1991 y a los acuerdos militares relacionados, así como a las obligaciones derivadas del mismo.

También declaró que reanudaba su lucha armada legítima en defensa propia (S/2021/843, párr. 15) de conformidad con la resolución 3314 (XXIX) de la Asamblea General y otras resoluciones pertinentes.

Al referirse a la “franja de protección”, a la “violación del estatuto de la zona desmilitarizada”, a la “libre circulación de los observadores militares de la MINURSO” y a los “convoyes terrestres”, da claramente la impresión de que la Secretaría de la ONU sigue tratando la situación sobre el terreno en el Sáhara Occidental como si no hubiera pasado nada. Esto es inaceptable y es igualmente engañoso.

En aras de la transparencia y la imparcialidad, instamos una vez más a la Secretaría de las Naciones Unidas y a todas las demás partes interesadas a que comprendan plenamente el hecho de que, en lo que respecta al Frente POLISARIO, el alto el fuego de 1991 y los acuerdos militares conexos y las obligaciones derivadas del mismo no están en vigor desde el 13 de noviembre de 2020, por las razones mencionadas anteriormente.

El hecho de que el Estado ocupante de Marruecos, que sigue negando descaradamente la reanudación de las hostilidades, continúe prometiendo “su compromiso” con un “alto el fuego” (S/2021/843, párr. 23) que él mismo ha roto con total impunidad, no puede ocultar el hecho de que el alto el fuego de 1991 ha sido completamente violado con consecuencias nefastas para las funciones y operaciones de la MINURSO y para todo el proceso de paz de la ONU.

En sus observaciones y recomendaciones, el informe (S/2022/733, párrafo 90) señala que “las Naciones Unidas siguen estando disponibles para trabajar con todas las partes interesadas en la cuestión del Sáhara Occidental en la búsqueda de una solución pacífica”. Recuerda que las dos partes del conflicto del Sáhara Occidental son el Frente POLISARIO y Marruecos y reafirma que sigue dispuesto a cooperar con el Secretario General y su Enviado Personal con vistas a alcanzar una solución pacífica, justa y duradera para la descolonización del Sáhara Occidental.

Además, el informe (S/2022/733, párr. 90) señala que “se necesita una fuerte voluntad política para encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que contemple la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental de acuerdo con las resoluciones 2440 (2018), 2468 (2019), 2494 (2019), 2548 (2020) y 2602 (2021)”. En el párrafo 101, el informe indica además que “la MINURSO representa el compromiso de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional para lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable al conflicto del Sáhara Occidental, de conformidad con las resoluciones 2440 (2018), 2468 ( 2019), 2494 (2019), 2548 (2020) y 2602 (2021).”

Como señalamos en nuestra carta (S/2021/980), las orientaciones del Consejo de Seguridad en cuanto a la naturaleza de la solución del conflicto del Sáhara Occidental para el que se creó la MINURSO en 1991 no están contenidas únicamente en las mencionadas resoluciones del Consejo de Seguridad. Además, el Consejo de Seguridad es el órgano que estableció, bajo su autoridad, la MINURSO y su mandato en virtud de su resolución 690 (1991), y desde entonces el Consejo ha recordado y reafirmado sistemáticamente todas sus resoluciones anteriores sobre el Sáhara Occidental, incluida su última resolución . 2602 (2021).

El Frente POLISARIO recuerda su decisión del 30 de octubre de 2019 de reconsiderar su compromiso con el proceso de paz en su conjunto, y su afirmación de que nunca aceptará ni respaldará ningún enfoque que se desvíe del Plan de Arreglo de la ONU mutuamente aceptado o que pretenda anular lo que ha sido reconocido por la ONU: la naturaleza jurídica de la cuestión del Sáhara Occidental como caso de descolonización.

En este sentido, el Frente POLISARIO afirma enérgicamente que no participará en ningún proceso de paz basado exclusivamente en las resoluciones del Consejo de Seguridad citadas anteriormente ni en ninguna interpretación selectiva y reductora de las mismas que no esté respaldada ni por las resoluciones del Consejo de Seguridad como un todo integrado . ni por la letra y el espíritu del Plan de Resoluciones que fundamenta el mandato de la MINURSO y su razón de ser.

Señor Secretario General,

La “diplomacia silenciosa” y la “ambigüedad destructiva”, por así decirlo, son herramientas peligrosas, especialmente cuando hay tanto en juego y cuando la inacción y la indecisión en este caso sólo conducen a alentar al agresor a persistir en su agresión y desafío. Como se ha indicado anteriormente, la violación cometida por el Estado ocupante de Marruecos el 13 de noviembre de 2020 y su agresión en curso contra el pueblo saharaui son hechos indiscutibles y el principal antecedente y causa de lo que está ocurriendo en la zona de responsabilidad de la MINURSO.

El Frente POLISARIO hace un nuevo llamamiento a los miembros del Consejo de Seguridad para que tengan en cuenta este hecho comprobado cuando acuerden deliberar sobre la renovación del mandato de la MINURSO en los próximos días.

Esta violación marroquí no ha caducado y el Estado ocupante debe responder por ella. Por lo tanto, nadie debería hacerse ilusiones de que un proceso de paz genuino y creíble pueda comenzar y avanzar en el Sáhara Occidental sin poner fin a la impunidad con la que se ha permitido al Estado marroquí ocupante socavar el plan de resolución de la ONU y de la Organización de la Unidad Africana, obstruir el referéndum de autodeterminación y, finalmente, romper el alto el fuego de 1991 y sumir a la región en otra espiral de violencia e inestabilidad.

En conclusión, el Frente POLISARIO reitera su compromiso de contribuir a la consecución de una solución pacífica, justa y duradera para la descolonización del Sáhara Occidental, de acuerdo con los principios de la legalidad internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y de la Unión Africana, y con el mandato para el que se estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO).

Le agradecería que pusiera esta carta en conocimiento de los miembros del Consejo de Seguridad.

Le ruego acepte, señor, el testimonio de mi más alta consideración.

Brahim Ghali

Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática Secretario General del Frente POLISARIO

 

Sr. António Guterres

Secretario General de las Naciones Unidas Naciones Unidas, Nueva York

 

Tomado de web Por un Sahara Libre/ Foto de portada: Miguel González.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: